viernes, 12 de julio de 2024

Sabia virtud tenerse miedo.

La lentitud de la política no tiene nada que ver con la justicia, aunque es conocido que la política y la justicia son lentas, muy lentas, demasiado lentas. Pero la política, debido a la prepotencia de los políticos, todavía se detienen a contemplarse ante el espejo y adquirir los peores hábitos. Cantar boleros, por ejemplo. Sin embargo, la justicia llega, incluso tuerta llega. La ley y su justicia. Debido a la natural tendencia al olvido de los políticos, no atienden las verdaderas necesidades de las familias como promesa adquirida en campaña electoral. Un político gana las elecciones y se olvida de dónde viene y para qué. Eso no tiene nombre... eso tiene consecuencias. "Cada palabra tiene consecuencias, cada silencio también". (Jean Paul Sartre). Y qué bueno que la verdad solo tenga un camino. Oiga: ¿Su situación es difícil, un problema ha crecido, sus enemigos son invencibles? No sea estúpido, no delegue sus responsabilidades, hágales frente empezando por ese problema (tal vez solo parezca que ha crecido), o encomiéndese a Dios en su misericordia, o a mi suegra, si no es lo mismo. Siempre hay un roto para un descosido. Y recuerde -a las pruebas me remito-, que nunca jamás los políticos son inocentes, son otra cosa, pero es horario infantil. (Téngase miedo, sabia virtud tenerse miedo, como saber con quién se gasta el dinero y en qué). Gracias.

jueves, 11 de julio de 2024

Y la rueda sigue rodando.

En la vida crecemos y con suerte llegamos a viejos, llegamos maduros, es la edad que llamo de la autoestima, la sabiduría y los consejos. Con el paso de los años atesoramos en el corazón los mejores momentos. También miserias propias y ajenas. A pesar de saber que el corazón entra en paro cardiorrespiratorio si uno atesora lo bueno y lo malo al tuntún. Lo bueno es la potencial semilla que prende y extrae desde lo invisible el asombro. Lo malo pesa más, simplemente es la muerte. Nacemos inocentes, luego pasamos a justos y definitivamente a ecuánimes. Si tenemos suerte y llegamos a mayores, con experiencia y aprendiendo (sin morder la mano que te da de comer. O te la puede dar), esa edad es legendaria y cuanto menos yo no la cambio por otra. El comentario que hoy traigo a de soslayo es la confesión en papel de estraza que humilla al inocente y a la vez pretende impedir una demanda que no resistiría una auditoría visual (¡firme ese decreto ya, no sea estúpido!). Una cara de buena gente no redime el abuso y sus pesares. La ignorancia que no se avergüenza de mostrar lo que no sabe ni explica por qué no se rinde ante la evidencia y se deja de circunloquios. El caso fue tan político que comenzó donde debió terminar. Y la rueda sigue rodando. (Oiga: para pescar hay que mojarse algo más que los pies, o sea, obrar con inteligencia, proteger su administración, ofrecerse como un padre a una hija y entregarse a un amante frente al mar una noche sin luna). Gracias.

miércoles, 10 de julio de 2024

El que por gusto navega.

Se dice que la paciencia excede a la fuerza y que el tiempo todo lo cura. Mucho se dice, pero eso, ay, si antes no te mueres, diría que lo dijo un sabio. Ocurre a cada instante de apasionada y esperanzada espera. Lo que se desea bajo el sol tiene su hora. Dado que el sol nace todos los días, un día u otro, llega la hora que tanto se desea (y muere). Está escrito a sangre, y es vida. Ante la gravedad de los hechos, hasta Dios se hubiera dado cuenta y debería de estar harto, "harto de estar harto", como el Serrat. Como con el desastre de los hechos siempre obtuvieron premio al ir sintonía con los votantes, creyeron que estaban bendecidos por Dios y su María y ancha es Castilla. Efectivamente, ya hubo impunidad absoluta cuando sucedió un acto de venganza, pero eso ustedes ya se lo habrán oído a Mateo 5:38: "ojo por ojo y diente por diente". Entonces también estaba escrito a sangre y llamaba a ocupar la plaza y quedarse a disfrutar de los excesos: perfidia, abusos. (Mísera desidia). El filósofo Epíteto, aconsejaba a los ciudadanos, "no quejarse de lo que no se puede cambiar", pero algo habrá que cambiar (digo yo), porque es deber inexcusable ciudadano denunciar hechos criminales. Yo también aconsejaría no llorar a quien se mata, cuanto menos hasta que le hagan la autopsia. (Y, en fin: "el que por gusto navega, no debe temerle al mar"). Gracias.

martes, 9 de julio de 2024

La vida es efímera.

Sentí que me iba quedando sin tiempo y me apresuré a hacer balance para saber con quién podía contar para emprender la última refriega. La vida es efímera. No puedo dejar un verbo en permanente conjugación, dado que, solo el presente cuenta, o debería contar. Me cuentan que el pasado ha vuelto con cara de pocos amigos. El pasado es tan intangible como el amor. ¿Por qué se echan ganas a perder teniendo la información para ganar? (Sin entendimiento la información es inútil. He ahí la importancia de ser agradecido). Dolerá, ay, el tiempo perdido. Dolerá como la muerte a quien no debe. La muerte ingrata no da segundas oportunidades. Mientras uno está en la cima son muchas las alabanzas, pero la desdicha asoma y el olvido no encuentra camino. Ese desfile de adioses es la vida que a nadie le es ajena. (La inadmisión, vencido el plazo de alegación, qué poco cuesta echarla abajo y llenarla de desechos). Me lo señalaron, lo conocí, y no me caía ni bien ni mal, si le hicieron daño, las culpas de otros son. Yo quería que entendiera que negar hechos elevados y validados por órganos superiores es una estupidez. Cuantas cicatrices deja a su paso la maldita arrogancia, ni le dio tiempo a enmendar sus errores. Mientras se acercaba el momento del adiós, disminuía la arrogancia y le dolía el alma; aun sabiendo de que era inminente, en su yo más profundo se negaba a aceptarlo e intentó pactar con la muerte... (Otra vida cristina que, devota, se lleva la muerte). Gracias.

lunes, 8 de julio de 2024

Realidad incierta.

Ahora que anda el gobierno por Europa exhibiendo nuestra estabilidad macroeconómica y un envidiable sistema político con unos partidos que de tanto llevarse bien empalagan, diría que, en breve, volveremos a las urnas empezando por Catalunya (Cataluña de soltera). Estoy de votar que no recuerdo cuántas veces ni a quién. Con decir que ni conozco a la alcaldesa del Pueblo de Patricia, que ya es decir. Imagino que, como serán los mismos candidatos, porque no tendrán tiempo de buscar a otros, son íntimos y no descarto que vayan por ahí juntos de vacaciones. ¿Cómo es posible que estos políticos que votamos hace más o menos un año, se pongan de acuerdo para volver a las urnas y no para lograr pactos que mejoren la vida de las familias? Si como ciudadanos no nos toman en serio, aunque conlleve enfrentar a todos los demonios, este país sucumbirá ante su propia historia. Si cuanto menos la vecina chismosa les echara mal de ojo. ¡O los echara a la mierda!. Sin docentes en las escuelas, ni personal sanitario en los Hospitales, ni banquetas en los comedores sociales; joder, dona, como si fuera necesario ser abogado o magistrado, como si no bastara con ser una persona para saber que el derecho a comer todos los días por ser de aquí o de allí, simplemente por estar, tenemos ese derecho, y a que nos consideren seres humanos, aunque vengamos en una patera por un mar y nos disparen obuses a la cabeza. (En este plan nunca bajaremos del árbol). Gracias.