viernes, 31 de enero de 2014

¿Amanecerá algún día?

¿Y qué estos pájaros que se posan
cada día en la ventanas?
 
Luego se van volando,
vuelan semejante a esos sueños
cuya estela de tiempo solo dejan un mínimo en la memoria.
 
Me dice una parte de mi consciencia que esa turbulencia de la que me hablas es un significado amor que agoniza en el olvido.
 
¿De qué manera me llamas que apenas te escucho... o a través de qué dominio?
 
Quizás, imagino, sigo pensando y en el silencio escucho voces lejanas hablando en un idioma desconocido para mí; parece que son poetas, porque percibo el olor de un poema que emerge de las aguas que, verso a verso, configura las venas de mi piel. Paciente tu rostro en estos vertiginosos días de castigo... ¿Amanecerá algun día?

¡Qué cosa!

Dije que en mi pueblo no había gente buscando en los contenederos de la basura y acabo de ver a un señor con el carro de la comprar rebuscando en uno. Y un vecino poniéndole de vuelta y media porque estaba feo rebuscar en la basura.

Un vecino civilizado de mi pueblo no comprende las sangrantes necesidades de su colindancia, ni la razón por la que un pobre padre de familia busque el pan para sus hijos donde sea.
 
¿Qué tendremos que hacer para que nadie nos diga como pueblo que somos gente puerca cuando nos ven rebuscar en la basura chatarra o lo que sea para dar de comer a nuestros hijos? ¿O qué tendremos que hacer para conseguir un puesto de trabajo?

Nada es lo que parece en viernes si nadie te fía

Nada es lo que parece en viernes si nadie te fía. ¿Qué me dices? Me dejó pensando y luego sonrío agregando: nunca te engañes pensando que las cosas son tal como supones; detrás siempre hay algo por descubrir. No tengas miedo, recuerda que todo en la vida tiene su porqué.

En ese momento quedé a cuadros, no entendía lo que me decía, y sé que ella había visto la duda en mi mirada. Pero me animaba continuar.

-Errar, es la única forma de dar con la verdad. Nos hemos equivocado eligiendo este pueblo para vivir y hay que solucionarlo urgente; Cristel y yo lo hemos hablado y estamos de acuerdo: nos vamos a vivir a Valencia. -¿Y luego? ¿Quieres cambiar la tranquilidad de un pueblo por la gran ciudad?

Esta conversación aconteció esta mañana en el seno familiar.

Llevo unos días raro, quizá pase por un bache existencial inexplicable sin darme cuenta de esos que te enseñan más que mil maestros, naturalmente si encuentras las respuestas que necesitas. El caso es que necesito sacar fuerzas de donde sea para continuar y, sobre todo, para sopesar lo que me viene encima... Mi esposa, y esto es una decisión ya tomada con mi hija Cristel desde que trabaja en Valencia, al margen de mi hija Patricia y de mi mismo, que no compartimos esa opción.

Con razón me decía con su natural ironía, "nada es lo lo que parece en viernes si nadie te fía". Y yo me pregunto, ¿cuántas veces creemos estar seguros de algo y después descubrimos que nos hemos equivocado? ¿Cuántas veces no sopesamos a tiempo las cosas, tal vez dejándonos llevar por lo espiritual a la hora de elegir un pueblo para vivir y después nos arrepentimos de lo que hemos hecho? ¿Cuántas, en función de nada, perdemos lo que creíamos tener solo porque una hija encuentra trabajo y le cuesta madrugar y convence a su madre para que a su vez convenza a su padre por decreto que como vivir en la gran ciudad ni hablar.

Por no tener, en este momento no tengo ni quién nos ampare a Patricia y mí.

Ni dona si viviera respondería. Como siempre lo que decidiamos para ella estaba bien. Aunque nunca supo lo que le esperaría de llevarse a cabo esta u otra locura. Vivir en un piso sería su perdición. Y la mía.

Si un día me faltaras...

Tal vez un día te vayas...

Tal vez un día no amanezca y tenga que irme a vivir a las estrellas...
El azahar de tus estrellas.
 
Tal vez un día...
Ni el asedio nocturno de mis sueños.
 
Tal vez un día...
Ni la desmemoriada claridad de nuestro mismo cielo.
 
Tal vez un día...
Un día.
 
Si un día un grito de silencio...
Te nombro en el silencio y cuando busco tu nombre quiero volver a casa.
Sé que lo nuestro es un sueño...
 
Agua del río que brota del manantial de la vida
y va hacia un mar
y huye de la ambruna de los insaciables de la vida y el amor.
 
Me siento solo sin ti.

jueves, 30 de enero de 2014

Día escolar de la No Violencia y la Paz

Hoy es el Día escolar de la No Violencia y la Paz. No lo sabía. Eugenio me cuenta, con su particular sorna, que la Paz es el período que comprende entre dos épocas de lucha. Que la paz es un engaño. Y que la violencia es lo mismo, que no es otra cosa que la guerra. Parece un decir por decir, pero si lo dice Eugenio es verdad.
 
No hay Paz en el Mundo ni la habrá. No hay que darle más vueltas. Sino el subsuelo son otros intereses quizás inconfesables y no se hable más. La Paz es una utopía.

Por un beso tuyo...

Perdido entre recodos de tinieblas,
desencajado de mí,
ausente de ti:
Por un beso tuyo...
 
Entre la soledad invencible voy caminando por los senderos donde todo comenzo y descubro que tu mano se extiende aletargada entre los naranjos... ¿Recuerdas los naranjos?

Estás en mí, caminas con mis pasos: eres mis pies.
Hablas por mi garganta: eres mi voz.
Y vives tu vida cuando duermo: eres mis sueños.

Como el bolero: se ve que no me conoces y que poco has vivido: "te advierto que es difícil y muy lento ese proceso de olvidar...".

Mi primer beso

Algunas personas se sonrojan cuando las besan por primera vez, y otras toda la vida. Yo la primera vez estuve a punto de llamar a la policía judicial.
 
Corrían tiempos difíciles para crecer, ni en casa ni en la escuela podías esperar que te enseñaran que un beso no es malo, simplemente es algo natural que designa de manera general un rito que expresa afecto cariñoso entre dos personas. En aquellos tiempos era imposible oír hablar de sexo... pero yo solo deseaba un beso. Y puesto que veía a los mayores besarse en el cine o al despedirse, llegué a considerar que podía ser una vía más de comunicación, un complemento a las palabras reservado exclusivamente a los enamorados.
 
Recuerdo mi primer beso, fue en el instituto, -yo, como siempre prematuro en todo-. Jugábamos a escondidas de los profesores en un lateral del campo de fúrtbol, pues en el patio había un muro de piedra que nos separaba: niñas por un lado, niños por el otro, y los profesores por allí vigilando para que no hubiera ningún "fugado". Ni con tu hermana podías hablar. (Como ahora).
 
El juego en sí, trataba de coger una prenda, "El juego de las prendas", se llamaba, y te exigían para devolvértela pagar con un deseo; si tú eras el perdedor te obligaban a hacer lo que los demás quisieran, en este caso dar un beso a la persona elegida. El caso fue que la chica más bonita de todas me eligió para saldar su deuda: un beso, mi primer beso. Fue un beso en los labios, bueno, más que un beso fue un roce, una intromisión inesperada en mi deseo carnal que en aquellos momentos malinterpreté, porque yo deseaba la complicidad de la intimidad y no la tuve, fue un beso entre risas y alegrías (se rieron de mí), por eso estuve a punto de llamar a la policía judicial. (Lástima de beso, hoy me hubiera sonrojado, como mínimo).

miércoles, 29 de enero de 2014

Una mujer buena pero...

Soy una mujer buena pero adicta al sexo, y aunque hasta ahora creía que no era malo, hoy no lo veo así. Nunca pensé que le podía hacer daño a nadie, al contrario. Pero ahora no puedo vivir con esta duda que se me plantea con Mariano Rajoy de presidente. Yo sé que a Rajoy no le gusta, él proclama una vida santa y pura como manda la santa madre iglesia de Roma, y en el tema del sexo, si no es con el fin de procrear (aborto no), las relaciones sexuales son un pecado de los mortales. Pero yo no lo puedo evitar, me apasiona el sexo. ¿Qué hago Dios mío? Me sinceré con una amiga del pueblo y me dijo sin dudarlo que estaba enferma y me recomendó visitar al sexólogo. Al principio pensé que con la cara de estreñida que tenía sería envidia su consejo, pero me hizo dudar. Creo en Dios y en Rouco y en Rajoy, y no quisiera por nada del mundo ofenderles. Quiero rezar a Dios, pero si es pecado no puedo. Dios mío, tú sabes que creo en ti... ¿estás seguro que es pecado?
 
Se lo conté al alcalde y al juez, pero diciéndoles que era una consulta que me había hecho una amiga. Y los dos opinaron igual: tu amiga tiene un problema, y grave, ha de hacérselo mirar.
 
Es cierto que mis relaciones sexuales siempre fueron insaciables, pero nunca las consideré peligrosas, además, disfruto y hago disfrutar. Creí que era lo que importaba. Quien regala amor de sábanas blancas no puede ser mala persona...
 
¡Perdóname Dios mío, perdóname, creo que no soy digna de ti por pensar así!. Iré de inmediato al sexólogo.
   
-Doctor necesito ayuda urgente...
-Tranquila. Dígame, ¿qué le ocurre?
-Soy adicta al sexo y tiene que sanarme sin falta, por la gracia de Dios.
-¿Qué me dice?
-Sí, doctor, por Dios se lo pido, me tiene que sanar.
-Mire señora: en principio no puedo ayudarla sin hacerle una exploración a fondo, después, y en función de los resultados, hablaremos...
-Entiéndame doctor, esto es una urgencia, tengo que ser "normal" para las próximas elecciones, sino no podre votar al PP.
-¿"Normal"? Yo la veo estupendamente "normal"; tiene usted que confiar en mí, esto lleva tiempo. De momento haremos una terapia conductual en la sala contigua para hacerle una exploración a fondo... La verdad, no creo que esté libre de pecado para las próximas elecciones europeas. De momento, y hasta que le dé el alta médica, si quiere puede usted votar a la izquiera de este país de Rajoy SA.

Efectos de la crisis

"Más de 67.000 valencianos tienen casas que ya valen menos que sus hipotecas".

El descenso de los precios de la vivienda aumenta el número de personas que no podrían vender su inmueble en caso de necesidad. Las hipotecas "burbuja" seguirán creciendo hasta 2015 y alcanzarán a 85.195 propiedades en la autonomía. Levante-EMV.

Además de la salud, la educaión, la dependencia, el copago, la pobreza, y etcétera. Hasta alcanzar el grado de miseria que nos han dado en la actualidad.

"Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica". Lo escribió Benito Pérez Galdós en 1912.

martes, 28 de enero de 2014

El que vale vale

Hay quien va diciendo por ahí que no me funciona el ordenador y es verdad. Las cosas como son. Ni tildes ni acentos ni valgame la Macarena. (Del móvil y la resurrección de mi persona no hablo). Pero resulta ser que soy muy apañado y preguntando encontre en Google un lugar de cuyo nombre no puedo acordarme aunque quisiera, y con unavemariaydospadrenuestros arreglado. El que vale vale. Cuatro horas y cinco cafés.

Ahora estoy de nuevo desnudo y desolado sobre el acantilado de las buenas madrugadas para volver a empezar. Pero ya será mañana.

Un no alineado con la fe

Apelo al corazón de las más allegadas para que me den tiempo. Lo estoy pasando mal, necesito tiempo para ser el de antes, para alcanzar el nivel de normalidad que preciso para escribir. Y también tranquilidad. Paz para mi alma. Porque es mucho, antes fue el ordenador que me ordena y ahora es el móvil que no va, pero además llevo 8 años muerto y no me resucitan... La señorita del juzgado me dijo que no me preocupara, pero en este país es más fácil matar que resucitar. En mi mundo no, en mi mundo sí, lo digo como me sale del alma, mi mundo no es real. Necesito tiempo, tiempo y el DNI. Y un ordenador. Y ya el móvil para la extra.
    
Esta mañana escuchando Radio María, una señorita locutora hablaba de los países no alineados con la fe y yo no sé lo que quería decir. Pero yo me siento así, un no alineado con la fe. La señorita locutora también hablaba del ánima de las buenas gentes, y de la manera que tenían de comportarse respecto al aborto (¡rojos al paredón!). ¿Qué no se dan cuenta que abortar es un asesinato por Dios y la María? Yo antes creía que la mujer tenia derecho a decidir y que abortar no era como lo pinta Rajoy, pero ya no, ahora solo creo en Dios y en su divina voluntad. Y en Rouco y en Gallardón. ¡Viva el Rey y viva España!. Pongo énfasis en las palabras para que quien me lea sepa el drama que estoy viviendo. La señorita del juzgado de aquí dice que tiene que ser la señorita del juzgado de allí, y la casa por barrer, que es tanto como decir que sigo rematadamente muerto y sin DNI. Y sin ordenador. Y sin móvil. (Mi vida es una patata frita).
  
De un no alineado con la fe: Señor, perdóname por haber dudado de ti. Nada más. Por Cristo el Jesús, amén.

lunes, 27 de enero de 2014

Y me se tendrá miedo

Sin darme cuenta he dado pistas de mi vida, de dónde vengo, también de mi familia y, cómo no, de dona, ay, de ella también he hablado, y eso no puede ser. No quiero que se sepa nada más de mis cosas ni de los míos. Fui débil al desenmascararme. De ahora en adelante procuraré no contar nada sobre mí, y mis debilidades, a no ser que me interese para que se crea que soy persona de altos vuelos. Un ser superior que puede lograr que alguien especial le regale un presente, quizás un libro. Un libro bueno que fuera capaz de emocionar mi mente absurda. Y enseñarme cosas. Sé que los libros existen porque los veo en casa por las mesitas y estanterías, pero jamás se me ocurrió abrirlos. Nunca suscitaron en mí nada especial que me incitara a la aventura de leerlos. Me dicen que en ellos se puede encontrar cosas importantes como que la magnitud es puramente relativa y que nada es grande ni pequeño, incluso que hay remedio para algunas enfermedades. Me cuentan sobre ellos que pueden alojar en su interior sabiduría de un tamaño mil veces mayor que el propio universo. Que todo después de leer un libro es más grande y mejor. Que son fantásticos y pueden tener respuestas. Y lo creo. Supongo que para cualquier intelecto familiarizado con los libros es fácil entender las magnitudes más impresionantes de la cultura y la ciencia. Esa sabiduría de la que carezco y me impide comprender palabras encadenadas. Por eso no quiero que nadie sepa de mí. De ahora en adelante no seré el que alguien pueda pensar o creer conocer: alguien bueno; seré otro, seré diferente, seré un verdadero obstáculo con un prólogo de diez volúmenes de exigencias. Seré insuperable. Y me se tendrá miedo.

domingo, 26 de enero de 2014

Estás en mí todas las horas del día

Cada día con sus noches, inevitablemente viene a mí tu recuerdo como influencia telúrica: tu pelo negro, tu mirada, tu padecimiento al irte y mi inmensa soledad. Y tu pequeña luna irremediablemente bella. Estás en mí todas las horas del día. (¡Y qué bueno!).





Porque no estuviera muerta

“Cuatro cosas son las que muchos hombres desean y no las pueden alcanzar: harto dinero, perfección de ciencia, reposo continuo y alegría perfecta". Horacio Riminaldi.
 
Los hombres deseamos muchas cosas, tanto como las mujeres. Pero no todos y todas deseamos las mismas cosas. Recuerdo que yo antes no me conformaba con nada, y ahora, por verla correr y brincar por casa... Por jugar a diario. Por un simple gruñido. Por evitar jugando con la pelota un rasguño. Por acostarme a su lado. Por pasear con ella. Por deleitarme en sus ronquidos. Por simplemente mirarla. Por dejar de escarbar en la tierra. Porque no estuviera muerta.

El día que el amor venció la lógica

Nada es casual en la vida, ni la palabra de ayer ni la de ahora, y mucho menos en el amor donde el azahar no es azar sino caricias de María, la Magdalena, enamorada (fue casualidad, el amor es caprichoso, no te busqué ni me viniste a buscar). En el amor la casualidad no existe o son travesuras infantiles. (Disculpe la señora).
 
Mientras la dicotomía de un corazón se diluye irremediablemente ante el amor de su vida (la enfermedad de vivir los años altos de la vida trajo consigo el amor), vemos cómo las diferencias entre unos y otras nos remiten más a creer en la María que en Dios. (Unos las prefieren rubias y otras amantes vencidos en mil batallas). ¿Quién habla del amor cristiano, para qué sirve amar a Dios sobre toda las cosas? Un diez por ciento de amor, por favor. Muchas gracias.

¿Y para qué quiero yo una sonrisa de soslayo?

El cura de mi pueblo critica el echo de que haya personas durmiendo en la calle. ¿Y qué se puede hacer? ¿Quejarse estará bien? Yo los veo cuando voy a Valencia, en mi pueblo no hay de eso. Cuando veo a personas por las calles deambular me dan pena. Por otra parte, creo que pudieran ser más felices que yo al no tener ataduras... El cura, mi sagrado confesor, creo conocerlo bien y seguro me diría que no hay cosa más gratificante que ayudar a los demás, tender la mano a quien más lo necesita, aunque no lo haya pedido. Yo que pienso el resto de la semana lo que él dice el domingo, creo que puede tener razón, aunque solo en parte. ¿Por qué no trabajan... acaso son politicos? Si lo hicieran no tendrían que vagabundear... Lo cierto es que los hay impedidos y otros no tienen dónde caerse muertos. La cosa no va bien, está jodida de verdad. ¿Pagarán justos por pecadores?
 
¡Y a mí qué me importa!.

Si tuviera la completa seguridad que por ayudar a un desconocido me conectara con la humanidad anónima es posible que lo hiciera... no, yo no doy algo por nada. A veces, por ser persona sobresaliente de esta sociedad, me hablan de alguien que tiene un problema... pues nada, pues no, ni me inmuto, a pesar que he padecido un problema grave que casi me entierra, pero a Dios gracias lo he superado. ¿Podría ser solidario? Es posible. Pero este mundo está así montado y yo soy uno de sus exponentes. ¿Y si es una enfermedad esta insolidaridad? Quizá debiera consultarlo. Me cuesta tanto reconocer mi ignorancia que temo siga comportándome como si no me diera cuenta que pudiera ser útil a mí mismo y a otras personas. No sé, el ego me supera, pero es posible que al proponer soluciones concretas o por el solo echo de escuchar otras me reconfortaría y podría ser más importante. Me encanta ser importante. Pues vale, lo intentaré, no pierdo nada, eso sí, dinero que nadie me pida. ¿Buscaré una persona necesitada o esperaré a que la ocasión se presente en la calle? Lo dejaré estar, que la desgracia obre al antojo de quien la mande, esperaré que alguien se encuentre mal y súbitamente se acerque a mí, entonces la ayudaré a ver qué pasa, comprobaré, como diría mi confesor, si recibo a cambio como mínimo una sonrisa de soslayo.

sábado, 25 de enero de 2014

Estamos en paz

Ni el amor ni el odio me pueden separar de tu corazón. Sé que me estoy llevando la paz de tu alma (te robo paz y te doy vida) pero eso quise de ti desde el primer día y eso has querido tú desde el segundo. ¿O fue al revés? No estoy seguro...

La gravedad del ser

Nadie en su sano juicio puede pensar que amar es malo, o que el desaucio es algo para entregarlo al amor, salvo que se vea en el mismo espacio de la adversidad. La adversidad tiene de bueno que nos alecciona y hace redimensionar el valor que puede encerrar las cosas que merecen la pena. Esta semana que termina me siento tambaleando, perdido en un universo de dificultades míos y ajenos.

Hoy quiero con ella, en la distancia, disfrutar de los recursos que tenemos a nuestro alcance para sentirnos felices en la tierra con gusanos o no. Una amiga me necesita y eso es lo primero. A la amiga y a su triste mirada quiero convertirla en riqueza de espíritu para apreciar el amor y la poesía que hay en ella para cuando le falte como le faltara la gravedad del ser. Y se salve. Y me salve.

El lucidez de un hombre venido a menos

"Porque las cosas no se aclaran nunca con la mentira ni con el silencio". Pablo Neruda.
  
Fue su vida, la vida de un hombre que nunca estuvo perfectamente loco, ni todo lo contrario, como mucho se mantuvo bordeando la locura, buscándola tal vez o quizá desafiándola. Nos conocimos en la sala de espera de la desesperanza y enseguida sintonizamos, hasta el punto de pedirle que nos citara el mismo día y la misma hora a la que llegábamos con antelación para cambiar impresiones.  
  
Nadie mejor que él tuvo conciencia de su situación, nadie mejor que él explicaba la locura con tanta cordura valiéndose prudentemente del escudo de la metáfora. Así, para tomar distancia respecto a sus problemas mentales y poner un plano objetivo, me decía que recurría a menudo a la ficción y en ella razonaba sus controversias.  
   
" Como sucede a las personas que no están completamente idas pero son de clara inteligencia, se dan cuenta perfectamente que su estado mental no es normal. Las ideas les bullen en el cerebro con una rapidez inusitada, pero de manera confusa, aunque nunca tan confusa que no les permiten comprender esa misma confusión. Cuando duermen lo hacen con un sueño irregular poblado de toda clase de visiones, desde las dulces que los acercan a los tiempos de su infancia, hasta las terroríficas de descalabros y catástrofes del presente".
  
Con la misma lucidez con que describe sus síntomas, describe también las causas de su locura. Pero ayer, como la nube que herida por el rayo se deshace en copiosa lluvia, él se diluyó en si mismo, su valor de hombre bueno no lo pudo evitar. Rompió su compromiso con la vida y sin darse una explicación se batió en retirada como esos enfermos graves que no tienen la esperanza de salvarse y mueren porque el desánimo les abandona antes que la salud. Creyó ser fuerte y no lo era. Entonces, ofuscado, buscó el alivio del amor fácil con el farmacéutico, y toda la gama del vicio y el desorden entraron en su universo. Su salud se deterioró considerablemente. Padecía insomnios, alucinaciones, y el delirium trémens encontró una víctima más en aquel sistema nervioso sensible y en su cerebro débil y alocado. El manicomio rompió nuestra amistad, fue el final de algo que no sabría describir. (Creo que de momento no iré a visitarle).

Poesía pura

Deshaced este verso,
quitadle los caireles de la rima,
el metro, la cadencia
y hasta la idea misma...
Aventad las palabras...
y si después queda algo todavía
eso
será la poesía.
 
Dámaso Alonso, poeta, murió el 25 de enero de 1990. Perteneció a la generación del 27.

viernes, 24 de enero de 2014

El repelús de una amiga

Hay quien tiene miedo a los gusanos. Quien tiene miedo a los gusanos lo tiene a la tierra. Por un puñado de tierra... Mientras el ataúd baja los gusanos suben con un muerto en sus tripas. Profundo dolor... profunda pena; soledad perenne. Una amiga tiene infinito miedo a los gusanos y no lo puede soportar vaya por Dios. Cargada de sollozos me escribe un e-milio y me prepegunta cómo puede superar este repelús. Es el ciclo de la vida, el grande se come al chico, y al muerto enterrado lo comen los gusanos... Tan simple como eso. Ml amiga tiene repelús a los gusanos y desolada me pregunta cómo puede evitar que un gusano la incapacite, pues es verlo y le sangra la sonrisa entre los labios. Si es que sangra la sonrisa entre los labios. Un puñado de tierra para arrimar a su encendido repelús por los gusanos.

Tengo frío, es invierno y es tiempo de morir. Los gusanos tienen que ver todo con la muerte, y ella lo sabe, pero yo me hago el despistado y no le contesto el e-milio para que custodie mi mirada del sueño de la muerte.

La independencia tendrá que esperar

"Sandro Rosell deja el FC Barcelona y el Real Madrid gana la liga".

Según me cuentan mis informadoras, el Real Madrid ayer ganó la liga. Al parecer le quedan unos meses a la liga, pero se da por hecho. Sandro Rosell era un jugador de lo más estupendo.
 
Las victorias cambian la química cerebral del aficionado al fúrtbol, es pura pasión y fomentan la autoconfianza. Mientras más ganan, más dispuestos biológicamente están a ir tras más triunfos. En determinadas personas esa dinámica desata un efecto adictivo; son adictas al triunfo, sobre todo a ganar al Real Madrid o al Real Sporting de Gijón, monarquicos de toda la vida, ay. La independencia tendrá que esperar.

¿Dónde estás, mi niña?

¿Y qué te dice mi corazón
del que eras grumete,
timonel y capitán...
Siempre guiando mis pasos
contra viento y tempestades
con las velas siempre izadas
por el mástil de mi vida?
 
Entonces el tiempo pasaba rápido,
como una bandada de delfines
sorteando los escollos de falso coral,
de falso horizonte.
No supe evitar el descalabro,
al transitado desastre
al que empujé mi vida.

Hoy al amanecer te escribo,
escribo a la magia de tu vida
la que alimentaba la mía
y anudo palabras para conjurar tu amor,
y a la niña que conociste (la que sigo siendo),
y a las circunstancias de aquel tiempo,
y a la memoria...

Ahora navego sin ti,
atada a tu recuerdo atravieso el laberinto
de las voces que brillaron un día
sobre nuestros corazones.
Hoy al amanecer te extraño,
te echo de menos,
y oigo tu voz a la deriva:

¿Dónde estás, mi niña?

Te escribo con el hilo de voz que aún me queda
para decirte que la trama que sustentaba mi vida
se ha desecho en el olvido.
Adiós enamorada de ti,
adiós, y sin embargo,
sujeta a tu recuerdo,
al tiempo, a mi vida de antes... Te quiero.

jueves, 23 de enero de 2014

Sé todos los cuentos

"El empleo cierra en 2013 su sexto año de caída y el paro sube al 26%".
 
La EPA arroja un mínimo descenso de las personas sin empleo de 8.400 parados. La población activa se reduce en 74.300 personas en el trimestre y baja a niveles de 2008. El empleo cierra en 2013 su sexto año de caída y el paro sube al 26%. El País.
 
León Felipe, poeta dotado de una acusada conciencia social, dejó el compromiso político de sus versos. Es el caso: ¿Quién no ha soñado alguna vez que se dormía escuchando un cuento? ¿O no sería sueño?
 
Sé todos los cuentos
 
Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan solo lo que he visto.
Y he visto:
 
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan
con cuentos, que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre… ha inventado todos los cuentos.

Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

Contador de mentiras

Alguien le sugiere que no siga por ese camino. Siente mucha confusión. A veces no sabe si llorar o ahogarse en el derrame interno de su melancolía. Frente al espejo ve unos ojos de felino que agudiza su natural expresión de tristeza... Hoy cree que lo está en exceso y mejor será no hablar.

Buscaba en el reflejo de su imagen ocultar la dicotomía de su corazón, buscaba la razón verdadera de su dilema. No descifraba el marañoso perfil de su tormentosa historia. Es la necesidad que tiene de llenar vacíos, de adherirse, a la malquerencia o refugiarse en las atenciones que se fueron perdiendo con el tiempo y le llevaron a entregarse en el verbo fácil y los besos de pétalos. Para su adusto rostro parecía el refugio ideal, porque ante la impunidad de un ordenador una simple sombrilla alivia. Sin embargo, siempre supo que no estaba a la altura, que no encajaba en la idea, el era un soñador, un contador de mentiras. Con las horas y los días, lo que parecía no llegar tomó alas y las estrellas fueron jardines que sirvieron para abrevar la sed que alivia su tristeza. Pero el infierno de su vida y el cielo de su aventura se convirtieron en agónicas relaciones. Aquellas idílicas relaciones no fueron más que un resquicio para el escape furtivo que se prolongó más de lo debido y él, infeliz instrumento del destino, mareado por los persuasivos ánimos, se quedó como estopa y deshecho en el olvido por ser incapaz de acometer su propia realidad. Sin embargo...
 
Él dice ser hijo adoptivo de la voluntad de un dios, y lo es a través de un peculiar método. Y ese método a partir de ahora será muy exigente y no estará a su altura intelectual. Así de simple, así lo cree. (Lo que no se debe es meter a calzador a un contador de mentiras en un "best seller". Dice. ¿Qué sería entonces de las patrias vencidas, de los pueblos aplazados, si no existiera un contador de mentiras, la utopía, una canción incomprensible o la santa poesía? En fin, amor siempre lejos).

miércoles, 22 de enero de 2014

La veleta

Soy la veleta que mira al oeste;
no soy oeste soy levante:
soy el gallo que te despierta
cada madrugada bajo el mismo cielo.
(Yo levante y tu poniente,
¡que curioso!).

Hasta mi casa llega un viento malo de poniente,
y a ti te barre el mismo viento. Malo.
El cielo se viste de tristeza.
Del mar llega una lagrima viva.
El azahar perdio su aroma.
y ya no baja al pueblo con la misma fragancia.                          

¿Sabes dónde estoy ahora,
mujer parca de palabras?
Sube tu mirada al cielo,
y si quieres,
bajaré para hacerte compañía.
(Ahorita).

Sin frio mi poesia,
para la Flor de Maria

Un gobierno

Un gobierno debe esforzarse por alcanzar el consenso con los distintos grupos políticos en los temas fundamentales. Pero si no lo logra, (y no siempre desde el poder se puede, porque la capacidad de la oposición es aveces de perjudicar más que de ceder, entonces, el gobierno tiene el mandato constitucional del pueblo para gobernar.

El consenso debe buscarse como se busca una mirada de soslayo o se ruega un beso frente al mar, pero si no se consigue... entonces un gobierno debe gobernar.

Pero Rajoy amaga con leyes que si se aprueban no serán buenas para el pueblo. Más reformas laborales, más recortes educativos, más privatizaciones sanitarias y más recortes sociales. Ahí están los datos del gobierno y sus nuevos ricos. No tiene futuro un país donde la ley es apenas una “algo” que se han inventado legisladores sin oficio para aplicársela exclusivamente a quienes por decencia o debilidad no pueden dañarles.

Los gobiernos solo hacen lo que deben cuando tienen “el agua al cuello”, y dejan para otro momento más oportuno lo importante si ello implica tener que afectar a sectores que son poderosos por su dinero o por sus medios de comunicación sensacionalista, difamación o morbo (nada tan inútil e inservible como un periodista objetivo y decente), o por las capacidades que se puedan tener para paralizar el país con prácticas de mareas de todos los colores.

El pueblo no quiere lo que nunca se ha hecho, sino algo más sencillo: "Cumplir y hacer cumplir las leyes". He ahí el gran reto.

Te contaré mi caso...

Te contaré mi caso... es igual al tuyo. Yo estaba jodido, pero muy jodido, como tú ahora (más o menos, digo). De eso hace ya tres años. Y sin embargo... Te cuento:

Cuando me amé de verdad comprendí que estaba en cualquier circunstancia en el lugar correcto, en la hora exacta y en el momento preciso; hoy sé que eso tiene nombre, se llama autoestima.
Cuando me di cuenta que mi angustia y sufrimientos emocionales no pasanban de ser una señal de que iba en contra de mi verdad, supe que eso era autenticidad.
Cuando dejé de desear que mi vida fuese distinta y comencé a ver que todo lo que sucede contribuye a mi crecimiento como persona, supe que eso era madurez.
Cuando comencé a entender cómo de ofensivo es forzar una situación o a alguien solo para realizar mis deseos, aún sabiendo que no era el momento o la persona no estaba preparada, conocí que eso era respeto.
Cuando me amé de verdad comencé a despojarme de todo lo que no era saludable, tanto personas como tareas, de todo y de cualquier cosa que me desanimara. En principio, mi subconsciente me llamó la atención acerca de esa actitud egoísta, hoy sé que eso se llama amor propio.
Cuando tuve tiempo libre y pude hacer grandes planes, cuando abandoné proyectos a muy largo plazo, cuando hize lo que considere correcto, lo que me gusta, cuando quise a quien me quería y a mi propio ritmo, supe que eso era sencillez.
Cuando desistí de querer tener siempre la razón cometí menos errores, entonces descubrí la humildad.
 
Cuando dejé de revivir el pasado y de preocuparme por el futuro. Cuando acepté las cosas como eran y no como me gustaría que fueran. Cuando me mantuve en el presente, que es donde la vida realmente ocurre... claro, y donde tengo que estar a las duras y a las maduras. (Somos felices porque hacemos que los demás lo sean). Yo he decidido vivir el día... Lo que tenga que ser será. No penes, por favor. Beso.

martes, 21 de enero de 2014

Aviso

Esto es un drama. Llevo toda la mañana escribiendo y así es imposible. Mi viejo ordenador que me ordenaba recibió cristiana sepultura y ahora estoy solo y sin consuelo. Lástima. Me excusarán si la grafía no corresponde con el significado de lo que pretendo y, sobretodo, los acentos y los puntos y las comas... lo lamento, el teclado culpable. Me cuenta mi hija que el sistema operativo del ordenador no es el del teclado y no sirve. Es todo.

España y La Unión Europa

"España es ya el segundo país de la Unión Europea con un mayor índice de desigualdad, según un informe de Oxfam Intermón del que se desprende que las 20 personas más ricas del país acumulan una fortuna de 77.000 millones de euros, es decir, el equivalente a la renta de que dispone el 20% de su población (unos 9,3 millones de personas) con menos recursos".
 
Algo va cambiando lentamente en España. Mientras otros modelos económicos se consolidan, como se consolidan los partidos políticos que se enriquecen con las reglas de juego que ellos mismos se imponen en nuestro país, la Constitución que debiera amparar al pueblo parece que hace aguas en lo que tiene que ver con la distribución de la riqueza. Es esta democracia, ella es. Y son nuestros partidos políticos. ¡Qué gracia!.

Algo falla

Ayer acompañé a mi esposa a una librería de Valencia a comprar algunos libros. Cuando mi esposa está en una librería entra en trance y no tengo esposa. Le apasiona la lectura. Pues bien, mientras ella estaba a lo suyo yo me entretenía observando lo bien que tienen ordenados los libros y la venta que hacían (mucha, por cierto, no todo está perdido). Pero de todo algo me resultó muy curioso, una de las secciones que más venta tenía era los libros de autoestima o manuales para vivir o autoayuda, o como se quieran llamar, a fin de cuentas nadie lee "eso". Se vendían como rosquillas. Supongo que la razón, tanto para los adolescentes como los adultos, es que andamos en una lucha desesperada por encontrar respuestas. Supongo que necesitamos jóvenes motivados que estén llenos de proyectos, que recuperen el placer de soñar en un mundo donde todo les está dado sin esfuerzo propio. Supongo que los padres les debemos inculcar motivaciones válidas para su existencia en este mundo lleno de dificultades e incertidumbres; es decir, razones diferentes que les brinden opciones menos pasajeras como una noche de fiesta, o un momento de alucinación farmacéutico. Supongo que en parte los padres somos culpables que nuestros hijos cada vez sucumban más al alcohol y las drogas para llenar sus vacíos en un medio que solamente les ofrece la mejor tecnología, pero que se olvidó de la esencia humana, amor, y poesía suficiente para explicarlo.

lunes, 20 de enero de 2014

Mi buenos deseos para ti

"... y su bla bla bla interminable me pondrán un poco así muy quién sabe cómo".

Lo de arriba lo acabo de leer en un blog y sin darme a conocer lo traigo porque me gusta. Lo robé y me fui por donde entré. Podía haber pedido permiso, pero tal vez por miedo a que me negase la robé. Es una frase bonita. Es mi manera de ver las cosas. Las cosas vienen y nos ponen en nuestro sitio, un poco así muy quién sabe cómo.
  
En el silencio expresamos nuestros buenos deseos a la gente que queremos... Lo cierto es que mejor se lo decíamos a la cara, pero todos coincidimos en lo mismo: decir te quiero es decir amiga y un jamón por Navidad. Pero no es el caso, querida amiga, y me debes una explicación. Me puedes escribir un e-milio de urgencias o tirarme una manzana transoceánica con tus explicaciones (si la manzana es roja mejor). Así dicen que Gutenberg inventó la imprenta. Se le cayó de un guindo una manzana roja y luego ya le vino rodado. ¿Qué te cuesta? Mis buenos deseos son para ti.

A la Flor de una María

En la historia de la humanidad, una amiga, para serlo realmente, tenía que confiar en los amigos. Yo no soy quien para dar lecciones de amistad. Soy un solitario empedernido. Pero ocurre que, de un tiempo a esta parte, mis sentimientos se han visto sorprendidos por una amiga que poco a poco se ha hecho dueña de una parte de mi corazón, y dona lo sabe. Yo me hago el duro porque en realidad tengo miedo a confesarle abiertamente mis sentimientos... En los años altos de la vida no nos entregamos a cualquiera, con perdón. Pero es así. Son muchas las decepciones. Pero a la María gracias, hay quien ha aparecido en mi vida de soslayo y me ha hecho mucho bien. El caso es que ahora creo que no corren buenos vientos para ella y eso me tiene preocupado. Si es cierto que Dios reparte suerte rezaré por ella. No quiero que le ocurra nada malo. Que sus errores y mis horrores no tengan nada que ver con los falsos paradigmas que creo la acechan. Sé fuerte, amiga mía. El futuro dirá. ¡Ni un paso atrás!.

Les dejo con la palabra

Cuando escribo mi nombre,
lo siento cada día más extraño.
¿Quién será ése?
me pregunto.
Y no sé qué pensar.
Ángel.
¡Qué raro!.

El Ángel que escribe su nombre y no sabe quién es se apellida González. Él no sabrá quién es pero yo sí, es un dios, era un poeta. Uno de mis poetas preferidos.

Y yo soy el que escribe cada día porque le apasiona escribir.
Y existo porque alguien cree en mí.
Y solo aspiro a aprender algo nuevo cada día,
lo que sea, me es indiferente. Algo nuevo.
Y escribir.

Y para ello me enseño de los libros,
de Eugenio,
de las amigas
de las estrellas,
de lo que pasa por mi ventana,
de usted que me lee,
de ustedes que les presiento en el silencio.
Del alba y el ocaso

Y he mejorado, pues ya como con los cubiertos y no con las manos.
Pero si no fuera así,
si no existiera,
si fuera fruto de la imaginación de una mente absurda,
¿sería ilegal?
Si fuera un bufón creado para arrancar tal vez una sonrisa de soslayo,
¿sería irreal?
Yo sé que existo porque alguien cree en mí.
(Tú cuidas mi credibilidad).

Eso es todo.
Así sin más.
Adiós pues,
señoras y señores.

Les dejo con la palabra.

O Gas Natural o yo

El Felipe González que recuerdo era un activista consumado con una ideología que soportaba el tedio reinante de la época. Impaciente por el cambio, y ansioso el pueblo por salir de la situación antidemocrática que vivía, confiamos en él y no nos fue del todo mal. Ganamos la batalla al miedo. Y así poco a poco se fue consolidando la democracia en este país, no digo que gracias a él, pero tuvo mucho que ver. Sin embargo, el otro yo de Felipe González, Isidoro, en la actualidad no es feliz, no pasa por ser un florero. Felipe González vive estupendo en su mundo, pero Isidoro no, y quiere liberarse de ataduras cansinas, por 126.500 euros de apenas no está dispuesto a venderse, así que le ha dado un ultimátum: O Gas Natural o yo. Felipe González claudica y se va de Gas Natural por aburrimiento, lo confiesa, ¿echarán en falta el aburrimiento de Felipe González los insignes consejeros de Gas Natural? ¿Pagaremos los platos rotos los consumidores y nos subirán el precio del gas? Y peor, ¿alguien le comprará por 126.500 euros el aburrimiento a Felipe González? Parece difícil en los tiempos que corremos, pero Isidoro le impuso ese precio... Es lo que hay. (La María a veces nos lo pone difícil).

domingo, 19 de enero de 2014

Una diosa en los altares

Patricia me llevó a una galería de arte donde exponían una impactante colección de arte plástico de autores noveles valencianos. Dentro de la muestra había una obra de una mujer semidesnuda que había que verla de soslayo. Alguien pudiera pensar que sus pechos, pues no, semidesnuda era su mirada. Si el artista sabe, su arte se lo clava en las entrañas de quien lo admira, y como un buen libro que te hace ser protagonista principal, la obra refleja en ese momento a quien llevas en el corazón. Era curioso que en el catalogo de la muestra nada dijera de la obra, no existía para la galería, ni su título ni el nombre del autor. Fue algo extraño. Juraría que a aquella mujer ya la había visto en mis sueños. (Sí, dona, era ella, era bella, bella, tan bella que dolía. Cobarde, nunca le dije nada, pero qué bellos ojos tenía. Y su mirada...).

Ser yo mismo

Otro domingo, un día cualquiera que me siento al teclado de mi viejo ordenador metido de lleno en mi pequeño mundo, intentando hacer de un día que no se atreve algo digno. Miro de soslayo desde mi ventana y veo pasar gente. Son jóvenes que van de regreso a casa luego de una noche de fiesta. Al fin todo está en calma, la vida vuelve al ritmo de antes, lo malo y lo bueno a su sitio de costumbre. Y mientras recorro los dedos por el teclado, sin pretenderlo aparece una realidad desconocida para mí. La pantalla me confunde. Mi inspiración no viene con acuso de recibo de este mundo. Leo meridianamente claro que una amiga ha encontrado su camino y es feliz. A lo que siempre aspiró. Tal vez el amor ha llamado a su puerta. Pero no paro de escribir y sigo dándole al teclado como si estuviera metido en un laberinto sin salida. Y escribo sobre otra amiga que cree que va a algún sitio por el hecho de que camina mucho, pero tras completar inadvertidamente un amplio círculo termina en el mismo lugar del que partió. No entiendo nada. Otro texto que aparece es de gente que divisa alucinada un supuesto oasis hacia el que corren desenfrenados, pero cuando creen haberlo alcanzado, el espejismo se desvanece dejando solo algo más de agotamiento y algo menos de esperanza. 
  
Tengo la impresión que en ocasiones intentamos modificar íntegramente la realidad de un toque mágico. Aunque confieso que yo solo he podido componer variaciones sobre el mismo tema; mi vida, y el cambio que necesito desesperadamente es el de ser yo mismo. 

El desamor

Acongojada mi alma
día y noche delira,
el corazón suspira
por ilusorio bien;
más las horas fugaces
pasan en raudo vuelo,
sin que ningún consuelo
a mi congoja den.
   
Entre mis venas corre
sutil, ardiente llama,
que sin cesar me inflama,
y llena de dolor.
Pero una voz secreta
me dice: ¡infortunada!
Vivirás condenada
a eterno desamor.
   
Como muere la antorcha
escasa de alimento,
así morir me siento
en mi temprano albor:
ningún soplo benigno
da vigor a mi vida,
pues vivo sumergida
en triste desamor.
   
Como fatuo destello
que brilla y se evapora,
se disipó en su aurora
el astro de mi amor:
fuese con él mi dicha,
fuese con él mi calma;
quedóle sólo a mi alma
perpetuo desamor.
      
Esteban Antonio Echeverría Espinosa, escritor y poeta argentino, introdujo el romanticismo en su país. Perteneciente a la denominada Generación del 37 falleció el 19 de enero de 1851. 


Otro inocente ha muerto

Sale una mañana de su casa con sus muletas y una carpeta llena de papeles para gestionar su pensión de jubilación. Una vez en La Tesorería de la Seguridad Social entrega los documentos según se los pide la señorita funcionaria en la ventanilla correspondiente. Y al comprobar su expediente le dice que está en situación de baja laboral y tiene que esperar a que el médico le dé el alta y después trabajar el tiempo que haya estado de baja para cobrar la pensión de jubilación. Para acceder a una pensión de jubilación hay que tener un historial de cotización completo. La baja laboral médica y las vacaciones y los moscosos y los entierros y etcétera no cuentan.
   
-Tenga usted esta documentación, la cubre, y nos la trae después de darle el alta laboral médica y haber cotizado los meses o años que le queden. Y no se le olvide traer un certificado de vida cuando venga.
   
Primero fue la ira, las palabras en aquel historial laboral eran más verdad que él mismo, y también que llevaba un año de baja laboral por una fractura en la pierna... El alta al médico se lo pedirá mañana y se lo dará sí o sí. Pero no entiende lo del certificado de vida, pues en realidad lo va a traer personalmente... Ya le daba igual.
   
Sin certificado de vida uno no es nadie, no existe. No vale que te veas al espejo. Si no tienes un certificado de vida estás muerto para gestionar una pensión u otros efectos que te identifiquen como persona. 
   
Le dieron el alta y después de haber cotizado el tiempo necesario retomó al trámite de la jubilación. Con la documentación cubierta y el certificado de vida se presentó en la oficina donde estuvo la vez anterior... ¿Y la ventanilla? A él le parecían todas iguales con letras diferentes. Una, ¡qué más da! 
  
Pero al bajar un peldaño tropezó con tan mala suerte que se cayó y se fracturó... 
  
¡Dios mío!. Una amable señorita funcionaria: "No se preocupe señor, enseguida llamo a una ambulancia y le lleva al hospital". -¿Al hospital? De aquí no me muevo sin que me gestionen esta documentación. -Pero señor parece que tiene usted una fractura en la pierna... -Usted haga lo que le digo, me gestiona esta documentación y luego llame a la ambulancia o la funeraria. -Vale, vale, usted tranquilícese...
   
La señorita funcionaria recoge la documentación y se la pasa a un compañero que la verifica y le dice: "esta documentación esta correcta, nos la pasa por un e-milio. Es el requisito final para que usted pueda cobrar su pensión de jubilación... Ahora todo está informatizado, oiga".
  
Desde el suelo e indignado, el buen señor se agarra a una silla y arrastrándose va gritando a lágrima viva -loco de atar-, que se quedará al pie de la ventanilla hasta que le paguen lo suyo. A estas alturas de la vida no le ganará la partida ninguna ventanilla, o un emilio cualquiera, o siquiera un garabato en un papel que asegure que vive. Que vive ya lo sabe. Él es persona y cobrará su pensión de jubilación o morirá en el intento. (Así lo dejó escrito antes de morirse de angustia).

sábado, 18 de enero de 2014

Sabías qué...

Según me cuentan, existe un punto en el firmamento situado justamente sobre la cabeza de mi amiga regando las plantas de su jardín: se llama cenit. Este pensar me trajo esta mañana de cabeza paseando por Les Seniaes... Cuando dona vivía nuestros debates no iban más allá de la revuelta del próximo camino. Pero ahora estoy dando en loco. ¡Joder, dona, entre dos siempre es uno el que pierde!. El caso es que le envié un e-milio a mi amiga para saber si era verdad que tenía algo sobre la cabeza cuando regaba las plantas de su jardín. Sin embargo, como esperaba, en palabras parca dijo no y se acabó. Tampoco le importa demasiado mis estupideces de buena mañana. (Ten amigas para eso).

Si dona viviera fijo me diría, "qué importancia tiene", ella nunca le dio importancia a lo que no lo tenía... Pero a mi me preocupa que mi amiga pueda tener un algo sobre la cabeza, tal vez una espada como la de Damocles. ¡Joder, eso sí sería la hostia. A poco que se desviara la regadera… ¡Qué estupidez!. Podría regar desde la ventana y entonces sin problemas, digo yo. No sé. Tampoco sé si el cenit tiene que ver con la cabeza de mi amiga, que dicho sea de paso no la tiene en su sitio. Uy, pero si no la tiene en su sitio -que no la tiene, doy fe-, entonces el cenit podría tener que ver con la maceta. !Señor, que tortura!. Mi amiga no sabe ni contesta. Y dona, que pudiera saber, está muerta.

Qué apasionante tema de discusión. Por ser un animal irracional la opinión de dona siempre careció de importancia para mí... aunque confieso que me gustaba debatir con ella. Pienso que si a mi amiga le enviara otro e-milio y le argumentara que si por un decir cambiara la maceta por la cabeza de su vecino el asesino y se la pusiera a sus pies, ¿cómo determinaría su cenit considerando que su cuerpo colgaría de sus talones?

Qué triste la vida sana

Le digo a mi esposa que hoy me apetece cenar en el bar. Que como ayer acabaron las fiestas. Y se abre un espacio de silencio que se puede mascar en el ambiente... No sé por qué, uno solo quiere llevarse bien. No lo entiendo. Cenar y probar el plato típico de San Antonio, si es que existe uno. No sé. Darme el último atracón de tanta fiesta que llevo. He engordado tres kilos o más. ¡Qué tortura!. Y qué mortificado será llevar el equilibrio de la báscula al cuerpo... Tanta fritanga y tantas grasas saturadas. Ahora toca proteger la salud y el bolsillo, comer verde que no engorda... y no cuesta si me lo regala mi viejo y sabio amigo Eugenio.
    
Si llenar la barriga sin control no nos hiciera sentir culpables… si las pastas de té. Si los mojitos… Ay, cómo me gusta el mojito y la caipiriña. Qué triste la vida sana.

Rajoy y Obama

Un sábado de fieles difuntos, creo necesario aprovechar la ocasión que me brinda el conocimiento y un día de pena para contar cosas de mi pasado reciente. De lo que hacía en mi ocupación productiva.

Diré que principalmente me dedicaba a pensar y a interpretar la vida de los demás con dona. Pero también asesoraba a políticos y líderes mundiales. De ahí que tenga tan buenas relaciones con el más allá. "Ese hombre cree en Dios, y a veces no se da cuenta que solo es un arlequín, un payaso, un juguete del destino", decían a mis espaldas. Tan solo una amiga hablaba de mí como una persona capaz de liberar al mundo de todas las miserias y aplastar los egos, hasta de ese hombre perseguido y abofeteado en público. Aún no se sabe quién es... quizá sea un plasma.

-¿Un plasma?
-¿Qué plasta?
-Una cataplasma.
-¡Ah!.

Lo único que de momento demostrará el presente es que en este planeta si hay una esperanza se llama Rajoy. De modo pues -así hablaba de los milagros con Obama-, un hombre para ser poderoso en la Tierra a de triturar sus vanidades. (Nadie borrará del Libro gordo de Petete lo que Rajoy, líder mundial, diga vivo o muerto). "Usted, señor Obama, sí, usted mejor calle, al menos hasta que deje de espiar a sus aliados y cierre Guantánamo".

Ayer, precisamente Obama hizo unas declaraciones modelo Juan Carlos I de todas las españas: "Lo siento, no volveré a espiar a mis aliados. Y de cerrar Guantánamo hablaremos en primavera que las mariposas vuelan libres".

viernes, 17 de enero de 2014

San Antonio

Mi esposa me dice que hoy es San Antonio. San Antonio es la fiesta del pueblo y hacen baile en el casal. Mi esposa me dice que si vamos. Mi esposa sabe que yo ya lo sabía y que no me apetece ir...
   
-¿Viene una orquesta?
-No, la comisión no tienen dinero para una orquesta.
-Ya, no me digas más, seguro que traerán esa diabólica música enlatada.
-Si así la quieres llamar...
-El caso es que ponen la música muy alta, y además es música de pon, pon... me retumba en la cabeza de una manera. Me vuelve loco. Y luego esas luces de flash…
-No quieres ir, ¿verdad?
-No me apetece...
-Vale.
-Gracias, cariño.
    
La primera señal de vejez no son las canas ni las arrugas, sino la precaución, los temores, la falta de interés, hacerse "respetable", o sea, echarse a perder. Que es tanto como mirar demasiado el reloj.

Camilo José Cela

Camilo José de Cela, escritor español, autor prolífico, fue académico de la Real Academia Española de la Lengua durante 45 años y fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura y el Premio Miguel de Cervantes, entre otros. Falleció el 17 de enero de 2002. 
   
Dijo que si La Virgen de Covadonga era pequeñína y galana que se jodiese. En fin, de lengua viperina, descanse en paz. Amén.

Una semana que termina

Es la primera vez en mi vida que creí no llegar al viernes. Una semana que termina preñada de absurdidades. Todo comenzó un lunes de defunción con todas las de la ley. Seguido de un martes de juzgados y tratar de convencer a unos funcionarios de que estaba vivo, a pesar de las apariencias. Un miércoles de sonrisas. Un jueves de certificar papeles: fe de vida, empadronamientos, y hasta un mordisco en la piel de la señorita secretaria, muy amable ella, por cierto. Para hoy viernes, de fiar quisiera, espero un día más tranquilo con la esperanza de recomponer mi vida a partir de un baile de números y unos apellidos demasiado corrientes, según me cuentan. La vida es cruel, nunca se sabe dónde puede estar escrito tu nombre. Dios quiera que la justicia no me trate como Él trata a María, la Magdalena, enamorada y me devuelva a la vida como si no hubiere pasado nada. Sería capaz de prometer ante los altares volver al Bendito Amor y la Santa Poesía, incluso aceptar otra nueva propuesta de vida y otras reglas de juego.
 
Una noticia apareció el lunes con la malsana intención de decretar la muerte a mi cuerpo; negarme la existencia, o al menos una inestabilidad que me hiere y hunde en el desánimo. Mal menor, si considero que a fin de cuentas estoy vivo, aunque inevitable mal. El amor es acción, esa será mi esperanza, el remate de una semana plena de ilusiones que resista el envite de la muerte.
 
Llega el viernes, hoy, y recuerdo que en el silencio tengo dos amigos y una amiga. Equivocado estaba... Paco aún me recuerda, y Josemel, un escritor de reconocido prestigio que sabía de él pero nunca comentó, y una Flor de María tan querida para mí como la Magdalena para ÉL.
   
Un hombre bueno ha muerto y según me cuentan en el juzgado la próxima semana resucitará. Es una buena noticia, tanto como saber que alguien te quiere. Este es el resumen de una semana preñada de absurdidades pero con un mensaje claro: es cuestión de pararse a pensar, de tomar aliento y ver, que a la hora de la verdad lo único que nos conmueve y nos da vida es el amor y la amistad. Gracias, amigos.

5 Mujeres Eternas

"Asesinada en Tenerife una mujer a manos de su pareja. El presunto agresor trató de suicidarse y se encuentra hospitalizado en estado crítico".
   
Una mujer de 38 años ha muerto ayer en el municipio tinerfeño de Arona supuestamente a manos de su pareja, que se encuentra en un hospital tras arrojarse desde una azotea, ha informado la Guardia Civil. EFE-
    
Él la abrazó diciendo "vuelve pronto". Y la acostó a la sombra del olvido. Sus besos se enfriaron para siempre en los labios de la muerte. (Dicen que la mujer asesinada por Violencia de Género a veces le sangran los costados).

jueves, 16 de enero de 2014

A veces ocurren cosas...

No todo es malo en la vida. Ni bueno. La vida es un poco de todo. Y a veces ocurren cosas…
 
Digo que ocurren cosa y ocurren. El asunto es que acaban de llamar por teléfono preguntando por mi esposa: el número comenzaba por 91, o sea, era de Madrid, y le decían que había sido seleccionada para un puesto de trabajo en Valencia. Sin duda una buena noticia.

Una nueva meta laboral se le presenta. Tiene que pasar cuatro pruebas. La primera la pasó con éxito; aún le quedan tres. No tengo la menor duda que las acometerá despiadadamente, pero con la prudencia que le da la experiencia. Es una mujer de armas tomar y una verdadera profesional. Le auguro una brillante carrera de éxitos.

Va en serio, estoy muerto

El asunto no es fácil de comprender. Estoy muerto según un juzgado. Lo bueno que lo puedo contar, lo malo que me hacen dudar. ¿Y si es verdad?
 
El lunes fui a renovar el carné de identidad y la señorita policía (que diría una amiga cursi) me dijo que estaba muerto. Y desde el 2006. El DNI se da por 10 años y en este tiempo no asesiné a nadie ni cometí nada malo que necesitara mi presencia en los juzgados. Tampoco por casualidad me lo pidió un Guardia Civil, Policía Nacional o guardia de seguridad (recuerden). El caso es que viví los últimos 10 años fuera de toda duda punible y no me enteré que estaba muerto.

La señorita policía no daba crédito y le dio la vuelta al ordenador. Efectivamente, no estaba tomando cañas, estaba muerto. Un Juzgado me había dado por muerto. Mi nombre y apellidos según parece son más corrientes que el de la infanta, solo que a ella le compran 14 propiedades y a mi me matan.
 
Resulta injusto que solo mueran los buenos en este país, y en el silencio. (Secreto ominoso). Sino renuevo el DNI ni me entero que estoy muerto.

La señorita policía me dijo que no me preocupara, y la señorita del juzgado (ando en trámites para mi resurrección) que en este país es más fácil asesinar que resucitar. De momento, al alcalde le dije que por favor mandara poner la bandera a media asta.

Todos se ríen menos yo. Mientras tanto y llega el día de mi resurrección (Dios lo quiera), yo sumo más duelo a mi duelo.

2 y 3 y 4 Mujeres Eternas

Unas 800 personas, según fuentes municipales, se han concentrado en la mañana de este miércoles en las puertas del Ayuntamiento de Pozoblanco (Córdoba) para guardar cinco minutos de silencio por el crimen de la violencia machista en el que ha fallecido María de los Ángeles Santos López, de 47 años de edad, a manos presuntamente de su pareja, Javier Fernández Pozuelo, quien se suicidó tras cometer el crimen, al parecer con un arma blanca. EP.
 
Las violentas muertes de María José Suárez y de su madre Adela López, registradas ayer en la localidad Cervo (Lugo), se han convertido en el tercero y cuarto caso de violencia de género registrado este año 2014. José Antonio F.C. admitió haber agredido a las dos mujeres con un palo. A su esposa también con un cuchillo. EFE.

El día que el odio venció al amor.
 
Nada es casual, y mucho menos en el amor. No son simples travesuras de un niño, es una sociedad machista que se diluye entre el amor y el odio. "Del amor al odio hay un paso". Pues ya no se muere por amor, sino por odio.

miércoles, 15 de enero de 2014

Emilio.

"Alguna reflexión se debiera extraer de esta muerte, y sobre todo de esa vida". Un hombre bueno ha muerto.

Se llamaba Emilio y hoy ha muerto. O se pudiera decir que quien ha muerto ha sido una esperanza que ya agonizaba hace tiempo. A su manera hizo de las derrotas un monumento a la vida sin bandera y sin líderes. Amó a su familia y a sus amigas. Declaró Santa la Poesía y denunció los descuidos de la vida desde un confabulador de soslayo he hizo honor a la empatía y la solidaridad. Se llamaba Emilio y hoy ha muerto. Llevaba tiempo alimentado artificialmente: un día hacia delante y dos hacia atrás, siempre por un camino cercano al paraíso donde todo comenzó: Les Seniaes.

Emilio fue honrado y nunca ahorró esfuerzos, sin embargo, en vez de echar de su casa al maligno con el rabo entre las patas lo que hizo fue darlo a conocer sin complejos, sinceridad (debilidad tal vez) que pagó con la soledad. Ese fue su gran error, ese su drama, esa su tragedia. Si un minuto de silencio por su alma arreglara este enojoso asunto como lo arreglan en el cementerio. Si un minuto de silencio por cada mirada, cada lágrima, cada verso, cada instante o cada pueblo. Si un minuto de silencio honrara su voluntad sin importar sus procedencias ni destinos; sin importar el dolor que imponen los adioses; el discrimen odioso y el repugnante prejuicio. Si un minuto de silencio compensara su inocencia, también su ignorancia y osadía. Si un Emilio inquebrantable en sus sentimientos. Si un Emilio imposible en su coherencia pudiera reflejarse en sus decires. Si un Emilio se viera agonizar en sus sueños... Lamentable paradoja.

No hace mucho, quizá buscando un asiento cómodo para sus huesos estuvo en el Campo Santo: "prohibido caminar mirando hacia las estrellas", "prohibido amar sin complejo", "prohibido beber en otros labios", "prohibido lo secreto", "prohibido lo natural", "prohibido emborracharse y abrazado a una farola vociferar Asturias Patria Querida". Y, sobre todo, prohibido escribir entrelíneas sin traductor. En el Campo Santo estuvo y casi se queda, pero a la María gracias, en un descuido pecó. Y al pecar recordó cosas olvidadas que son indispensables en el equipaje de la vida: recordó, para empezar, que el amor es la vida misma. Recordó la alegría perenne y esperanzada de quien no se rinde a pesar de cualquier circunstancia. Recordó el canto de la auténtica verdad. Recordó las razones por las que el camarada y amigo dan la vida por una causa. Recordó, amando, amar a su propia patria con el orgullo preciso para sentirla en lo más profundo del alma. Recordó que la muerte siempre dulce y burlona acompaña a la vida hasta el último suspiro. También recordó que desde el día que nacemos estamos condenados a morir. Estaba escrito. Emilio, era poeta de mala prosa y hoy ha muerto (redundante hasta la muerte). A nadie importa si murió de pena, o lo mató su innegable capacidad para la autodestrucción.

martes, 14 de enero de 2014

Una muerte anunciada

La capacidad que nace de mi inquietud por estar al día en lo que sucede en mi país me está matando. Quiero pero no puedo. Cómo es posible llevar al día el caso Gürtel, el de Bárcenas, el de Blesa, el de la infanta Cristina, el de Urdangarin, el de Matas, el de los ERES de Andalucía, el del arquitecto del PP, el de El Palau de la Música Barcelona, el del Aeropuerto de Castellón y el de los gobiernos autonómicos y sus porcientos. Hablo de memoria, o sea, solo cito algunos. En este país ya nadie puede robar honradamente, no hay jueces para juzgar, los acaparan los políticos y los grandes empresarios. Y luego los medios de comunicación dale y dale con lo mismo. Me iré de este mundo asfixiado por la corrupción. Tanto corrupto y tanta corruptela. La inclinación que tiene la clase dirigente de este país por delinquir es un proyecto de una muerte anunciada. Así es imposible vivir.

Dama del Azahar

Cuando el sol se encontraba a la máxima altura sobre Les Seniaes, y la esencia de las flores negaba sus fragancias porque Leo, el elemento fuego, no permitía el vaivén de los sueños. En tales circunstancias de infausta fantasía, nacía una virtud: La Dama del Azahar. Una niña de ojos decidores que mas tarde sería admirada, no solo por ser la inspiración de los poetas, sino por el mensaje sutil que emanaba de su alma limpia y tierna. Los años llevaron por su camino el desarrollo de aquella mujer de humildad y belleza (singularidad de las personas de buen corazón), hasta que llego un día que ese corazón sintió un descuidado estremecimiento; nunca antes había experimentado tan romántica sensación: frente a ella; con un halo de colores inexplicables, un hombre la miró dejando escapar una sencilla y armoniosa simpatía, pero aquella aprendiz de adolescente, guardo como un tesoro el encuentro mágico que nunca la abandonaría. Los sueños, las pasiones, las tristezas, las congojas, las incertidumbres y todos los descuidos de la vida sirvieron para hacer de aquella niña una mujer, y luego una dama. La Dama del Azahar le viene del paraíso donde todo comenzó, Les Seniaes, y es y será la inspiración todos los poetas. Una Dama que en cuyo corazón se encontraba una joya de amor incapaz de mostrarse a nadie sin un sentimiento de amor comprometido. Pero dicen que el amor es caprichoso y tiene sus recovecos, así, un día, empujada por un viento de poniente atarantado y bañada por el encanto de una primera vez, encontró el verbo de quien una vez soñó como objeto de su única pasión por descubrir, la poesía. Se dejó llevar por un poema a la vez que un coro de nuevas sensaciones arrebató la tranquilidad soñadora bajo el rocío de un embrujo pasional. El silencio fue testigo de la fusión del amor pleno de ensueños; del amor en constante ebullición. Y después de muchos versos y negados abrazos (distancia), el amor prendió en su corazón. Y de nuevo aparecieron en su vida renovadas esperanzas. Era una felicidad increíble para ella que había entregado casi todos sus sueños. Algo insólito. La poesía le había dado el amor que nunca imaginó por las oscuras y peligrosas bajadas y escabrosas subidas de su cuerpo; en el recorrido de la sangre por sus venas el fuego bullía. Y por el mismo sendero del sol, en un cruce de caminos, descubrió con su luz natural, más allá de los cuentos infantiles una nueva ilusión. Pernoctó por prudencia junto a un relato de viejas experiencias, y más allá del nacimiento del pasado, en el amanecer de un nuevo día se recostó relajada en el horizonte alejando de sí la creencia de imposibles sentimientos. Y volvió a la vida, a caminar nuevos caminos, a entregar besos de amor. Caricias de la vida casi olvidadas. Y resucitó en ella, en un espacio abstracto, las emociones y los sentimientos de nuevas sensaciones. Y apareció de nuevo el amor en su vida. Y nació una nueva aventura en su vida que se consolidará con la estética de los ensueños en lo más profundo de un corazón que aún le queda mucho amor que regalar. Y donde había páginas en blanco caladas con gotas de llanto, ahora brotan delicadas fragancias de azahar capaces de encandilar al más despistado de los poetas. Después de tantos años de insomnios, de sueños entregados y esperanzas inconclusas, en un nuevo amanecer, se encontró ante lo que había sido el todo de su vida, y recibió el suspiro tierno del amor en la realidad de un oleaje de nuevas inquietudes. Y en el atardecer de un día de invierno frío, aún con la humedad de sagitario, una mujer encontró un beso de amor bajo el mismo cielo con el mágico poder de despertar el sueño diamantino que, sin saberlo, guardaba con esmero a través de los años en un paisaje semioculto de su vida. (La felicidad es un lugar detrás del horizonte donde se fusiona la aurora con el alba para que salga el sol y amanezca cada día). La felicidad te espera. Ve hacia ella, no te entretengas, tu destino es el Bendito Amor y la Santa Poesía. Beso.

lunes, 13 de enero de 2014

Haití

Ando torpe de entendederas, no quería que me pasara la fecha pero me ha pasado. Las imágenes y los sonidos de su tragedia pegados a la piel. Hablo de Haití, del terremoto de enero del 2010. En medio de la desolación había gritos de desesperación que se repetían a través de todo lo que alcanzaba la vista. El último rayo de sol cubrió el horizonte como una despedida de solemne tristeza. Cada huella de sus gritos se deshizo en la penumbra y el rojo del véspero es ya solo un recuerdo en el dolor. Los adioses hacen su antojo: Son tragedias y no deja de ser una maldición. El blanco y oscuro de unas caras ahogadas en su llanto que esperaban la última expiración en el interrogante de los por qué. El terremoto protagonista del monólogo que cubrió de esperanzas por cumplir la crudeza de una realidad inesperada. El captador de sueños y el destructor de ensueños: todo uno. Una historia calada de miserias, de relatos que nos atizan en la memoria después de cuatro años. Nadie merece tanto dolor. Haití sigue siendo el mismo, sencillo y pobre, escudriñador, con un profundo sentimiento de esperanza. De cuando en vez ocurren seísmos en Haití. Antes incluso del próximo alba resonará otro. Dicen que ocurren de dos a cinco seísmos al año. Están acostumbrados a una misma melodía que se armoniza entre la constelación de un flujo de pausas y matices: la sangre por las calles. Es el verbo que expande sus conceptos con el miedo porque nace herido. La insatisfacción de sus experiencias más dramáticas. Entregado a vivir, un pueblo se muere sin dejar de escapar la señal intuitiva que lo guía en las retorcidas veredas de su destino. Consagrado en los gritos de dolor, con una sencillez admirable, Haití anda sencillo, camina pausado mientras clama ser respetado, quizá salvado, por los que no saben lo que ocurre. Símbolo de las atrocidades en su tragedia fecunda: Una vida que aún no es vida. Y sigue su curso en la magnitud de la desgracia cuyo dolor ahora permite unificar los corazones de un mundo ignorante de su estado civil. Si fuera un poema se traduciría en versos de aquelarres. Convivir con la muerte cubierta de harapos no es humano. Un pueblo eleva sus plegarias y nadie le escucha. Haití se quedó en las nubes y nadie le llora. Su inquietud mística lo hizo ser original y reposa más allá de nuestros conceptos dejando en el recuerdo miles de cadáveres por las calles, vidas irrespetadas por todos los que pudieron y no hicieron nada. Paradojas de la vida. Un pueblo pierde su luz y se forman nubes pintadas con una acuarela de rojo sangre. Haití es una certeza aletargada en su tragedia. El laberinto de un enigma. La muerte en su funeral. Haití siempre estará en las páginas ocultas de un de soslayo en el capítulo dedicado a la extrema pobreza. El mundo seguirá por su tempestuoso camino sin un ejemplo de empatía. ¿Podemos creer en un Dios que permite abandonarnos a la solidaridad humana? ¿Acaso tiene que ver Dios y el Diablo con todo esto? Después de cuatro años... Haití, ay, Haití.

"Reseteando" por Les Seniaes

De cuando en vez acostumbro a "Resetearme", del inglés "Reset". Reiniciarme con el fin de desintoxicar el espíritu. Es fundamental para quien vive más de una vida, de lo contrario mi mente absurda se negaría a seguir. (Fijo). Y para ello nada mejor que perderme por Les Seniaes... ay, es una delicia el aroma de azahar. Antes iba con dona, pero los tiempos cambian y hay que adaptarse a ellos... En cada árbol, en cada recodo del camino hay un algo de ella. ¡Joder, dona, Les Seniaes sin ti son menos paraíso!. Pero no me quejo, o sí, pero nada puedo hacer. Es la vida y hay que tomarla tal como viene por mucho que duela.

Es un milagro para creer llegar a Les Seniaes y encontrarse el mismo paisaje de ensueño, la vida pasa, pero donde todo comenzó sigue impasible como queriendo decir que hay vida más allá del dolor de alma. "Voy a darte vida", parecen decir. Es asear la mente, despejar de malos espíritus el horizonte y engancharse de nuevo a la ilusión por las pequeñas cosas que tiene la vida. Vivir el exterior es conveniente para no desengancharme del todo sin dar explicaciones.
    
¿Qué hacer sino? En los años altos de la vida a uno apenas le interesan las cosas materiales. Yo le quitaría un poco de morbo a la vida, ese interés malsano de ciertas persona. Sin embargo, existen personas que compensan la balanza y cambiarían su existencia por una mirada de soslayo. Corren malos tiempos para la vida y el amor, nadie debiera morir de amor. No. Y luego está la jodida incertidumbre, la crisis y sus consecuencias. La salud y la pobreza, no me canso: maldita redundancia.
   
A Les Seniaes nadie me acompaña, antes venía dona. No hace tanto a dona y a mí nos acompañaba Eugenio, mi viejo y sabio amigo, o lo íbamos a ver a su huerto. Siempre lo encontrábamos trabajando, pero hacía un descanso para dedicarnos su tiempo, su sabiduría. Sin apenas haber ido a la escuela no he conocido a nadie tan inteligente como él. La verdad siempre por bandera. En fin, ya son tiempos pasados que nunca volverán. Y me conformo. Cada loco con su tema. Y Dios con la María, a escondidas he de verte, como la canción. Recuerdo que un día me dijo: "Hace tiempo que no te veo". "Y tanto", le contesté, no nos conocemos. Soñar con Dios para mí no es aceptar su voluntad, es amar sobre todas las cosas. Amor y Poesía.
   
Amanece y he de volver a casa, otro día, cuando me sienta incapaz de seguir, y de nuevo tenga que "Resetearme" con el fin de desintoxicar el espíritu y mi mente absurda, volveré por mis pasos, pero ya no será lo mismo, porque unas se han ido y otros tienen otras prioridades.

Me urge buscar otros personajes para mi mundo de ficción... Como hacen en las empresas pediré que me envíen currículos para elegir. Una mascota no, un viejo tampoco, todas han de ser damas con sonrisas sin lágrimas que me inspiren Amor y Poesía. ¡Ufff!, no sé si encontraré una dama con su propia poesía y otra que me inspire todos los meses del año. Y la que en un descuido entre en de soslayo y me lea en el silencio. Han de ser tres, y con el tiempo me tienen que llegar a querer. A un Eugenio no, es único, y dona tendría que resucitar, porque otra dona no existe (Enric, no insistas. De cualquier manera gracias). Nadie como dona para velar mis ausencias y no separarse de mi lado cuando me iba a recorrer otros mundos. Dona era única.

domingo, 12 de enero de 2014

Los porcientos y sus abusos

Como es domingo de ir a misa y decir la verdad, podría comenzar el de soslayo de hoy preguntándome, ¿qué sería de mí sin ella? Pero no me atrevo: hoy no está el horno para bollos romanticonos, ni siquiera para las cosas que al amanecer le voy escribiendo al amor y a la vida, porque quiero quedarme en su vida para siempre. Porque para mí la muerte sería su ausencia.
   
Me explica que si fuera cierto lo que dicen las estadísticas que por cada cigarrillo que se fuma se pierde una hora de vida, y por la comida que coincide justo con su dieta se pierden dos años, ya no tendría necesidad de contabilizar los que pierde conmigo, porque ya se habría quedado sin años. Hablo de mi esposa, y tiene razón, las estadísticas son la desesperanza que te lleva la vida con los porcientos sin darte tiempo a rectificar: no hay persona en el mundo capaz de resistirse a ellos. Lo que no dicen las estadísticas es que lo que mata a mi esposa también me mata a mí, y yo voy a vivir muchos años, pero un día menos que ella, porque quiero regalarle toda la vida que llevo sobreviviendo por ella. Y conste que solo contabilizo los años que he vivido intentando ser como la mayoría y los que me mataron por las injusticias que me hicieron pasar. Pero si el que lleva el cometido de los que amanecen al día siguiente me borrara de la lista, o un accidente, o me asesinaran, o simplemente se acabaran los días que me quedan por vivir, seguiré viviendo para regalarle más vida. 
   
Cada vez que el día se hace noche y me acomodo frente a mi viejo ordenador y me convierto en otra persona, un ser sin ataduras ni complejos, un escribidor libre, por cada historia que escribo acumulo días de vida, y para que pueda regalarle más días a mi esposa, seguiré escribiendo cada noche a la vida y sus descuidos, al bendito amor y la santa poesía. (Lo que quiero decir es que mi esposa no dejará nunca de fumar, así que va en serio).

sábado, 11 de enero de 2014

¡Patria y honor!

Una amiga me dice que le explique, que no entiende, incluso si fuera literatura no entiende. Pues bien, si está torpe de entendederas es su problema. Yo solo quiero que me arreglen el ordenador, que me invite a un tequila y que se lleva a la Infanta de España con lo puesto a su México lindo y querido, ¿es mucho pedir? Pero ella nones, a lo suyo que es lo que le importa. -¿Qué y por qué? -Pues na de na. Estoy seguro que si se lo pidiera otro... Enrique, por decir, que ni canta bien ni es guapo, ¿entonces? A mi amiga yo no la entiendo, de ahí que diga que a las mujeres se las puede querer pero no comprender.

De tus ojos la mirada

"El pasado ha huido; lo que esperamos está porvenir, es el porvenir que nunca llega; pero el presente es nuestro, amor".
  
Los ojos de los cocodrilos tienen doble párpado, asustan. Los ojos de los cangrejos son aéreos, están por encima de su acorazado cuerpo. Las serpientes y las águilas son los que poseen los ojos con miradas más agresivas. Miedo. Y tus ojos son los que tienen la mirada más triste.
    
Cada retina del ser humano acumula millones de experiencias, son vivencias buenas y malas, esperanzas entregadas, amores y desamores, enfermedades, porque los ojos no son otra cosa que la presencia externa del cerebro. En buenas condiciones de luz, el ojo humano puede exteriorizar todo su contenido. Dicen que los ojos son el espejo del alma.
    
Querías conocerme y nada ni nadie te lo impediría. El tiempo pasaba y no estabas dispuesta a morir sin conocerme. Decidida, un día rompiste amarras y te acercaste a mi viejo mundo; fue llegar y preguntar por mí, pero nadie supo decirte, entonces recordaste el paraíso donde todo comenzó: Les Seniaes. Y entonces... No hicieron falta presentaciones, sin embargo, al vernos y cruzar la mirada tus ojos no pudieron soportar el momento y tus párpados tuvieron que acudir en su ayuda. Y sin apenas una mirada de soslayo, huiste a tu lugar de origen despavorida como solo un pájaro asustadizo huye del peligro de la naturaleza que le da la vida. Pasaron los meses, quizás años sin tener noticias tuyas, aunque sabía que me leías cada noche en el silencio. Pero el tiempo impaciente no espera por nadie temerosa, y poco a poco te fuiste alejando de la poesía que te dio vida. Y tus ojos de mirada triste dejaron de leerme para siempre en el silencio... (Así acabará lo nuestro).

viernes, 10 de enero de 2014

Flores de demencia

Y pensar
(confieso)
que de mil maneras
quise disimular tu nombre justo al lado de la palabra...
Siempre hubo un decir breve con tu nombre en mis escritos.
 
En vista que la tristeza no merece condena,
¿por qué no le hablas de tu vida al amor,
de tu larga agonía,
de tu pena,
de la tardanza en hacer justicia?
 
Háblale al amor y dile que pare el tiempo,
que la vida no siga sin ti.
Háblale, dile al amor...
   
Y tú,
dile a la mirada de tus ojos que mientan,
que nadie sepa de tus sentimientos...
Y que vuelvan a leerme en la noche desvelada,
porque estás en todas partes,
fantasmagórica y real en mi mundo.

La nueva tienda de Ikea

"100.000 solicitudes para 400 empleos en Ikea Alfafar (Valencia)".
    
Mi esposa me han regalado una caja de herramientas (a pesar que dice que soy un inútil). Es muy completa: tiene un juego de lleves allen y un diccionario sueco. 
    
Cualquiera pudiera pensar que me gusta la fabada asturiana y no la comida sueca, o que los muebles de Ikea son un problema de montaje y donde estén los del viejo ebanista de mi pueblo, que además no les falta el más mínimo detalle, incluido ese jodido tornillo, pues no. A mí, y a 100.000 solicitantes más de empleo, de momento, y hasta que elijan a los afortunados 400, Ikea es un dios (o una diosa). El trabajo está malamente en este país... Por cierto, hay gente que cree que esto es un país, pues tampoco, las cosas como son. "Cuando al vida es un martirio, el suicidio es un deber". Lo escribió Vargas Vilas. Y pensaba (lo sé de fijo) en la ciudadanía de este país sin empleo ni porvenir. 

El Dios triste

Mirando la alameda, de otoño lacerada,
la alameda profunda de vejez amarilla,
como cuando camino por la hierba segada
busco el rostro de Dios y palpo su mejilla.
 
Y en esta tarde lenta como una hebra de llanto
por la alameda de oro y de rojez yo siento
un Dios de otoño, un Dios sin ardor y sin canto
¡y lo conozco triste, lleno de desaliento!
 
Y pienso que tal vez Aquel tremendo y fuerte
Señor, al que cantara de locura embriagada,
no existe, y que mi Padre que las mañanas vierte
tiene la mano laxa, la mejilla cansada.
 
Se oye en su corazón un rumor de alameda
de otoño: el desgajarse de la suma tristeza;
su mirada hacia mí como lágrima rueda
y esa mirada mustia me inclina la cabeza.
 
Y ensayo otra plegaria para este Dios doliente,
plegaria que del polvo del mundo no ha subido:
"Padre, nada te pido, pues te miro a la frente
y eres inmenso, ¡inmenso!, pero te hallas herido."
  
La chilena Gabriela Mistral, poeta, falleció el 10 de enero de 1957 después de una larga enfermedad. Fue premio Premio Nobel de Literatura en 1945. 

jueves, 9 de enero de 2014

Inquietud

El manejo de las relaciones sentimentales es un verdadero conflicto de intereses, es angustioso, lo digo arriba y lo sostengo abajo. Cuesta mucho mantener una relación sentimental debido al momento tan dramático que vivimos. Siempre hay prioridades que tenemos que atender antes que los asuntos del corazón... Lo digo yo, pero es evidente que no estoy solo en esta afirmación. El asunto habla de una sociedad que se desentiende del amor. Acostumbrados a no darle importancia a una sonrisa ahora ya nadie nos sonríe, ni un abrazo, ni un beso... Cada uno va a lo suyo. Apenas mínimas disputas de debate evidencian nuestras flaquezas culturales. Una amistad permisiva pasa de soslayo y no se da cuenta que hay alguien que necesita más que un "buen día" de compromiso. Nos relacionamos mal y mantenemos peor nuestras relaciones sentimentales; hoy por hoy, imposible una relación de amistad.

A una amiga parca en palabras

Esta noche me mortificaba con un angustioso conflicto de intereses sentimentales, cuando de repente me percaté que estaba viviendo una paranoia. Mis paranoias me aterran. Son locuras, pensamientos que son y no. Es jodido. A veces puedo apartar de mi mente alguno antes de que se apodere de mí. Mis pensamientos, paranoias o no, me desvelan en medio de un absurdo que, como un hilo interminable, va envolviendo la tranquilidad de mi estado mental en una tormenta de incontrolables y absurdas verborreas.
  
No lo puedo evitar, soy débil, así, haciendo uso de una desinteresada disposición a sentir profundo, opté por revivir experiencias de unos días atrás donde la desdicha me acompañó hacia otros duelos donde se vive la paz y la armonía a la sombra de los cipreses. A veces prefiere uno estar muerto en uno de esos cementerios donde se cumplen las leyes y el respeto colindante. Allí acaricié el viento frío, pero también me sentí tranquilo contemplando la lucidez y el valor de cada persona muerta; la amistad, también la cortesía y toda una dinámica de experiencias respetables. Añoranzas de tiempos recluidos del pasado, pero no iguales a los actuales, porque esos pensamientos irregulares de ahora no son serenos como los de antes. Virtudes de convivencia conforme a las normas del desafuero. No siempre me doy cuenta que esas alteraciones provocadas en mi psique se manifiestan rígidas en el transcurso de una cotidianidad que ya nunca será igual. Por ahora, solo me queda sentirme satisfecho en general.
  
Puedo asegurar que la conducta que armoniza con el pensamiento produce dolor de de alma. En un paisaje de sentimientos contrariados con apariencias esqueléticas, hago de una relación un fracaso. No se puede decir que aquí todo es perfecto, pero en ese juego de consciencia gregaria y configuración mental de lo cotidiano, los sentimientos me permiten hacer planes de futuro. 
  
A una amiga parca en palabras le diría que lo que importa es lo que se siente y no lo que se dice... Yo, cuando quiero oír palabras sobre palabras enchufo la televisión, y cuando quiero sentir pienso en quien bien me quiere. En alguien como ella que me lee en el silencio... (Que no te enteras quién es quién).

miércoles, 8 de enero de 2014

Por alusiones

Pedí a los Reyes Magos un ordenador, pero no tuvieron a bien dejármelo. Bueno o malo qué más da... Yo quería un ordenador. No es broma, llevo lo que va de semana y la anterior de prestado. Éste no va. No va o me dejado por otra. Ni me ordena ni hago vida de él. Y así no puedo seguir. De infausta recordación para mí el Día de Reyes cargado de noticias trágicas: la subida de la luz, el tren, y lo que no recordaré hasta el último día de mes, pero sobretodo por un nuevo ordenador que no me dejaron. Nadie sabe lo que significa para mí un ordenador. Antes no era así, siempre nos llevamos bien, pero ahora... ¡Me quiero morir!. Estoy esperando por el informático, y será lo que tenga que ser. O él o yo. Si no lo mato que se suicide, hablo del ordenador no del informático, ¡por Dios!, pero de hoy no pasa, si aparece el informático, claro. Y en esas estamos. Impotente, no quiero seguir hablando del asunto. Corto y cierro. Voy a gritar a Les Seniaes. Muchas gracias.

Es la palabra

Ayer razonaba con unas amigas acerca de la literatura y disentíamos en el fondo. Nos faltaba un buen café... lástima. La literatura es un arte que empleamos como medio de expresión de una lengua. Y tratamos de expresar lo que queremos de manera clara. Pero la literatura tiene un gran problema y no es otro que la palabra. No existe la composición literaria, solo palabras... palabras sobre palabras que dicen lo que quieren o lo que quien las lee interpreta. A veces un relato, un cuento chino, una carta de amor o simplemente la lista de la compra. Es la palabra.
  
La palabra no es lo que parece, no limita su alcance al campo lingüístico. Ni siquiera es lo que dicen ser. En su origen etimológico -el latín parábola- existe la indicación de contenido amplio, de acaparadora perspectiva: una función participativa en el fenómeno humano del contacto entre hablantes mediante vocablos audibles o escritos. La RAE dice de la palabra -entre otras acepciones-, que es la facultad de hablar. Pero la palabra es más. La palabra tiene su fondo científico en las ideas de la naturaleza del lenguaje más allá de los puros sonidos y grafías. Ahí radica su importancia, su utilidad, su sentido y su gravedad. La palabra es, o puede ser puro veneno. Todo depende del cuidado que cada cual quiera darle al relacionarla con el pensamiento y un sentido. El lenguaje lo invade y domina todo. Y no se conforma con un área ejemplarizante más o menos sencilla, la palabra es fundamental en la vida de las personas. Lo que ocurre con el lenguaje repercute en la sociedad de una u otra manera. La palabra es por naturaleza multifacética y motiva, se reviste así de una importancia que no es exclusivamente comunicativa, es indicadora de aspectos determinantes en cuanto a la vida del conglomerado que las expresiones humanas manifiestan. La palabra se oculta entre líneas, le gusta disimular, insinuar, es capaz de decir sin decir, es malintencionada y puede llegar a ser mortal. Aunque tiene la capacidad de volver a la vida a las personas de buen corazón que la sepan apreciar. Es la manera de decir, de usarla la que interesa al lector u oyente. Es la naturaleza objetiva de las formas de hablar como un campo vital, no simplemente de forma. La palabra cobra trascendencia llamativa de urgencia concreta, quizá de líder social. Su altivez y gallardía reclama atención por los elementos que desde el mismo se advierten en esta etapa del acontecer social porque es ética. La palabra es "ordeno y mando". El mal uso de la palabra puede acarrear perjuicios no solo formales, sino de contenido esencialmente morales y de manera universal, no especialmente relacionados con lo bueno y lo malo. La palabra repercute de manera clara en lo sociológico y filosófico de la vida, y más... mucho más si se considera que una realidad se relaciona con otra en la vida, "vidas paralelas". Porque la palabra también inventa vida. Es la vida misma, y en cualquier época. La palabra y el sentido que cada cual le quiera dar a través del propio lenguaje representan de una manera inequívoca armonía. El funcionamiento de los sentidos o la descomposición de los mismos... Es la palabra y sus maneras de decir. A propósito de decir, y pienso en quien no se haya sentido favorecida por una traducción fiel en un de soslayo a veces trasgresor: "Para dirigirme a las damas prefiero el italiano, para tratar con hombres el francés, y para hablar con Dios el español". Esta aclaración se la atribuye al rey Carlos I. Lo que quiero decir es que de soslayo solo habla con Dios cuando sueña, o sea, que escribe al amor en español, de ahí que a veces alguien dice que es poesía.

martes, 7 de enero de 2014

Hablo de Literatura

Luego del perdón de los pecados, sería pertinente, para crear con los humildes de corazón un espacio libre de influencias nocivas. Porque para interpretar los deseos, los anhelos, las ilusiones, las emociones, los sentimientos, y lo que el día considere hace falta un lugar tal vez en el silencio. Para traducir a mil lenguas el bendito amor hace falta un rincón en el silencio. Y Fe:

Porque sin Fe no hay Poesía. 
Porque sin Fe no hay Creación.
Porque sin Fe no hay Esperanza. 
Porque sin Fe no hay Confianza...
y sin Confianza no hay Fe.
   
Aclaración al texto: Digo "sería" pertinente y no "es", porque aprendí lo suficiente y no volveré a jugármela, porque amo tanto, porque tanto amo, porque soy Feliz solo al sentirla cerca. Vale el silencio, incluso vale el olvido. Simplemente es un recurso literario que considero pertinente. No es arrogancia, es confianza lo que me gustaría que hubiera. Porque aquí no valen los favores. Porque nunca cambiaré. La Palabra como instrumento. Hablo de Literatura.

Aquí no hay quién viva

Vivir en la ilusión no es malo, lo digo yo que vivo permanentemente en ella, porque cuanto más vida tenga comprometida en la ilusión me hace más llevadera la vida, al fin y al cabo, soñar no cuesta nada. Sin embargo, lo que no se puede vivir es de ensueños. Sería como mantenerse del maná caído del Cielo, o sin pan en la Tierra.
 
Según parece, gran parte de la sociedad de este país vive de ilusiones, son ilusiones creadas por las promesas de los políticos alrededor de los cuales nacen y mueren todos los ensueños. Por esa razón es que estamos hundidos en la más abyecta miseria económica, moral y ética. Somos, exactamente lo que nunca debimos ser, el país donde la corruptela es habitual. Nuestra clase dirigente es posiblemente la más corrupta de la UE.
 
Y da pena que apenas entrando el nuevo año todo siga igual. Corrupción, nuevos imputados y otros descuidos, y más pobreza, Y más Violencia de Género. El nunca acabar. Hacemos lo contrario de lo que debemos; lo que pregonamos no es lo que hacemos. Somos culpables, unos más que otros, pero todos somos culpables.
 
Me había propuesto dejarme llevar en las próximas elecciones, ir con ilusión a votar. Y no sé, he perdido la fe en la clase dirigente. La ambición ilimitada, la prepotencia, el abuso de los señores dueños de los partidos políticos parece no tener fin... Su oratoria es simplemente un insulto a la inteligencia de la ciudadanía. El pueblo no es culpable... pero tampoco inocente.

Cristina

Cristina: Una mujer cree posible transitar por la vida política sin pagar el precio de su aceptación. Creciente es la corrupción en este país, y ella lo sabe. Bienvenida a la nauseabunda corruptela, señora mía, ojalá usted consiga ser una gran política sin caer en la tentación. Más líbranos del mal.
   
Su popularidad sigue subiendo según los sondeo, incluidos los de sus adversarios. Es una realidad. Y dada la tradición política de un país con vocación de erario, solo cabe darle tiempo al tiempo y ya veremos... ¿Se soltara el loco de la maledicencia y aparecerá la imputación en su carrera? Según un político de la oposición ya posee, junto a un conocido testaferro, una cuenta bancaria en un país libre de impuestos.
   
Cristina ya es una auténtica profesional de la política, una vez más no se ha ha roto la tradición. La denunciaron ante los tribunales de justicia y quienes emitieron la denuncia están privados de credibilidad, incluso el juez fue imputado por la fiscalía de oficio. Con el juez sustituto el asunto quedará en nada, borrarán algún discos duros, no aceptarán a prueba unos correos sacados a la luz por la prensa y las escuchas telefónicas no tendrán valor ante el nuevo tribunal, y la diputada Cristina absuelva de todos los delitos. Solo votar la Ley del Aborto y santa para la eternidad. Luego de la sentencia absolutoria por falta de pruebas, le prometieron cuarenta años de escaño en el hemiciclo. Honores para Cristina. Ahora ha pedido al presidente que la proteja de la gripe y le de un puesto de mayor relevancia con despacho, secretario y coche oficial para viajar por España. España es un país hermoso.
   
¡Que la difamación no quede impune!, grita el pueblo. ¡Que ningún ciudadano afirmé en medios de comunicación o en las redes sociales lo que no puede demostrar en los tribunales!, responde Cristina. Un político no es culpable, y si lo es ha prescrito el delito. Nadie puede fusilar la reputación de un político. Es indemostrable. Los tribunales de justicia están para velar por los sueños de los políticos.
  
Ojalá la clase dirigente asuman la posición de la honradez algún día. Y amén.

lunes, 6 de enero de 2014

Alexia

Dicen que fue un cuento de Hadas. 
  
Todo comenzó hace muchos años, cuando una niña, Alexia, nació el 6 de enero en un frondoso bosque fruto del amor. Sus padres no daban crédito: su hija había nacido la misma noche de la ilusión, la Noche de Reyes y en el bosque. Un milagro para creer. Y lo más sorprendente, la niña Alexia tenía hábitos extraordinarios para una recién nacida, pues era aficionada a la danza y se pasaba el día jugando entre risas y alegrías. Sus padres consultaron libros de ciencia y especialistas que habían hecho el juramento Hipocrático a pesar de que Hipócrates rechazaba leyendas y creencias mágicas. Pero nadie les daba una convincente explicación. Sin saber el porqué de tan enigmático comportamiento, un día, su madre recordó a un viejo del pueblo, el Tío Rull, le decían. Era un hombre sabio que había conocido cuando también ella era niña como su hija Alexia. Y le fue a consultar:
  
-Tío Rull, ¿puedes dar explicación al hecho de que mi hija nacida en el bosque la Noche de Reyes, se pase todo el día danzando y jugando entre risas y alegrías? Nunca llora. No enferma. Siempre está feliz. No es una niña como las demás...
-¿Cómo explicar un sueño? Le respondió el Tío Rull. Lo sueños, como la poesía, no se explica, se entiende o no. Te contaré una historia que ocurrió hace muchos años en Les Seniaes, un pedacito de cielo cercano al pueblo. Por entonces, el lugar fue visitado por un número indeterminado de Hadas en busca de una niña elegida por el destino para suceder los poderes mágicos de la fantasía. La niña nunca apareció. Se dijo su nombre pero ahora no recuerdo... Sin embargo, el alcalde promulgó una disposición: "hasta que no aparezca la niña destinada a suceder los poderes mágicos de la fantasía queda prohibida la entrada a Les Seniaes".
   
Hay personas incrédulas que niegan la existencia de las Hadas, otras aseguran que su poder de trasformación les permite perdurar en el tiempo. Nadie sabe.
   
¿Cómo dices que se llama tu hija?
-Alexia.
-¿Estás segura?
-Tío Rull, ¿cómo no voy a estar segura?
-Mi memoria ya no responde, pero es posible que ése sea su nombre: Alexia.
   
No hay constancia alguna de que haya sobrevivido ni aparecido la niña destinada a ser elegida para mantener en el mundo los poderes mágicos de la fantasía. Tal vez se llame Alexia. Luego de siete años de este sucedido, el Tío Rull ha muerto. ¿Hada Alexia? Quién sabe...
  
Felicidades, Alexia, Niña o Hada, que seas muy feliz en tu día.