jueves, 28 de octubre de 2021

La boda no tiene fecha.

Y después de darle vueltas a mil disculpas, acepto lo inevitable: en noviembre de boda. Y mi esposa, además de espetarme su frase más dañina: "ya te lo decía yo", confiesa no saber el día del casamiento ... Parece que mi esposa se adelantó a los acontecimientos. Aún hay esperanza. Entonces será o no, como todo en la vida, y la historia ya la iremos escribiendo ... Me dolerá aceptarlo, pero no encontraré otra manera de disculparme que ir con resignación ... Una boda por lo político es como aceptar que nos gobierne la izquierda con políticas neoliberales y un destino: "sálvese quien pueda y el último que cierre la puerta". Si alguien cree que el fin justifica los medios no sabe qué es la política ni cómo mantenerse en ella ... La política no justifica los medios, son los medios los que justifican la política ... (Si al fin hay boda, iré, y más allá de algunas bienvenidas amorosas, agradeceré a los contrayentes la invitación e intentaré devolver la confianza para tomar decisiones seguras de sí mismas. Y todo, sin ningún género de dudas). Miguel de Unamuno: "Hasta un ateo necesita a Dios para negarlo". Gracias.

miércoles, 27 de octubre de 2021

Una boda por lo político.

En los medios de comunicación todo gira en torno a los Presupuestos Generales del Estado. El Estatuto de los Trabajadores y el Salario Mínimo Vital. Y las pensiones de jubilados y pensionistas, y el precio de la electricidad, y las andanzas felices de socialistas y populares para renovar cargos institucionales de gran relevancia y el trasfuguismo de votos para la aprobación. Sería para lamentarse, pero no sé y no me lamento. La parafernalia a la que me acostumbraron los políticos es notable y se agrava con la llegada de noviembre y una boda por lo político a la que me invitaron y no podré disculpar la ausencia. En un país con más divorcios que casamientos me invitan a un casamiento ... Si algo me tenía que tocar me tocó lo peor. Hecho la vista atrás y es posible que no sea tan valioso ni decisivo como defiendo. Entonces, ¿qué hice bien que tal mal me desean? ¿Seré de esos que les fascinan las apariencias y los halagos? ¿Qué será de mis sueños comprometidos con la verdad y la honestidad a cualquier precio? Y lo peor: ¿Cómo puedo disculpar la ausencia sin ser causa de mi propio divorcio? Gracias.

martes, 26 de octubre de 2021

Formato sociópata.

Días atrás escribí acerca de que los más viejos se quejan de todo y que de lo malo lo peor y ellos más. Pero yo no soy esos, yo soy la preocupación y alguien perderá la cabeza por mí. A propósito de la cabeza, yo la pierdo si no llevo boina. La dama que vela mis sueños me lo tiene dicho: "no salgas de casa sin boina, que no te dé el sol en la cabeza que luego pasa lo que pasa". Y la dama que no me deja ir también, pero para tener la sensación de llevar algo sobre los hombros. ¿Quién le habrá dicho que tengo esa sensación? Ahora fíate. Los sanitarios se fiaron y el uno de noviembre a la fila del paro ... Y van 50.000. ¿Ustedes saben qué fue de un país que salía a las ocho de la tarde a aplaudir a los sanitarios por salvarnos la vida dejando la suya como aval? Pagaría lo que no tengo porque alguien entrara en de soslayo y me leyera y me transformara en alegría. Ser la preocupación en un país sin memoria es la muerte. Ojalá y la dama del síndrome de la interacción nula me dijera qué me impide interactuar para enviar a un país sin Dios y sin amor al carajo y a su gobierno a las próximas elecciones. Gracias.