jueves, 20 de noviembre de 2014

La música y la danza.

Me temo que estoy dando una imagen errónea de mi. De tanto criticar a Bunbury y ensalzar a Shakira alguien puede pensar que soy banal, que no entiendo, o que lo mío son los libros y no, los libros yo solo los quiero para decorar. Lo mío, lo que a mi me llena de satisfacción es la música y la danza. Que evidentemente no identifico con Bunbury y Shakira.

Mi cuerpo vive mecido por la música en una expresión constante de armonía hacia el universo. Cada madrugada me entrego a ti y a la danza para hacer mis ejercicios de elasticidad con la música que me envuelve a ritmo y me llena de pasión. Para mi la danza es total, cuerpo y alma, me libera de las cadenas del mundo y consigue que penetre en la esfera de lo sublime.

Las grandes figuras de la música hablan de catarsis, de transformación e incluso de la muerte interior que da lugar a una nueva vida. Y la danza que es un trabajo físico y espiritual que reporta innumerables beneficios cuando se practica. Y yo digo que, además, por el hecho de estar descalzo conecto con la energía de la tierra, a la vez que me previene, aunque parezca imposible, de los resfriados.

Los ejercicios de expresión corporal son un medio excelente para poner la mente en blanco. Al igual que la creación literararia, es capaz de trasladar a uno en el tiempo, de interpretar una acción, vivirla; con la danza se llega a tener plena conciencia del cuerpo y evitar los malos pensamientos. El poder de la música y la danza es mayor que el bendito amor. Que ya es decir.

Bien sea por cansancio, desamor o lo triste de morir que uno se sienta, recomiendo introducirse en el mundo de la danza y si es en compañía mejor. En una coreografía la pareja experimenta unión espiritual y carnal. El contacto físico siempre favorecerá la confianza y el sentimiento de pertenencia a la totalidad. Climax emocional. 

La música y la danza despierta la epetencia por la vida. Sí, merece la pena dejarse llevar por su rastro imbisible. Y no, no es lo mismo tener que desear, soñar que vivir, hacer el amor que amar. (Se entienda o no).

1 comentario:

  1. ¿Se puede bailar aun teniendo dos pies izquierdos?yo no he podido.

    ResponderEliminar