miércoles, 7 de diciembre de 2016

Conciencia errónea.

Patricia me llama para decirme que hoy saldremos un poco más tarde con Ian a pasear por Les Seniaes pues quedó con alguien para algo y lo primero es lo primero. A Patricia la presiento preocupada hace tiempo... demasiado tiempo. No le pregunto y no sé si le debiera preguntar...  Es adulta y sabe desenvolverse por la vida más o menos. Y lo que le falte por aprender conviene que lo aprenda sola. Me duele Patricia preocupada por algo y no saber qué es ese algo y si la puedo o la debo ayudar. La debo ayudar. Los padres sabemos lo que sabemos de los hijos y eso es todo. Ojalá todo le vaya bonito y yo me siga preocupando por ella. Ojalá nadie le haga daño porque sí o porque no. Ojalá.

Las disculpas para las decisiones tomadas de antemano no me gustan. Tienen una franqueza de popularidad fingida que no cuela... Nada ocurre por casualidad, siempre lo digo y no me canso. Así son las cosas cuando no son de otra manera, o sea, ya puede entrar un mal hasta el fin del mundo. Sea lo que sea, yo, estaré siempre a su lado. ¿Qué no haría un padre por su hija? Siempre a su lado.

De ahora en adelante seguirá la crítica mediática que no tiene absolutamente nada que ver con lo que piensan otros. La información contrastada o no (joder, dona, esa mentira; la difamación, quedar bien cueste lo que cueste y a pesar de los pesares. Y a quien pese), interese o no, sea interesante o no, si el ordenador que me ordena y causa espanto escribe a libre albedrío, al fin, "postureo" aparte, consigue ser noticia de primera en los medios. Gracias... (de nada).

Reinaldo Arenas.

Autoepitafio.

Mal poeta enamorado de la luna,
no tuvo más fortuna que el espanto;
y fue suficiente pues como no era un santo
sabía que la vida es riesgo o abstinencia,
que toda gran ambición es gran demencia
y que el más sórdido horror tiene su encanto.
Vivió para vivir que es ver la muerte
como algo cotidiano a la que apostamos
un cuerpo espléndido o toda nuestra suerte.
Supo que lo mejor es aquello que dejamos
-precisamente porque nos marchamos-.
Todo lo cotidiano resulta aborrecible,
solo hay un lugar para vivir, el imposible.
Conoció la prisión, el ostracismo,
el exilio, las múltiples ofensas
típicas de la vileza humana;
pero siempre lo escolté cierto estoicismo
que le ayudó a caminar por cuerdas tensas
o a disfrutar del esplendor de la mañana.
Y cuando ya se bamboleaba surgía una ventana
por la cual se lanzaba al infinito.
No quiso ceremonia, discurso, duelo o grito,
ni un túmulo de arena donde reposase el esqueleto
(ni después de muerto quiso vivir quieto).
Ordenó que sus cenizas fueran lanzadas al mar
donde habrán de fluir constantemente.
No ha perdido la costumbre de soñar:
Espera que en sus aguas se zambulla algún adolescente.

Reinaldo Arenas, poeta, falleció el 7 de diciembre de 1990.

martes, 6 de diciembre de 2016

Mi consejo.

Mi consejo: no lean los periódicos, ni enciendan la radio, ni la televisión durante una semana y verán que todo sigue igual. La tontería viene a cuento porque el domingo le dije a mi esposa que, y hablo de fúrtbol, si pierde o empata el Barcelona, el Madrid, el Valencia y alguno más que no sé y gana el Sporting, líder el Sporting y campeón de Europa. Pues bueno, pasó algo parecido y el Sporting sigue en puestos de descenso. Perdón, arriba se me olvidó decir que tampoco escuchen a políticos y otros mercenarios difamadores. Una semana sin información es igual a una semana con información. Ya no vale estar bien informado para salir de casa porque todo es una verdadera mentira. Y lo peor, que si crees lo que cuentan te entran unas ganas de morir que no sé yo qué es peor si lo que cuentan o la muerte.

Mejor pregunten al colindante cercano por su salud. El paro, porque estamos hartos de no trabajar. Llevarnos bien y atender las necesidades de los demás que pasan de soslayo a poco que nos de la risa porque un estúpido diga que somos y estamos llamados a ocupar el tiempo libre de los demás. ¿Se entiende o no? No queremos tiempo muerto, queremos tiempo ocupado y remunerado. Nuestra situación en la vida nos viene impuesta y estamos hartos de tanta obediencia sin titubeos. Basta ya de tanto "estos son mis principios y si no les gusta tengo otros". Groucho Marx.

Los que mandan deberían hacer lo que deben si es que saben o pregunten si no saben a quien sepa. (Asesores hay tantos o más como libros malos). Se debe de ir por la vida con convicción, firmeza con los pies en el suelo, humildad sin vanidades. Mejor hicieran lo que les sale del corazón y no arriesgarse a meter la pata de atrás donde no deben y luego, ay, perdónalos Señor que no saben lo que hacen... (Es trampa echar la culpa a los demás). Porque lo mío de siempre es la asesoría política en campaña electoral digo aquí y ahora que en política no se perdonan los horrores ni existen segundas oportunidades. Ni borrón y cuenta nueva. (Habrase visto tal desfachatez). Las cosas se hacen bien o se asumen las consecuencias si se hacen mal antes de irse. A Rajoy me remito. Gracias... (de nada).

Manuel Acuña.

A una flor.

Cuando tu broche apenas se entreabría
para aspirar la dicha y el contento
¿te doblas ya y cansada y sin aliento,
te entregas al dolor y a la agonía?

¿No ves, acaso, que esa sombra impía
que ennegrece el azul del firmamento
nube es tan solo que al soplar el viento,
te dejará de nuevo ver el día?

¡Resucita y levántate!. Aún no llega
la hora de que en el fondo de tu broche
des cabida al pesar que te doblega.

Injusto para el sol es tu reproche,
que esa sombra que pasa y que te ciega,
es una sombra, pero aún no es la noche.


Manuel Acuña, poeta, falleció el 6 de diciembre de 1873.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Queja social.

Ahora que las expectativas de vida se presentan más estupendas que siempre, ahora que podemos vivir no solo más años sino, además, en mejores condiciones de salud, ahora que la ciencia avanza de manera imparable en busca de la eterna juventud ahora, es cuando cumplir años es está mal visto por los políticos y nos tenemos que morir. No hay dinero para las pensiones de los pensiones. El asunto es ese.

Pero hay más, el culto a la juventud salta a las páginas de las ofertas de empleo en las ETT. Los empresarios amigos de Rajoy quieren gente joven con experiencia y buena presencia para trabajar en lo que sea con contratos basuras y salarios de miseria. El problema es que un trabajador con experiencia, y hábito de trabajo, y cargas familiares, y otras obligaciones dinerarias que necesariamente obligan a llevar un salario a casa, cuanto menos tienen el doble de la edad que solicitan las ETT y puede encontrarse en un callejón sin salida; al borde de la exclusión laboral, quiero decir, que es la antesala de la exclusión social. O peor: la autoexclusión. Solo importa la cuenta de resultados. Es más rentable para los empresarios amigos de Rajoy con la tarifa plana tener dos trabajadores a jornada partida que uno a jornada completa... Esa política laboral no genera impuestos para pagar a los pensionistas. Injusticia laboral. Injusticia social. Injusticia se mire como se mire en esta patria fallida de Rajoy y sus amigos los empresarios.

Los votantes echaron cuentas y decidieron qué modelo de país era el más conveniente para su familia (la sanidad, la educación, la empresa, el bienestar social, las pensiones, etcétera) y decidieron. Amén. Gracias... (de nada).