viernes, 18 de agosto de 2017

Barcelona.

El terrorismo yihadista golpea a España.

Catalunya dolorida llora lágrimas de sangre y se convierte en la voluntad mundial por la paz. Somos lo que amamos, y amamos la paz.

Breve y bueno.

Una amiga de antes (antes de dejar de ser musa para ser poesía), me dijo que cuando escribía largo se trabucaba y se perdía. Eso es cierto, hasta yo me pierdo, y no es la primera que me lo dice, pero solo a ella le haría caso. Y se lo haré si consigo que mi ordenador que me ordena me deje escribir breve y bueno. No va a ser fácil. Sobre todo en un país que naufraga en su propio bostezo. Yo siempre quise ser breve y bueno y despertar el interés de quien me lee, y no digo que en un descuido de mi ordenador que me ordena algún día lo conseguí, pero si así fue, no tuve nada que ver. Si escribo de amor acabo llorando a lágrima viva perdido por un atajo en Les Seniaes. Si escribo de Rajoy acabo gritando pegado al primer naranjo que me encuentro en Les Seniaes. Si hablo de alguien, sin nombre para despistar, porque quiero y no puedo, de nuevo acabo en Les Seniaes buscando la inspiración que disponga en orden mis ideas. Si tropiezo con una mirada clavada en el suelo y no encuentro palabras decidoras... Si me buscan pregunten por Les Seniaes, pero no es menester que me busquen, no me encontrarán, yo solo me pierdo en absurdos comentarios que empiezo y no sé cómo acabar. Escribo largo y me pierdo. Creo que sería mejor empezar y no acabar. O simplemente dar las gracias. O dejar la página en blanco y que cada cual imagine lo que un escritor de talento escribiría. Creo que sería mejor escribir entrelineas. De cualquier forma lo mío es gana, desgana no es porque pongo interés. "El Pampa", José Larralde, diría que no aprendí a resbalar cuesta arriba. Será entonces que cuando escribo me vengo arriba y no bajo ni caigo. Gracias.

jueves, 17 de agosto de 2017

Otra ausencia entristece mi vida.

Ya no es mágico nuestro mundo.
La desmemoria se ha hecho presente como enfermedad incurable y ha levantado un muro infranqueable entre los dos. Se diría que dos se fueron alejando sin darse cuenta y sin darse cuenta fueron perdiendo lo que más querían:
El uno al otro.

¿Cómo me dices eso?

La desmemoria causa estragos al psique cuando uno intenta recordar lo que perdió.
Nos fuimos alejando, amor, queriendo o sin querer, eso es todo.
No habrá caminos, no habrá distancia, no habrá recuerdos, no habrá esperanza.
Todos los despojos de nuestro amor inmarcesible cubiertos por una losa de mármol.
Como si fuéramos dos difuntos desconocidos.

Una señora de bien.

Ayer (qué raro, a mí las cosas siempre me ocurren ayer y no hoy), una señora de bien, acompañada de dos vecinos llamó a mi puerta para que les diera la voluntad para el Cristo de no sé qué ni por qué (mi voluntad está en paradero desconocido, les daría mi última voluntad pero aún no la he escrito). Hay que joderse, desconecto el timbre para que el cartero no llame ni siquiera una vez y ella abre la portilla para aporrear el picaporte de la puerta. No hay derecho.

-Alma de Dios, ¿no me conoces?
-Por eso vengo.
-Pues vuelve con la Shakira y deja Cristo donde estaba.
-No volveré.

El no volveré me sonó a amenaza. Seré mal pensado. No diré que vuelva, pero si vuelve que vuelva con la Shakira o no vuelva. Las fuerzas del orden público no debieran permitir, en nombre de Cristo, llamar a la puerta de alguien que tiene ocupada su casa por la nostalgia. No digo que lo mío sea de hoy para mañana, allá el azahar, pero si el amor que tengo no lo puedo compartir, la fe en Cristo no me salvará. Igual ni quiero que me salve. Con el perdón. Gracias.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Dilema.

Un día, llamaron a mi puerta (¡santísima!) y me dijeron que yo me podía dedicar a la política porque tenía madera de líder. Y les dije no. Y persistieron. Y yo que no. Hasta que una, la dueña del partido, se soltó la melena y me dijo que la verdadera razón por la que me ofrecían un cargo de máxima responsabilidad era por ser guapo y fotogénico como Felipe cuando era Isidoro. Vaya, vaya, los patitos, que diría Ian. Persistieron, pero poco, un líder, si lo es, y yo lo soy, se hace de rogar: Si hubieran persistido con la excusa de que tenía madera de líder, y no de guapo y fotogénico, me habría dejado convencer y el pueblo habría ganado porque soy líder de la política sin ser pesimista ni optimista. Y ya me explico para entender la tontería actualizando hechos consumados: Yo nunca esperaría a que los problemas se solucionaran solos como Rajoy, ni nombraría ministros sin ser presidente de gobierno como Iglesias.

Y porque la vida es un tren de largo recorrido, precisamente ayer, y no miento, volvieron a llamar a mi puerta para lo mismo, pero la dueña de antes ahora es dueño y me ofreció, además del mismo cargo de máxima responsabilidad un sueldo inconfesable. Digo inconfesable porque me da vergüenza hacerlo público, no porque complementen el sueldo oficial con dinero negro. Las instituciones públicas no manejan dinero negro. ¡Calla por Dios!. Hoy me gusta más que ayer la idea de dedicarme a la política. La vida está muy cara y cuesta llegar a fin de mes... Ay, no sé qué decidir. (Si se lo cuento a mi esposa seguro que me anima para que acepte. A ella le encantaría ir en coche oficial a las rebajas). Gracias.