miércoles, 26 de abril de 2017

Lo que importa.

"Porque no es lo que importa llegar solo ni pronto, sino llegar con todos y a tiempo". León Felipe.

Como no podía ser de otra manera, tiene razón el poeta: no importa llegar solo ni pronto, importa llegar con todos y todas y a tiempo. También importa no dejar a nadie por el camino. Nadie es nadie, pero a veces nadie es esa pizca de honestidad que en un mal momento dice hasta aquí hemos llegado. Vean que la gente la quiere, procuren que no la dejen de querer. El amor es caprichoso. Cuiden su credibilidad. Y es todo. Lo que importa. Gracias... (de nada).

La mentira peor guardada.

Quien quiera que la mentira se quede en la barra del bar que no salga de casa o se la cuente al siquiatra. Los últimos acontecimientos traen malas noticias. La mejor amiga se va con otro traidor. La traición viene del mejor amigo. No me negaran que somos un poco masoquistas, aunque solo sea un poco. Y por amor, ay. Nunca aprenderemos.

No recuerdo un mes abril más negado a la amistad que este. Apenas ha llegado el mes de mayo y he entregado casi todas mis esperanzas. Amigas tenía uno y si te vi no me acuerdo. No me quejo, sería absurdo quejarme, en los años altos uno sabe que el dolor de perder a una amiga no viene de ahora. Tampoco escribo por no llorar. Escribo porque me gusta, y de paso si canto alguna verdad me sirve de desahogo, disculpen el desahogo. Sin embargo, puesto que sabemos que las amigas no son para siempre, alguien habrá que se vea reflejado en mi desahogo. Me explico, pero poco y sin nombres para no dar pistas: quiero tener la conciencia tranquila, sea lo que sea la conciencia tranquila.

Uno advierte que la mejor amiga se va yendo cuando ya no está, también que era una gran actriz que ya le gustaría a Pedro Almodóvar para su próxima película. Una relación de amistad hoy en día es una oportunidad para consolidar el poder, bienes materiales, la incertidumbre ante la muerte o ya no sé si no es por amor. En la amistad, como en el amor uno gana y otro pierde, porque no es lo mismo amar que dejarse amar, pero eso es más viejo que el café, así que ya lo sabía y sin embargo... Le podría pedir explicaciones, pero yo sigo aquí, no me he ido. Entonces que tome nota y si quiere ponerlo en acta que lo ponga, pues se ha de saber, que en plan secreto en la barra del bar, no habrá segundas oportunidades. Y vaya qué pena, porque de haber seguido las coordinadas en vertical, la verdad o la duda a la cara, y no dale y dale a la misma mentira... Ojalá y nos sirva la mentira que apareció con una copa de más para valorar lo absurdo que es seguir con la misma mentira después de haber perdido cualquier posibilidad de ser normal. Gracias... (de nada).

martes, 25 de abril de 2017

Chupópteros insaciables.

La corrupción se asienta en los pilares de nuestra sociedad de manera tal, que ahora, y digo solo ahora, un juez está investigando a otro popular político, empresario, colega y sin embargo corrupto. En eso estamos ayer, hoy y mañana. Burlona se ha ido la noche y los diarios me devuelven a la realidad de un país cerrado por corrupción. Somos barro y venimos de un polvo que fue una violación y no un acto de amor.

Los viejos no trabajamos y no descansamos. Queremos abarcar más que antes, cuando éramos jóvenes, y cuidamos los nietos, y hacemos recados, y metemos la pata. Hacemos lo que podemos y todo es poco. Lo que no podemos es comprender lo que ocurre en este país. Ni todos los viejos somos rubias ni tan estúpidos como para no saber que si se tiene dinero es todo más llevadero. Sobre todo el mes. Jamás imaginé que desearía tanto llegar a final de mes. No hablo por mí, sino por unas y otros que mueren desahuciados del amor. Cada vez se muere más gente de pobreza y enfermedad y solo uno resucita y es por amor. Los pobres y los enfermos que no se aman se mueren de necesidad.

Este pueblo desmemoriado debiera tomar ejemplo de otros pueblos que no les duele cambiar su secreto voto. Vean ustedes si son secretos los votos de otros pueblos que hasta los propios candidatos a las elecciones se meten en la cabina de tela, de tela como su bandera para recoger su voto y votar. Aman a su patria, su bandera, cantan su himno y se votan en secreto. Y sus electores de cuando en vez cambian el voto del partido de sus amores por el de otro que les convence más. Yo, cuando sea más viejo, quiero tener memoria para recordar al menos a quien no debo votar.

Soy socialista, y si tengo que volver a la trinchera volveré. Ténganse miedo, al final, el rey y el peón van a la misma caja. En la noche más oscura aparecen otros corruptos. He perdido la cuenta. Mientras escribo miro a Ian jugar y me pregunto ¿a qué edad perdemos la inocencia? Si no creyera en la locura habría perdido la esperanza. Si no creyera en lo que creo me habría tirado al monte y siquiera me molestaría en escribir una plegaria. Gracias... (de nada).

lunes, 24 de abril de 2017

Ayer estuve en Valencia.

Ayer estuve en Valencia. Si digo Valencia digo Kristel. Valencia es hermosa, pero nada que ver con Kristel. Mi niña. Es su vida: el trabajo, algún amor. Es su vida, pero también es la vida en familia. kristel es una joven privilegiada, el 80% de jóvenes viven con sus padres. Eso es bueno y es malo. Me gustaría que Kristel viviera conmigo, pero ella me quiere tener cerca (y a veces lejos. Muy lejos) y vivir su vida en Valencia. La vida que quiere vivir lejos y cerca de su familia. La familia. Un padre nunca deja de preocuparse por su hija. De ahí que a veces me quiera lejos. Muy lejos.

Ayer en Valencia presentí a Kristel muy feliz. Salimos a tomar café abrazados como dos enamorados. Mi esposa nos seguía a distancia y decía... No sé qué estupidez decía. (¿Vais haciendo el ridículo? Envidia que tienen la flores.

Donde el horizonte de un mar se estremece, donde un atardecer fortuito o previamente elegido (¿y a quién importa? permite la excelsa virtud de ser exaltado el amor de una hija. Y yo su padre. Si dos enamorados pasan abrazados por la calle en un periodo de tiempo indeterminado que la vecindad se aletargue, que lea un libro de poemas para que su lectura les abra la puerta del ensueño armonioso de un recuerdo, pero que no niegue la posibilidad de amar al amor. Gracias... (de nada).

domingo, 23 de abril de 2017

Baciyelmo.

Tengo contratado el teléfono y el internet con una compañía telefónica que me engaña y domiciliados mis pagos y la pensión en un banco que también me engaña, pues ahora, como el aceite que no es un dios pero hace milagros, voy a tener dos en uno. Me lo ofrecen a cambio de nada y además me regalan un porciento a partir del segundo mes por tres meses en el teléfono. Me desespera que me engañen, que me tomen por idiota. Pero la cosa puede ir a peor si en vez de llamar ellos llamas tú para una aclaración o un etcétera, en ese caso, conviene tener la tarde libre y unos tapones para los oídos que rebajen al menos 90 decibelios la música que te ponen mientras esperas desesperado.

Una compañía telefónica de esas que engañan con mentiras diferentes cada mes se va a meter a banquera; quiere ampliar horizontes empresariales y qué mejor que las finanzas. De momento no ha hecho público el modelo a seguir: banco de telefonía, telefónica usurera, o prestamista con contrato de permanencia. Sé por experiencia que todas las compañías telefónicas son iguales, van a lo suyo y no atienden otras razones. ¿Sí? Paga y calla. Me conformaría conque no me llamaran a la hora de la siesta para ofrecerme la mejor oferta de mi vida. O que no me llamaran. Y los banqueros cuando pago una factura y me envían un mensaje de texto para decirme que si fracciono el pago en tres veces pago el doble en tres veces que no gasten dinero en mensajes que luego me cobrarán. No sé si será un chollo pero un robo seguro. Me roban unos y otras y nada puedo hacer. El mundo al revés. Ante la gravedad de los hechos es natural que esté preocupado como preocupada está mi esposa al levantarse y hacerse un chequeo ante el espejo y no encontrar dolor alguno, ni el de los huesos siquiera. Apostaría que acabo la mañana en el hospital... O en misa. Gracias... (de nada).