domingo, 17 de junio de 2018

Hay amores que son infumables.

Un domingo de decir siempre la verdad escribo el día y enseguida me doy cuenta que una angustia me hace daño porque el futuro fue ayer, me entrego pues a un futuro reciente y no me salen las palabras; pero hoy es un día diferente al de ayer así que nada de tangos tristones ni boleros tragaderas, si no soy capaz de escribir un día feliz no escribo y se acabó, no pienso ser esclavo del infinito amor de nadie: el amor no es eterno ni las noches se desvelan porque sí. Siempre hay una razón, un motivo, un aquel por el que merece la pena ver amanecer. Soy un privilegiado que quizá llegue a ministro porque Hacienda no llama a mi puerta: la dama que no me deja ir ratifica que torpe de entendederas no sé ni quiero aprender. Mientras, viviré un estado de ánimo comprometido con la esperanza y el amor paciente; no me comprometeré con nadie que prometa volver y no vuelva, a quien nada quiere le doy con la puerta en las narices si aún no me ha robado la puerta. Y qué gracia empiezo a escribir y me pierdo entre los renglones. Pero me encuentro y advierto que lo mío no es la imprudencia, entonces creo que me pierdo ex proceso sin obviar hechos que rompen la paz del sueño que da paso al ensueño extravagante. Vaya dislate, lo dejo por hoy o acabaré escribiendo que vengo de abajo y no acabo de llegar... (Yo no me arrodillo ante nadie ni vendo a los míos: Los míos son intocables. Ideales aparte, amor, no escribo resentido solo decepcionado y preocupado por ti). Gracias.

sábado, 16 de junio de 2018

Mujeres.

Anda Patricia de la Ceca a la Meca atarantada de la cabeza con asuntos inaplazables pues se acaba el plazo de matricular a Ian y Enol el próximo curso en los colegios. Con la boca pequeña me cuenta que volverá a matricularlos en colegios de monjas menos un cura para la confesión. Los colegios de monjas son como el gobierno de Pedro Sánchez. El colegio todo monjas menos un cura, y el gobierno de Pedro Sánchez todo mujeres menos Borrell que no sé si también para la confesión. De viejo Borrell no me extrañaría que así fuera. Los viejos somos de dar consejos e imponer nuestras voluntades con los humildes sobre la mesa. Pero alguien dijo mujeres al poder y aunque hubiera sido de "buena fe" se lo tomaran al pie de la letra. Y qué le vamos a hacer, las mujeres son mejor que los hombres en cualquier disciplina. No hay liderazgos en disputa ni las damas primero como hoy en la panadería: en un país machista, sí o sí, el primero que llega al molino primero muele. 

Realmente los hombres somos unos mandilones, ya lo éramos, pero ahora lo declaramos oficialmente, ojo, no hablo por mí, yo soy un paisano de los de toda la vida. Las mujeres son más y mejores que los hombres, por lo tanto sería bueo que nos fuéramos mostrando con un rostro que no sea el de los entierros. Nos han cogido con el carrito de la compra y eso es todo. Confiemos en las capacidades de la mujer y que hagan valer su autoridad y su disciplina. Y no valen las disculpas. Gracias.

viernes, 15 de junio de 2018

No es una ironía.

¿Recuerdan que días atrás me extrajeron sangre para una analítica de rutina? Pues todo salió fetén. Gracias. Según la dama que vela mis sueños... Es dama y es mi ángel de la guarda y sabe lo que no está escrito pero como yo, tiene un ordenador que le ordena y no ata cabos. Dos horas y dale que no arranca, que si la contraseña caducada o no sé, y no había manera, el jodido se negaba a arrancar. Entonces el enfermero le aconsejó llamar al informático en línea y después de diez minutos todas nuestras líneas están ocupadas manténgase a la espera en un verbo lo arrancó y dos minutos más tarde estaba en condiciones de decirme lo de siempre, que me veía estupendamente y que aparentaba la edad que tenía... Y yo añadí que la paciencia por los suelos y que mascaba el ambiente pero no quería atarantarla más y no se le dije: la vi triste de morir con sus asuntos inaplazables. Cómo estaría que otras veces ordena salir de la consulta al enfermero con la disculpa de una receta o un café para contarme chismes de una y otro y ni eso, algo que agradecí porque es una lata, a pesar de reconocer que hay momentos delicados que tener un confidente amigo cerca con un brazo pegado a un hombro para soltar una lágrima viene de perlas al ánimo. Lo cierto es que ayer yo también transitaba de aquella manera y no me apetecía interesarme por su ánimo desolador, tampoco el enfermero pegado al cronómetro daba pie a intimar. Perseverar en la vida es fundamental, y sobre todo levantarse una vez más de las que nos tiran... Y salir como alma que lleva el diablo en busca de un amor que nos proteja en los días más aciagos. Gracias.

jueves, 14 de junio de 2018

Tú eres la canción.

Flor de María: ¿Y qué si te digo que no he escrito tu canción porque tú eres la canción? Cómo no me he dado cuenta que además de dama de la poesía eres la canción que un día te prometí escribir... Nada te debo sino amor. Y ahora aclárame una duda: ¿Quién inspirado por la naturaleza y lo divino te nombró Flor de María? Estabas destinada a ser dama de la poesía al poco de nacer y canción al correr de los años... Mucha suerte has tenido, también yo he tenido mucha suerte al conocerte. Nadie que tenga suerte se puede llamar pobre, ni afónico de sentimientos si dispone de una palabra por decir. Como la María nos acompaña que el demonio de la pesadumbre no nos empobrezca el alma: Somos ricos y no pobres. Tú eres la canción que no supe escribir. Y tu nombre... ¿Qué sería tu nombre sin ti? Beso.

A veces un cuerpo puede modificar un nombre. (Ángel González).

A veces, las palabras se posan sobre las cosas como una
mariposa sobre una flor, y las recubren de colores nuevos.

Sin embargo, cuando pienso tu nombre, eres tú quien le da
a la palabra color, aroma, vida.

¿Qué sería tu nombre sin ti?

Igual que la palabra rosa sin la rosa:
un ruido incomprensible, torpe, hueco.

miércoles, 13 de junio de 2018

El riesgo de gobernar con la mentira.

"Errar es de humanos, pero echarle la culpa a los demás es mas humano todavía". Charles Chaplin.

Nadie con dos dedos de frente puede decir que no lo sabía, y menos considerarse inocente y culpar a otros. La culpa no tiene dueño, y menos la ignorancia, la ignorancia es la madre de todas las tropelías y ya no cuela culpar a otros o asumir la culpa "de buena fe" porque el estropicio está hecho y hay que pagarlo, pero se paga con dinero de todos, el erario, si realmente el erario sigue siendo de todos y no solo de quien gobierna al capricho de su hermosura alicaída. 

Unos días sin leer prensa, sin enterarme de lo que realmente importa y encuentro un país inhabilitado por obras y los políticos evocando ideas para reconstruirlo. Ciega y campechana anda la ciudadanía mientras los que gobiernan no asumen responsabilidades. Vaya que sí: algún político pasará a la historia por conservar ventilada su lengua viperina y no por sus obras. La culpa de España no es, la culpa es de los votantes que no exigen responsabilidades a los que cobran por optimizar los recursos dinerarios. Oiga usted, una obra, si resulta ser una chapuza se paga con dinero del político que la adjudica, no del adjudicatario ni de la caja común. Una obra sobre plano se inspecciona por un técnico en su ejecución, y se revisa y se visa al finiquitarla por un colegio profesional. Una obra, una chapuza. Un político no sabe: "otro vendrá que bueno lo hará". Como Esperanza Aguirre: "in vigilando" sin admitir responsabilidades. Aunque ella sabía que acabaría dimitiendo a la tercera... Otros la seguirán a la primera... Uno tiene esa perfección. Gracias.