sábado, 31 de diciembre de 2016

Soñé.

Soñé que me quedaba en el 16.

Soñé que mis pasos no se movían del sitio.
Soñé que mis preguntas eran todas del millón.
Soñé que mis conclusiones eran cementerio de silencios.
Soñé que mis pensamientos derrotistas no me daban tregua.
Soñé que no me alejaba de la barbarie, la impunidad, la injusticia.
Soñé que el amor sempiterno había muerto y que por eso.
Soñé que estaba a salvo, y estoy a salvo, pero perdido.

Soñé y sigo soñando con el 17.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Paz y amor en el 17.

Digo paz y amor y me temo que no será para todos y todas. Los de siempre seguirán perdiendo. No es pesimismo es la verdad o la realidad. La verdad cada vez tiene que ver menos con la realidad. Todo es mentira, nada es amor. Solo tango. Mentira. Las cosas que pasan ya no vuelven más, son fantasía. Ni sus ojos azules de mujer vencida... Me dijo ¿Palabra del Niño Jesús? Y no la volví a ver. Todavía tengo un sueño que cumplir con ella. En el 17 tal vez.
 
Y para colmo, como si tuviera algo que ver, o fuera en ello mi vida, mi esposa me regala un teléfono móvil a cambio de que abra una cuenta en facebook. Será la quinta vez que anda ese camino. Ni teléfono móvil necesito para estar siempre localizado. Si acaso por Ian. Si ya tengo uno teléfono para qué quiero dos. Ganas de tirar el dinero. Sé que las redes sociales hoy son como el Alcázar en otros tiempos para estar bien informado, hasta Rajoy da comunicados oficiales en twitter. Pero yo no tengo nada interesante ni que interese que cantar: no tengo ocurrencias, imaginación, ingenio, ni siquiera talento para difamar. Qué desperdicio de neuronas.

Y yo que casi era feliz... Todo en esta vida es subjetivo. Subjetivo, según la RAE "perteneciente o relativo al modo de pensar o de sentir del sujeto". Pues saben qué, el sujeto da pena. Su manera de pensar me ataranta. Y si dijo sujeto digo sujeta que vive al margen de la realidad. No se puede vivir erre que erre con la misma manera de pensar. Si no evolucionamos, la experiencia estética que Borges definió como "quizá ya ocurrió", más que conocimiento será Arte. Paz y amor en el 17. Gracias... (de nada).

Joan Brossa.

Fin del ciclo.

Las hojas caídas obstruyen el camino.
Imagino que soy el que no soy.
Aquí me estoy muy quieto.
Procuro no moverme
y ocupar el mínimo espacio.
Como si ya no estuviese allí.
El silencio es el original,
las palabras son la copia.

Joan Brossa, poeta, falleció el 30 de diciembre de 1998.

jueves, 29 de diciembre de 2016

La casa de los naufragios.

De repente llueve y me trae a la memoria lluvia de lágrimas como recuerdo. ¿Sigues enfadada por aquello? Aquello a mí me suena a antiguo. Pasó mucho tiempo y sigue lloviendo lágrimas de impotencia por tus mejillas. Quiero para ti lágrimas de alegría. Naufragas en tus lágrimas de impotencia. Ya te vale: nadie es culpable.

Te preguntarás qué sabré yo si llueve lágrimas de impotencia o de alegría por tus mejillas, y si naufragas en ellas. El tiempo pasa y llueve sobre mojado, recuerda. La Navidad es alegría. No es tiempo de correr por tus mejillas lágrimas de impotencia ni tampoco de concebir rencor. Imagino tu corazón descansando apacible a la orilla de un mar cercano al fin. No vuelvas a caminar solitaria bajo la lluvia que no moja. Estabas perdida, vivías ausente de la realidad. Ahora tu caminar solitario experimenta nuevas sensaciones... No concibas el rencor en ti ni en la gente que te quiere.

Sustituye la lluvia de lágrimas de impotencia por lluvia con lágrimas de alegría y déjate llevar por el reposo de la luna que hoy luce brillante. Deja ir esa ansiedad y aprovecha las fiestas navideñas para vivir con humildad descargando la maledicencia que hay en tu alma. Mira de soslayo el pasado y de frente lo cotidiano; y deja de agitar tu cabeza plena de arrogancia que, como a mí, nos estás volviendo tarumba. Aléjate de la palabra inútil. Superar malas experiencias nos hace ser mejores personas. Por mí no volverás a habitar la casa de los naufragios. Gracias... (de nada).

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Remembranza.

Cuando hablo de mí no me presento como modelo de nada, pero al haber bebido durante tantos años en la fuente de la vida confieso que tengo que hacer un gran esfuerzo para reconocerme frente al espejo, y no por las arrugas de mi cara, que me favorecen, sino por el país donde habito. Este no es el país que soñé. Pero sigo siendo el mismo, mejor quizá. Creo que los años me han hecho mejor persona aunque solo yo lo perciba desde que no está Eugenio.

Debo mucho a la vida, y pongo en conocimiento a quien pueda interesar, que nadie que haya puesto su confianza en mi se ha equivocado pues no he pactado jamás con el maligno, ni hice tratos con asesinos, ni desprecié una sonrisa. Amo la vida, y por ser respetuoso con todos y todo, trato de hacer camino y pasar de puntillas por él para no ofender, vivo con lo que tengo y no echo falta nada. Me considero fiel a mí mismo, leal a mis principios y causas. No comulgo con simuladores y cínicos, con malvados insensatos ni vividores por cuenta ajena. Y me trae sin cuidado la muerte.

Todos estamos sujetos a los ripios de la condición humana, somos imperfectos, pero yo aprendí del refranero popular que "no se debe mear en el vaso que luego usarás para beber". A veces ocurren cosas que si no las denuncio estoy seguro que dona me ladraría desde el más allá. Quien escribe como un quijote con manchas se alegra de que la vida le haya tratado bien. Soy feliz aunque a veces lo disimulo porque no lo es todo el mundo; los impresentables que nos gobiernan ahora y antes deberían oír a dona ladrar cuando razonamos sobre cómo nos han dejado el país; como un erial. O no sé. Se han tragado el país: ojalá lo vomiten ante los tribunales de justicia con sentencias ejemplarizantes unos, y así las otras que vienen detrás tomen buena nota. Tanto latrocinio continuado no hay país que lo resista.

Soy feliz, lo dije y es verdad, aunque a veces lo disimule, pero echo en falta a dona. Me gustaría tener la oportunidad de volver a compartir con dona otros sueños, también otras ideas con diferentes argumentos, esperanzas, ilusiones. Levantarle al fin la falda a la luna en la noche más estrellada. Joder, dona. Disculpen, lo de hoy viene al caso porque ayer de nuevo fui a su encuentro y no estaba. Creo que he perdido la noción del tiempo desde que ella no me cubre las espaldas. Ayer volví sin haberme ido y no estaba en el más allá, ni en el más acá cuando regresé. Sigo siendo el mismo pero no tan joven ni tan sano. Gracias... (de nada).

Sergéi Yesenin.

Hasta pronto, amigo mío.

Manuscrito escrito con sangre que se encontró
en la habitación donde Sergéi Yesenin se suicidó

Hasta pronto, amigo mío, hasta pronto,
querido mío, te llevo en el corazón.
La separación predestinada
promete un nuevo encuentro.
Hasta pronto, amigo mío, sin gestos ni palabras,
no te entristezcas ni frunzas el ceño.
En esta vida el morir no es nuevo
y el vivir, por supuesto, no lo es.
 
Sergéi Yesenin, poeta, falleció el 28 de diciembre de 1925.

martes, 27 de diciembre de 2016

A saber se va a la escuela.

Tengo que salir sí o sí de estas maravillosas fiestas navideñas si no quiero dar en loco. No es que me importe perder lo que nunca tuve, claro. El caso es, sucede qué. Buen día caballero... Buenas tardes señorita. De ser caballero, me pido ser andante caballero, o caballero a lomos de rocinante. Si soy el de ayer, ¿por qué hay quién me saluda hoy y no ayer y además me imagina caballero? Mejor me imaginara más guapo y estupendo. De joven quería ser cantautor porque un pariente lo era. Pero también quise ser cura para saber por qué carajo se va a misa cada domingo con un vestido diferente. Si quise ser lo que no fui ¿por qué ahora soy lo que no quiero? "Uno de cada cuatro valencianos es mayor de 60 años". Uno yo. Pero no hablo de ser viejo, estoy encantado con ser viejo y poder cantarlo. Hablo de que quiero ser un personaje de ciencia definición y no Donald Trump. Para se Donald Trump prefiero ser Mariano Rajoy. Mi castigo no será ser quién me imagine al doblar la esquina, la esquina estaba doblada antes de que yo llegara. Tú, como Descartes: "Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro". Quien me saluda y me imagina caballero en Navidad que me salude el resto del año o no me salude. Por cierto: A saber se va a la escuela. Gracias... (de nada).

Un "emilio" arrepentido.

Recibo un "emilio" en el que alguien me pide desesperadamente ayuda para volver a la verdad que le hará libre. Dice que leyó en de soslayo algo que le hizo pensar que le podía ayudar. Hay que joderse, ni que fuera profeta, psiquiatra, chamán, bruja o yo qué sé. El "emilio" es anónimo pero tiene toda la pinta de ser mujer quien lo escribe. En este país, para bien o para mal, te levantan un chisme de vecindad y te puedes echar a dormir con la conciencia tranquila.

En Juan 8:61, Jesús dijo a los judíos que habían creído en él:
"Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres".

Pudiera ser verdad, pero hoy en día ¿dónde vamos a encontrar la palabra que nos hará libres? Nadie se fía de nadie. A Ian le digo: "no, eso no, Ian. Que si quieres arroz, Catalina. Por cierto, ¿alguien sabe quién es Catalina y si le gusta o no el arroz? Pregunté y nadie sabe, y eso que vive en Valencia. Nadie sabe pero todo el mundo dice y obra y luego meten la pata de atrás donde no deben y entonces piden ayuda cuando es tarde. Para lo que no es tarde es para ir al informático y comprar otro disco duro porque ése está rayado de mentiras y calumnias. ¿Qué verdad?

Porque es Navidad y el país le importa un carajo incluso a Rajoy, Catalina, sea quien sea, puede volver a la verdad o volver al lugar de donde vino si aún la quieren: nadie la echará en falta. La única verdad que importa es que la gente se siga muriendo de insolidaridad, desamor, soledad. En Navidad el país reinicia las promesas incumplidas y la gente es estupenda y los amigos amigas. Y amén. (Nada me debes, nada te debo, estamos en paz). Gracias... (de nada).

lunes, 26 de diciembre de 2016

Mi palabra exacta.

Flor de María: Me prometiste buenas madrugadas y nunca dejé de tenerlas; algunas realmente serenas. Gracias.

La pasada semana una amiga de poncho deshilachado escribió agradecida a los lectores en su blog. Ella tiene, como yo, una relación social más bien escasa, pero lo que es en su blog, los lectores se la disputan por su talento. Escribe cuentos, y de cuando en vez a Dios que un día, jugando con María entre nubes de algodón se descuidó y entonces... De tener pruebas, yo no lo perdonaría. Pero mi amiga, además de escritora de talento reconocido es musa de poetas y no sé. También escribe a su familia. Y sobre un vecino asesino en serie. Creo que su vecino asesino es real como la vecina chismosa. Es una amiga especial y en el último comentario dio gracias a sus lectores -demasiados lectores para mi gusto- por pasar por su blog y opinar. Vale, le tengo envidia, no tanto por sus lectores, que también, sino por su gran humanidad. Para mí siempre tiene palabras de verdadero afecto... Nos caemos bien... nos queremos que es más. Pero como toda persona humana tiene defectos, uno no es pequeño, se lo digo siempre que tengo ocasión: mi amiga es mujer y se jacta de hacer muchas cosas a la vez y en realidad no hace una al derechas. Pero es mi amiga y la quiero. A quién pueda interesar, se llama Flor de María, y si tienen la suerte de conocerla, no dejen, por más que les insulte, porque tiene un carácter de aquí te espero moreno, intentar que les acepte como amigos. No encontrarán una amiga igual. Sé lo que digo. Yo tuve otras amigas. Sé lo que digo.
 
(Y lo sé, porque hasta ayer tuve otra amiga y le di con la puerta en las narices después de que ella hubiera cambiado sus caderas de acera. Se pudiera decir que antes me dio ella con la puerta en los morros, pero un paisano de antes no reconoce que una amiga cambie sus caderas de acera y le deje con pena y sin consuelo. A partir de ahora con su recuerdo haré otro personaje para de soslayo. De ella diré que no dejaré de quererla y que fue mi mayor decepción).
 
Pero no todo está perdido, como es natural, mientras haya una Flor de María en el mundo siempre será primavera y las mariposas vuelan libres. Por más decepciones, habrá buenas madrugadas salga el sol por las buenas o intenten ocultarlo por las malas nubes negras. Flor de María solo hay una. Ya me cayo que no quiero dar más pistas: se llama Flor de María y es mi amiga del alma y se acabó. No insistan. Gracias... (de nada).

domingo, 25 de diciembre de 2016

Una espina navideña y un perdón.

La Nochebuena de salud bien, gracias, Ian se hizo dueño y señor de la noche hasta que el sueño lo venció. Imagino que el próximo año me vencerá a mí antes que a él... Que las prisas no me quiten el sueño porque cada día tiene su afán. A veces llevo las prisas arrastras, otras veces voy acelerado y las adelanto. Supongo que ya no tengo remedio.

Cada cual tiene la oportunidad de decidir el qué, el cómo, el cuándo, y sobre todo con quién. Que los excesos no nos cieguen el camino y nos permitan volver ligeros a la sacra verdad. Ciertamente, el amor cotiza a la baja, vive rodeado de incertidumbre: así no hay forma de volver al amor que un día fue poesía. Somos prisioneros de nuestras miserias. Sin embargo, no es tarde para volver si se tiene el equipaje hecho de buenas acciones y mejores intenciones.

Recuerdo los besos que nos dimos y los sueños que impidieron otros besos. Los dos perdimos porque nada fue igual después de que dejaras de ser la mujer que creías que podías seguir siendo antes de tomar la decisión que tomaste. Me acerqué a ti como un libro abierto y... No se trata de aquí no pasa nada y si pasa las culpas de otros son, se trata de hacer lo que nos comprometemos a hacer de la mejor manera posible. Yo me he comprometido a no perder ni un minuto de mi tiempo en convencerte (porque no estás, vives ausente), que defender los derechos fundamentales de la gente, la dignidad, el decoro... ¿Qué no entiendes? No sé qué puedo hacer para que no sufras (ni hagas sufrir a la persona que más te quiere). Te prometo que no lo sé... Creo que es hora que te deje volar sola con las disculpas que te debo: perdóname de corazón. Ojalá una lluvia de recuerdos caiga sobre ti y encuentres las promesas que echaste a andar y sepas qué hacer con ellas si en realidad... Y porque son tiempos de derramar lágrimas y desahogar penas. Y porque los viejos tiempos nunca vuelven, qué si dejas el tono burlón que utilizas para hacer daño a libre albedrío y lo usas solo conmigo: yo no dejaré de quererte. Eso es todo: insistir que me perdones de corazón. Si para ti existe Dios, para mí existe María, la Magdalena. (Ni media palabra sería tu nombre sin ti).

La espina de una rosa roja me ha dicho que solo tu sangre es roja. Pero eso también lo sabías. Gracias... (de nada).

sábado, 24 de diciembre de 2016

Carmen.

Resuelve problemas como hormiguita sin sueño y está siempre dispuesta para Patricia y Kristel, que son la esencia de su vida. En las lides del amor, puede construir un imposible con discreción, ternura y cautela, sin más rapidez que la de una lágrima corriendo por sus mejillas. Se deja robar un beso como una quinceañera despistada y puede ser tan tierna como esa gota de rocío que parece navegar en el pétalo de una flor. Es femenina frente al mar y mujer de armas tomar a la hora de enfrentar el trabajo diario. Rondando los cuarenta, no me necesita sino para complementar su vida y compartirla desde el respeto y el amor. En su formación fue determinante la vida, comprensiva e inteligente, jamás abandonó el lado independiente de la prudencia y su inmensa capacidad de aprender. Autodidacta y dueña de sí. Me conoció siendo muy joven y tiene a bien concederme parte de su saber en código de responsabilidad, de ser y estar, de dar la cara sin castrar sus ansias de mujer. Su liderazgo familiar le permitió dejarse llevar por las vicisitudes que le salían al paso con fundamento y coherencia. Puedo decir que supo doblegar situaciones de difícil calado sin dejar de alentar a los demás. En especial a mí. Ay, me vuelve loco.

Le escribo a Carmen, mi esposa, una mujer verdadera como el pan, independiente como un pez, soñada como una noche de reyes, tan deseada por mí como el sol lo es del alba. En fin, ahora que no es noticia mi incapacidad, que ha salido a la luz la imposibilidad que tengo de vivir sin ella; ahora que sé hasta dónde llega la deformación de mi vida si no está cerca, he de confesar que hace demasiado tiempo que no le regalo una orquídea.

Carmen.

En sus ojos descansa la belleza,
la pasión de enamorada,
el amor de madre;
pero con un dulce misterio.

Pero hay más.
Ella es más.

Ella es el orden, la sabiduría encuadernada en piel insuperable.
Ella es la voz, el rumor armonioso que da vida.
Ella es el amor, y yo solo necesito de su poesía para vivir;
el aire, y todo lo demás, 
no importa cuando la siento cerca.

Sin más datos es todo para mí, mi universo, en resumen, lo que ven mis ojos. La mujer que amo.

P.D. Lo escribí el 29 de octubre de 2.011 y me viene a la memoria porque la miro y no pasan los años por ella. Hoy, día de su cumpleaños. Carmen.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Todo es mentira.

Aunque cueste creerlo, no me tocó la Lotería de Navidad. Afortunado en amores, ya amanecerá otro día y aiga salud. ¿Y si toca? Pero qué estupidez. A más pobreza más lotería... sin embargo, a más amor más poesía y no le damos la importancia que merece. Si ves amanecer, recibe el día con una sonrisa y pinta de colores tu contorno. Comenzar el día con una sonrisa es la mejor aptitud para enfrentarse a la cotidianidad. Y si llueve, no seas burro, saca el paraguas y ábrelo. No es malo que llueva, a no ser que llueva como llovió estos días en Valencia. Aquello no era llover, fue otra cosa peor que acabó con la cosecha de naranja aún por recoger. Les Seniaes siguen inundadas. Pero hay consuelo, de aquí a unos días lucirán su propio encanto y volverán a ser el lugar donde se juntan las vidas paralelas, el paraíso donde todo comenzó, pero el daño ya está hecho (hágase tu voluntad). Que nos las tenemos que arreglar, vaya. Son malos tiempos, tiempos de desarraigo, ¿qué si volvemos al amor, aunque sea sin poesía? Conviene tener a mano la esperanza, no para comprar la lotería que nunca toca, sino para pintar una sonrisa en el alma herida de la amiga ida (tienes mala cara y peor cuerpo: hoy no cambiarías tus caderas de acera). Ni un beso, ni un te quiero. ¿Vale un café amargo sin aroma a café rancio? Todo es mentira, ay, nada es amor. Se fue y dijo que volvería por Navidad, y volvió cargada de indiferencia. Joder, dona, algunos solo aprendemos sufriendo. Gracias... (de nada).

Ayer.

Ayer pasó el pasado lentamente
con su vacilación definitiva
sabiéndote infeliz y a la deriva
con tus dudas selladas en la frente.

Ayer pasó el pasado por el puente
y se llevó tu libertad cautiva
cambiando su silencio en carne viva
por tus leves alarmas de inocente.

Ayer pasó el pasado con su historia
y su deshilachada incertidumbre
con su huella de espanto y de reproche

fue haciendo del dolor una costumbre
sembrando de fracasos tu memoria
y dejándote a solas con la noche.
 
Autor: Mario Benedetti.

jueves, 22 de diciembre de 2016

La duda queda.

En democracia,
la política de buen gobierno debe responder a las demandas de la sociedad y garantizar los derechos fundamentales. Cuando menos, no perder lo que tenemos. Y cuidar el Erario. Y cuidarse uno mismo. Y porque estoy que me vomito: las falsedades y los insultos en determinadas coyunturas, coinciden con politiquerías de políticos -si así se les puede llamar-, acostumbrados a comprar voluntades donde el chantaje es su arma preferida. Y sí, juegan a dos bandas.
 
En un lugar situado en el camino que recorre el sol cada madrugada, cualquiera puede lanzar al viento falsedades y la duda queda. No se convertirá en verdad, no, pero la duda queda. La cuestión es esa. Y puede ser para bien o para mal. Quiero decir que si se ha de morir, hay quien prefiere morir matando. Y morirá, si matando no sé. Y morirá en un lugar cercano al estercolero donde anidan los caídos por la patria. Bueno es saber que nada es para siempre; bueno es recordarlo de cuando en vez para que no se olvide, que no se olvide, no: para que no me olvides. Una verdad que no admite duda, es que se cosecha lo que se siembra, independientemente de quien haya elegido el grano.

La ignominia de un político erró el tiro. Pero antes debo decir que empezó transitando por el camino de la aceptación popular. Se pudiera decir que creía firmemente que para hacer política están los políticos y no la ciudadanía. Y se tiró a la piscina de la política sin pagar el precio del peaje por el tiempo. El tiempo pasa factura. La política somos todas y todos, ciudadanos de un mismo país. Sea bienvenido, esto es el infierno y aquí todo es nauseabundo. Bienvenido pues, y procure estrujar los días mientras siga subiendo en los sondeos, incluso más que los de sus adversarios.
 
Y ahora queda saber si morirá matando y a quién. O morirá agradecido pidiendo perdón. O simplemente muriendo para mayor deshonor. La ciudadanía es responsable y obra si tiene información a su alcance. Es responsable, tengo pruebas. Que las falsedades y los insultos no queden impunes. Que ningún ciudadano renuncie a la verdad que hace libre. Falta vocación de servicio y función social, y sobra lo demás que va siendo demasiado. Gracias... (de nada).

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Sin palabras de consuelo.

La carta: "Quiero comunicarte, por medio de estas líneas, mi renuncia a la presidencia de honor del Partido Popular".

Aznar rompe con Rajoy y renuncia a seguir en la presidencia de honor del partido y eso es todo. Ahora sí que hemos salido de la crisis (¿qué crisis? Son datos del INE: "Aumentan los divorcios un 5,4% por la salida de la crisis". Se veía venir, era cuestión de tiempo que Josemari y Mariano rompieran relaciones sentimentales. A pesar de que la ruptura cogió por sorpresa a la cúpula del PP que no sabe en qué armario de Génova 13 meterse, el desamor se masticaba en el ambiente. Ya nada fue igual desde el día que Josemari presentó su libro: "Memorias de Aznar V" y Mariano, tal vez cansado de bailar al son que toca la misma gaita, no asistió a la presentación con la excusa de no voy porque me tienes aburrido Soledad. Ofendido Josemari, dijo que "tomaría nota". Algunos pensamos que la nota que tomaría era para "Memorias de Aznar VI", pero no. Desde aquel día de invierno frío, nada fue igual entre los dos. "Si algo muere, necesariamente, algo nace". De momento, y mientras nace lo que tenga que nacer si nace, pues la natalidad en este país a pesar de haber salido de la crisis (¿qué crisis? está difícil, los abogados se han puesto en contacto y llegado a un acuerdo de mínimos. Apenas queda por saber dónde están las llaves de la moto y quién se la queda. ¡Qué fuerte!. Gracias... (de nada).

Aviso: Por consejo de sus abogados no habrá declaraciones ni de Celia Villalobos. No insistan.

Un misterio mayor.

"El 1% de la población española percibe salarios entre 2 y 3 veces más elevados que los del 99% restante, según el último informe mundial sobre salarios publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El informe de la Organización Internacional del Trabajo revela que los españoles que menos cobran reciben 3,5 euros por hora y los que más, 55 euros. La desigualdad entre hombres y mujeres se acentúa en puestos de responsabilidad donde ellas cobran un 40% menos que ellos". Las Provincias.

El Gobierno anuncia a bombo y platillo que sube el salario mínimo interprofesional (SMI) de 655 Euros a 707 Euros y la crisis ¿qué crisis? Sin embargo, la desigualdad de arriba y los datos de la Agencia Tributaria que afirman que uno de cada tres trabajadores de la Comunidad Valenciana no llega al salario mínimo, se pudiera decir que este país es un país fallido de solemnidad. Pero hay más, y es un misterio mayor que el de la Navidad, y ya me explico:

Los precios suben, el consumo sube, la morosidad sube, los impuestos suben, el empleo precario sube, el ibex sube, los salarios bajan, y las pensiones pierden su poder adquisitivo. Pues con tal y con eso y a pesar de los desahucios, la pobreza energética y otros desencuentros emocionales, los votantes han perdido motivaciones por el cambio. Hay misterios que nos debiera importar descifrar mucho más que el de la Navidad. Que no digo que no sea importante El Misterio de la Navidad, que nadie se ofenda, tampoco crea que odio la Navidad. No odio la Navidad, no me gusta, es todo. Pero sí, perdí la fe, no creo que Dios sea mi mayor tesoro, mi mayor tesoro es Ian. La familia. Y una amiga con poncho deshilachado que me imagina desde su retiro espiritual. Perdí la fe religiosa y perdí la esperanza de vivir en un país de caricias con besos de pasión y dulce alivio, como el bolero, amor, pero no renuncié a una pensión digna. Gracias... (de nada).

martes, 20 de diciembre de 2016

Cara de suela.

Última Hora: "La Justicia francesa ha declarado culpable a la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, en el proceso que la juzgaba por negligencia con desvío de dinero público en el caso Tapie. El fallo podría empañar la imagen de una de las mujeres más poderosas del mundo". El Mundo.

Al cierre de la tontería de hoy, viene de perlas la negligencia de Christine al arrebato de Cristina.

Infanta Cristina: "Qué ganas tengo de que acabe esto para no volver a pisar este país". El Mundo.

Ocurre, la infanta Cristina vive bajo el influjo de una mala racha y está que vomita a este país: su país, el país donde presuntamente cometió descuidos con Hacienda cuanto menos. Una mujer, esposa y madre, confiaba en su marido y su marido la estafó. Vendió su confianza por un porciento que aún no trascendió a los medios de comunicación. Solo firmó donde le dijo su marido y nada más. Una mujer enamorada firma lo que firma y luego pasa lo que pasa. Ocurre, sigue ocurriendo, hay mujeres con responsabilidad de empresa que firman y no saben (ni les importa) lo que hay que saber para firmar lo que firman (ni les preocupa aprender). Documentos oficiales, poderes notariales, incluso nóminas de trabajadores por debajo de la legalidad vigente. Hay más de una mujer Infanta Christine en este país que firma lo que firma y no le importa si atenta contra los derechos fundamentales ligados a la dignidad de las personas. 

Es Navidad y tenemos tendencia a abrigar nostalgias. Por eso y para evitar que se asienten en nosotros sentimientos negativos: vehemencia, furia, arrebatos de pasión, deseos de venganza, recomiendo el arrepentimiento activo como circunstancia atenuante. "Las personas que hayan cometido pecados de omisión en el ejercicio de su deber se verán obligadas a pedir perdón por los agravios al deshacedor de agravios". Salvo buena fe probada. Gracias... (de nada).

lunes, 19 de diciembre de 2016

Es Navidad.

Vale, sí, es Navidad, y no porque lo diga mi amiga Roxana, no, es Navidad porque tengo la casa llena de yo qué sé y no estoy seguro de dar un paso sin caerme de bruces contra el suelo. Odio la Navidad. Odio la Navidad porque temo por mi vida. Y porque soy incapaz de descifrar El Misterio de la Navidad. ¿Qué redención de Jesús? ¿Qué niño en el pesebre? ¿Qué Reyes Magos de Oriente? ¿Qué Pascua definitiva? ¿Y qué si no vuelves a casa? ¿Pero qué broma nos ha gastado El Corte Inglés y otros centros comerciales a regalo por pregunta? Navidad... su misterio. Y, peor, en Valencia estamos en alerta naranja, sigue lloviendo a mares, hace un frío que pela y el viento: miedo me da el viento.

A esta altura del arrebato y la obstinación, conviene aclarar que mi amiga Roxana es argentina, vive en Mar del Plata y me felicita la Navidad desde la playa... Claro, por aquello de dividir el planeta por la mitad, y el hemisferio norte, y el hemisferio el sur, resulta que a Roxana le tocó el sur y a mí el norte, y en Argentina diciembre es verano y en España diciembre es invierno. Ahora pregunto: ¿era menester partir el planeta Tierra por la mitad?  Y para mayor castigo que Roxana y yo no coincidiremos nunca en la misma estación: si ella verano yo invierno, si ella primavera yo otoño; y así llevamos una vida... Roxana Herrero, la poetisa que no llegó a conocer Mario Benedetti, para desgracia del poeta.

Es Navidad, sí, y no odio la Navidad, pero no la comparto, así que cuidadito con comer más dulces de la cuenta que "no pesan los años sino los kilos" y beber: "si bebes no conduzcas". Por mi parte seguiré leyendo que no tengo el día para escribir: "... y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo". Mateo. 1:16. Joder, dona, ahora me entero que Jacob engendró a José... Pero qué callado se lo tenía la iglesia. Me apeo por hoy, nada entiendo y no quiero meterme en embrollos; como si no tuviera bastante con las falsedades que me levantan... Gracias... (de nada).

domingo, 18 de diciembre de 2016

Construyendo país.

-No me esperes despierto hoy y mañana.
-Uy, ¿y entonces?
-Esta noche tenemos cena de empresa.
-Cariño, si tú no trabajas...
-Pero una amiga sí.
-Ah, claro, entonces sí.

Definitivamente la ciudadanía acabó con el sentido común necesario para ir construyendo país. Cómo se explica sino que haya personas que quieran construir país sin encontrar el camino. "Caminante no hay camino, se hace camino al andar", dijo el poeta. Y un poeta no miente. Entonces, se necesita ser caminante sin ataduras, luego ya se verá cómo hacer camino y quién nos acompaña. Para hacer camino no vale cualquiera, mucho menos para construir país.

Viene la tontería al cuento, porque el pasado viernes mi esposa fue a una cena de empresa sin empresa... Mi esposa está en paro y en el paro no hacen cena de empresa. Con quién fue no me lo dijo, por tanto no sé, lo que sé de cierto es que pagó su cubierto. Para mí suficiente. En el país de las disculpas para decisiones ya tomadas vale todo, hasta ir a una cena de empresa sin empresa, y peor, sin pagar el cubierto. Por el morro creo que no se construye país... (no se construye país). Hablo de esos y aquellas que aprovechan cualquier disculpa (la empresa es el país que se quiere construir) para cenar por el morro y salir en la foto, como mi esposa, pero ya digo que mi esposa pagó su cubierto.

En esos casos, y para que esas y aquellos no tengan motivos para arrojar chismes de vecindad, sería recomendable decir que se va de cena con amigas y amigos ("a escote"), y no a una cena de empresa sin empresa. Pero eso a mi esposa no le entra en la cabeza: si alguien tiene cena de empresa ella también y se acabó. Gracias... (de nada).

sábado, 17 de diciembre de 2016

Las falsedades duran poco.

Ayer fue viernes y llovía, pero dejó de llover y pude ir al mercado a comprar una buena disculpa que necesitaba para justificar una prórroga y dilatar en el tiempo un compromiso adquirido... En el mercado hay a elegir; en el mercado de los viernes hay de todo, como en las boticas de antes sin receta médica. Había incluso una parada de las falsedades a Euro; ojo, esto ha de quedar en de soslayo porque estas falsedades están penadas por la ley: se venden copias de canciones de gran éxito; particularmente me chiflan las milongas argentinas de ritmo apagado y tono nostálgico, y los boleros españoles de tierno corazón y movimiento majestuoso. Paré en la parada de las falsedades y a poco más me olvido de la disculpa que iba a comprar, por no decir que también empezaba a llover sobre mojado...

Hoy, sábado de fieles solo los difuntos, vuelvo a dar de qué hablar porque sino Rajoy, sus amigos los empresarios y los aledaños. Añado los aledaños a Rajoy y sus amigos los empresarios, porque los grandes empresarios, gobierne quien gobierne, siempre tuvieron una vena coronaria cercana a la explotación, pero los aledaños que crecieron en la demagogia del poder con halagos son mucho peor porque generaron esperanza en el ánimo de la ciudadanía... eran familiares, amigos y amigas; recuerdo una amiga que tuve o soñé tener y acabó siendo la mayor de las decepciones, cambió sus caderas de acera y si te vi no me acuerdo: la crónica de amor que nunca llegó a ser. Si las izquierdas se unieran, ya sé que no, pero si se unieran... Ilusos, y para qué queremos que se unan las izquierdas si ya Rajoy y sus amigos los empresarios y los aledaños gobiernan el país a las mil maravillas con la conciencia tranquila, los cuentos chinos y bla, bla, bla. Qué bueno sería tomar cartas en el asunto y poner sobre el tapete las cosas claras para aplicar las medidas pertinentes. Se trata de resolver los problemas antes de que se cronifiquen y sea peor el remedio que la enfermedad. O no tengan remedio. Se trata de resolver el sagrado cumplimiento del deber en la mayor brevedad.

Lamento confesar que no pueden tomarme en serio porque soy mucho de ir a gritar a Les Seniaes y tirarme al monte antes de ir al psiquiatra. Ocurre antes de desbaratarme por completo y ahora estoy para que me encierren. Con esto queda dicho, y sin embargo, ¿alguien sabe y me quiere decir qué fue de la palabra dada? ¿Dónde y cuándo apareció la ingratitud que bloquea los sentimientos del corazón? ¿Qué de aquel amor que se pagaba con amor? Y sobre todo, ¿alguien sabe qué carajo pinto yo en este entierro si el muerto no está muerto ni tomando cañas? El asunto va para largo y parece no tener fin. Mientras, se está creando un conjuro contra mi persona con insultos que ya le gustaría al señor Monedero para la cafetería del Congreso de los Diputados. Hay personas que, de falsas, pasarían por ser una copia exacta de sí mismas. De un fracaso anunciado una lección aprendida. Gracias... (de nada).

viernes, 16 de diciembre de 2016

Por no saber no sé.

Por no saber no sé, y si no sé no sé, pero de cuando en vez me da por imaginar cómo se podía vivir en este país sin corrupción y soy incapaz. O sea, sigo sin saber. Los corruptos crecen en este país como crece el PIB, a un velocidad de vértigo, 3,2%, mucho más que nuestros vecinos y, sin embargo, somos más pobres que ellos. Alguien miente y no son los trabajadores. En este plan nunca aprenderé. Me cuenta Kristel que en la trapería donde pernocta contrataron para reforzar la plantilla en estas fiestas con decorados de Paz en la Tierra a seis jóvenes eventuales sin experiencia por veinte horas semanales y un salario que no les llega para el transporte... Jóvenes con estudios universitarios que se jubilarán en el paro sin experiencia y sin pensión. Kristel me cuenta que si lo quieres bien y si no... En este país la explotación a la que nos tienen sometidos los amigos empresarios de Rajoy nos condena a la pobreza extrema.

Yo recomendaría a la ciudadanía vida cristiana de ayuno y oración para que al paso de los meses milagrosamente se vaya convirtiendo en tendencia sobrenatural. A este país, si sigue gobernado Rajoy y sus amigos los empresarios, no lo reconocerá ni la madre que la parió cuando entren otros a gobernar si antes se ponen de acuerdo. A esta altura de la tontería aparece una pregunta: ¿se pondrán otros de acuerdo para gobernar este país antes de que yo me muera? Pobres mis hijas y pobres los hijos y las hijas de otros padres que ni imaginan lo que les espera si otros no se ponen de acuerdo. Es viernes, llueve, y no podré ir al mercado, y eso que tenía que comprar una buena disculpa. En fin, de momento vida cristiana de ayuno y oración, y las próximas elecciones, antes de votar, considerar que solo quien ama a Dios vive. Gracias... (de nada).

jueves, 15 de diciembre de 2016

Huele a campaña electoral.

Mientras el ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo no a las recomendaciones del FMI de una subida del IVA. El presidente Rajoy que participó en la cena navideña del PP madrileño en Torrejón de Ardoz despidió su discurso con una frase que sonó absolutamente inquietante: "Hasta dentro de muy poquito y preparando las próximas elecciones". (La vicepresidenta atribuye al "cansancio" que Rajoy hable de "próximas elecciones").

Respecto al IVA que sea verdad. Porque no nos fiamos de Rajoy cuanto menos de sus ministros. 6.500 millones de euros que quieren recaudar con la subida del IVA penaría principalmente a los que siempre pierden.

Muchos elogios del FMI acerca de la recuperación económica para acabar recomendando la subida del IVA, el más injusto de los impuestos indirectos que graban el consumo al aplicarse sobre la mayor parte de las compras, ventas y prestaciones de servicios. (Hermanos todos primos ningunos). Y ya me apeo por hoy. Gracias... (de nada).



Impresión subjetiva.

Porque escribo, para escribir necesito no perder detalle de las cosas para sentir la inspiración acercarse si se acerca. (A veces se acerca y no me entero). Cuando algo me preocupa, voy a lo mío. Lo mío me preocupa como a cualquiera le preocupa lo suyo. Cuando escribo acerca de los aconteceres es difícil aceptar la devastadora realidad que vivimos. Una madre y un padre protagonistas ayer en el correfur por carecer de lo esencial para alimentar a su familia. Es ir al correfur y de la nada asomar si no una ONG dos y si no un padre de familia cinco pidiendo pan y justicia. Convendría, como las puertas "antiperiodistas" de salida por el garaje en el Congreso de los Diputados para que los dueños de los partidos políticos, con la conciencia tranquila, no den explicaciones de sus negocios, instalar en el correfur puertas de camuflaje para salir con los alimentos sin remordimiento. Otro drama que manipula Rajoy con técnicas discursivas de negación sintagmática. País hundido en la miseria: nos salva la solidaridad ciudadana. Joder, dona, somos pobres de solemnidad y espíritu, y nos estamos acostumbrando a vivir así... algo parecido nos ocurrió a algunos en la época del racionamiento. Gracias... (de nada).

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Aviso a los navegantes.

Era cuestión de tiempo, lo dije ayer y lo repito hoy. De no ser cuestión de poder. Uno mira los periódicos de soslayo y se entera que Trump y Rajoy hablaron por teléfono y en cosa de media hora pusieron de vuelta y media a los chinos, se repartieron los bancos de la City de Londres, enviaron un wasap a Maduro para que cierre la frontera de Colombia con Andalucía (miedo les da que Díaz que dijo Lambán que acabe "mandando" y les deje sin poder), luego se dieron mutuos consejos: uno que cierre las iglesias a las 6 de la tarde y el otro que nombre Secretario de Estado a Tillerson.

Que se enteren mis amigas idas (que volverán) y mis enemigos (supongo que alguno tendré al no tener amigos) que a partir de mañana (hoy no) seré un hombre libre: ordenaré mis prioridades sin ansiedad, y de nuevo comulgaré con el bendito amor y la santa poesía, y algún descuido de la María con los humildes en el corazón. Gracias... (de nada).

martes, 13 de diciembre de 2016

Fin del trayecto.

Era cuestión de tiempo que ocurriera, que soltaran amarras, contrataran a un repeinado abogado y apareciera con un poema sinfónico bajo el brazo. El problema no fue el tono disonante, sino la mentira, la difamación, y el trasfondo que no penetró en las arduas entendederas de algunos. Negaron la evidencia hasta la saciedad. No todos somos iguales. Pero eso también lo sabían. Entonces, inevitablemente aparece una pregunta: ¿Qué vamos a hacer con este país si todo el mundo está entretenido en cómo salir más favorecido en la foto?

De conocer a gente no me canso, y cada día que pasa y no veo a alguien, quedo con mal cuerpo, como acongojado, y enseguida pienso que ha muerto. Conocedores como Rajoy del arte de no mover ficha, al fin la tuvieron que mover, pero sigo desconcertado. De viejo sé lo que no se debe hacer para alcanzar las metas planteadas con dignidad, a no ser que se quiera golpear primero para pegar dos veces y entonces no sé. En fin, el caso, se quiera o no estaba claro desde el principio. Particularmente se me ha hecho demasiado largo: uno no está para mucho pensar en estrategias.

Doctores tiene la iglesia y no seré yo quien vaya diciendo por ahí, además, no creo que les falte talento, les falta todo lo demás, por ejemplo: creer que se pueden hacer mejor las cosas, ganas de aprender, quererse menos y escuchar a los otros. Yendo y viniendo llegamos a nuestro destino: Fin del trayecto. (También yo me muero por robarte un beso). Gracias... (de nada).

lunes, 12 de diciembre de 2016

Si me sigues leyendo.

Al paso de los meses, y después de haber vivido experiencias que jamás creí vivir, me siento realmente defraudado por el desinteresado interés de algunas personas. Tal vez no son sinceras porque el final aún no está escrito.

Agradecería no considerar mis maneras de decir desde el asombro. Me envenena las amarguras de ciertas personas porque no las considero sinceras. Ni sus lágrimas de alivio. No entiendo por qué me han sometido a la incertidumbre. Lo que sé todo es vomitivo, pero aún me queda por saber, además me interesa una pregunta: ¿estarían dispuestos a afirmar ante un tribunal de justicia que no sabían lo que saben o deberían saber?

Eran personas con principios, sinceras, dignas de toda confianza: hoy son mi mayor decepción. Cómo han cambiado las cosas. Y luego se atreven a hablar de amor como si el amor fuera dejarse querer y nada más. Sabían que detrás estaba yo y que tendría consecuencias: la información que se niega es el poder que no se tiene. Si verdaderamente se hubieran considerado mis palabras convendría decir que fueron sinceras y que iban envueltas en papel de regalo; a partir de ahora será lo sea: en realidad solo trato de resarcir un agravio, un verdadero escándalo farisaico que me tiene confundido. Mientras llega el día, porque ciertamente el final aún no está escrito, dejaré que lo explique Joaquín Sabina, poeta: "No quiero hacerte chantaje, solo quiero regalarte una canción... Te llamabas soledad y estás sola. Y de esperanza solo tienes el nombre".

Yo me quedo con Luís García Montero:

Aunque tú no lo sepas. 

La copa de cristal
que pusiste al revés sobre la mesa,
guarda un tiempo de oro detenido.
Me basta con la vida para justificarme.
Y cuando me convoquen a declarar mis actos,
aunque solo me escuche una silla vacía,
será firme mi voz.

No por lo que la muerte me prometa,
sino por todo aquello que no podrá quitarme.

Prender un cigarrillo al morir la tarde y leer en de soslayo una verdad un día y no volver, no es lo mismo que volver al día siguiente, y al otro, y etcétera. Se ha de saber, pues hay quienes parecen ignorarlo, que nunca se deja de leer en de soslayo la verdad que conviene para adelantarse a los acontecimientos... (Si es doloroso el tiempo necesario para olvidar, ni te imaginas lo que puede llegar a ser el proceso de olvidarme). Si me sigues leyendo. Gracias ... (de nada).

domingo, 11 de diciembre de 2016

Con el perdón.

Es domingo y una pregunta recorre mi mente más absurda que de costumbre: ¿por qué en este país no hay forma de crear una fuerza política de izquierdas? Viene de siempre que las izquierdas no se pongan de acuerdo. Nostalgia por volver a sentir cercana la respiración de mis compañeros y compañeras de siempre.

¿Cómo se explicaría sin caer en la desesperanza que un partido y su gobierno con el don de fracasar en sus políticas económicas, sociales, y en todo lo que tenga que ver con las libertades y derechos fundamentales siga manteniendo las mismas políticas con otro lenguaje en una legislatura de innecesaria desvergüenza? Hace falta que las izquierdas dejen sus intransigencias y se unan para dar respuesta a las verdaderas necesidades de la ciudadanía. (La familia, y los niños primero). Mal anda el país si para gobernar llegan a acuerdos la derecha y la izquierda más representativa y no las izquierdas. Joder, dona, qué cosas se te ocurren... Para encontrar soluciones primero hay que poner sobre la mesa preguntas y debatirlas, y llegar a acuerdos. Sí. Al menos que los políticos mantengan el respeto a sus votantes. Sobran personalismos y faltan las ideas compatibles de izquierdas. Y ganas de querer. Uy, ahora me doy cuenta que no era una pregunta la que recorre mi mente más absurda que de costumbre sino dos: ¿qué me obliga a escribir sin interés? Sentimientos sombríos.

Antes, cuando la inspiración me faltaba una musa me inspiraba... Pero qué falta de respeto es escribir sin inspiración y sin el talento que debería tener para escribir interesante aunque no interese. Lamento sacar a pasear la gracia que no tengo, aunque sea un día realmente estupendo. Acabo de recibir la noticia que la nevera está vacía y tengo que ir de urgencias al correfur. (Prefería ir a misa). -¿Has dicho algo? -No cariño. Quiero decir sí, cariño. -Estás peor que de costumbre. (Si ya lo decía yo, y raramente me equivoco). Gracias... (de nada).

sábado, 10 de diciembre de 2016

Mientras alguien me sueñe...

Amanece, y como si no le importara a la vida mi vida me levanto con un año más. ¿A quién le importa sino a El Corte Inglés? Un año más siempre es difícil de digerir en los años altos. Uno se pega a la cama, al cansancio, a la casa. En los años altos un año más se nota por dentro y se nota por fuera. La dama que no me deja ir va de lista: asegura que mientras la vea estoy vivo, y me da cita insinuadora; pobre, seguro que en casa no tiene espejos. Es vieja, fea y tiene arrugas como surcos. La conocí más joven que yo y ahora es más vieja.

Es jodido despertar y tener un año más. Y, sobre todo, que te des cuenta que no has vivido todos los años. Otra vida laboral hasta el borde de asuntos inaplazables te condicionan y, sin darte cuenta, no vives todos los años: aquí valen disculpas; los años pasan de dos en dos y eso es todo. Bueno sería que los años que no se viven se soñaran. Bueno sería vivir unos años más para cumplir una promesa de amor... Vivir unos años más es una carga difícil de llevar, no se debe mortificar a quien te quiere con una vejez complicada. La muerte ha de ser digna aunque no lo haya sido la vida. Vivir, y cuando la salud pierde imparcialidad de juicio, mejor recordar a los vivos desde el cementerio.

Me salva escribir, leer poesía, llevar el amor al día, reinventarme cada día, ser tan viejo y tan joven como la musa del mes de abril me inspire. No sé cómo anda la esperanza de vida para los hombres... para las mujeres fijo que es más. Para las mujeres es más de todo. Hace años conocí a una mujer que con el tiempo no llegó a ser nada más que una amiga capaz de cambiar pasión por olvido... El olvido no encontró camino. Sin que la edad tenga demasiado que ver con la muerte, al paso de los años, tiene que ver con las lágrimas derramadas. Y momentos que sin saberlo a veces están muy cerca de la felicidad. Sea lo que sea, precariedades, risas y alegrías, y algún descuido a favor o en contra, merece la pena cumplir un año más y compartirlo con las personas que te quieren y quieres. Gracias... (de nada).

Thomas Merton.

En silencio.

Aguarda.
escucha las piedras del muro.
Permanece en silencio, ellas tratan
de decir tu nombre.

Escucha
a las paredes vivientes.

¿Quién eres?
¿Quién
eres tú? ¿El silencio
de quién es?

Quién (permanece callado)
eres tú (así como estas piedras
permanecen calladas).
No pienses sobre aquello que eres
menos
de lo que podrías ser algún día.

Mejor aún
sé lo que tú eres (¿pero quién?
sé aquello impensable
que desconoces.

O aguarda, mientras
sigas vivo,
y todas las cosas que viven
alrededor tuyo
hablando (yo no escucho)
hacia tu ser más propio,
hablando por lo desconocido
que está en ti y en ellas mismas.

Trataré, como ellas
de ser mi silencio:
y es difícil. El mundo entero está
secretamente en llamas.
Las piedras queman,
aún las piedras queman.
¿Cómo puede un hombre aguardar
o escuchar a las cosas quemándose?
¿Cómo puede atreverse a sentarse con ellas
cuando todo su silencio está en llamas?

Thomas Merton, poeta, falleció el 10 de diciembre de 1968.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Corrupción.

En el Día Internacional contra la Corrupción, conciencia ciudadana: las cuentas claras. Razones son porcientos para los corruptos y sus corruptelas. Existen maneras de hacer bien las cosas pero aún no estamos preparados para ser el amor paciente capaz de esperar un nuevo amanecer libre de corrupción... Sempiternos los juzgados a rebosar de corruptos. Esto es el nunca acabar: chantaje, oscurantismo, coyunturas que no se pueden dejar escapar, cultura de y tú más, bandas organizadas para que todo quede en nada. Porque a veces todo queda en nada: tengo pruebas. "Si los malos supieran lo buen negocio que es ser bueno serían buenos aunque solo fuera por negocio". Facundo Cabral Gracias... (de nada).

Respetuoso silencio.

El informático me dijo: "No sea usted miserable y cómprese un ordenador nuevo que atienda sus necesidades".
Deshacedor de agravios, quiero mi ordenador que me ordena, quiero volver al amor y la santa poesía. Estoy harto de ver lo que nadie ve cuando no me ve. Harto de escribir una realidad perniciosa. Mi nuevo ordenador que me ordena y causa espanto culpable. Quiero mi ordenador que me ordena solo amar... Lo peor del amor es el recuerdo.

Pregunto y nadie sabe... ¿decisión pusilánime, para qué sirve la palabra? Así nunca volveremos a la verdad, al amor de un día... Desahogo, alivio la pena. El silencio no da la felicidad, ni la indiferencia inteligencia para alcanzar el éxito. La verdad viene acompañada de la fe. El atajo es la fe. ¿Qué nos obliga a caer en manos de la irresponsabilidad? Si alguien nos obliga a hacer lo que no queremos no nos quiere bien o nos utiliza para fines espurios. ¿Quién tiene más poder que uno mismo a la hora de tomar una decisión que solo a él le atañe? Si la conciencia es el conocimiento del bien y del mal que nos permite obrar, la consciencia reconoce la realidad que nos toca vivir. Conciencia, consciencia, consecuencia que enlaza irremisiblemente con dos premisas. Silogismo. ¿Sí o no? He ahí el dilema.

La ignominia traiciona la confianza depositada en las urnas. Si el salario es la remuneración dineraria a cambio de un trabajo realizado, el voto a un político debiera ser al final de la legislatura echaremos cuentas. (Gaitero pagado nunca bien tocó). Gracias... (de nada).

jueves, 8 de diciembre de 2016

Mis olvidos.

Yo recuerdo a John Lennon, poeta, en el aniversario de su muerte y El Corte Inglés me recuerda mis olvidos.

-Estimado señor: Es para mí un placer mandarle un afectuoso saludo en el día...
-¡Qué estimado señor y qué narices!. ¿Acaso no le pago lo que compro? ¡Métase en su vida y deje en paz la mía!.

Pero hay más, porque en casa del pobre dura poco la alegría.

-¿Serás el anfitrión o el invitado?
-Hay que joderse. ¡No, seré el amigo gorrón!. Será posible...

Qué amargo destino el de alguien sin memoria al que solo El Corte Inglés le recuerda sus olvidos... Quizá tengas razón al decir que estás harta y que un día me levantaré con tu ausencia y sin consuelo. Gracias... (de nada).

John Lennon.

Nos hicieron creer.

Nos hicieron creer que el gran amor solo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado.

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta. Las personas crecen a través de la gente. Si estamos en buena compañía, es más agradable.

Nos hicieron creer en una fórmula llamada dos en uno: dos personas pensando igual, actuando igual, que era eso lo que funcionaba. No nos contaron que eso tiene nombre: anulación. Que sólo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.

Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio, y que los deseos fuera de término deben ser reprimidos. Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados.

Nos hicieron creer que solo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas. Ah, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto.

Cada uno lo va a tener que descubrir solito. Y ahí, cuando estés muy enamorado de ti, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien.

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, aunque la violencia se practica a plena luz del día.

John Lennon, poeta, falleció el 8 de diciembre de 1980.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Conciencia errónea.

Patricia me llama para decirme que hoy saldremos un poco más tarde con Ian a pasear por Les Seniaes pues quedó con alguien para algo y lo primero es lo primero. A Patricia la presiento preocupada hace tiempo... demasiado tiempo. No le pregunto y no sé si le debiera preguntar...  Es adulta y sabe desenvolverse por la vida más o menos. Y lo que le falte por aprender conviene que lo aprenda sola. Me duele Patricia preocupada por algo y no saber qué es ese algo y si la puedo o la debo ayudar. La debo ayudar. Los padres sabemos lo que sabemos de los hijos y eso es todo. Ojalá todo le vaya bonito y yo me siga preocupando por ella. Ojalá nadie le haga daño porque sí o porque no. Ojalá.

Las disculpas para las decisiones tomadas de antemano no me gustan. Tienen una franqueza de popularidad fingida que no cuela... Nada ocurre por casualidad, siempre lo digo y no me canso. Así son las cosas cuando no son de otra manera, o sea, ya puede entrar un mal hasta el fin del mundo. Sea lo que sea, yo, estaré siempre a su lado. ¿Qué no haría un padre por su hija? Siempre a su lado.

De ahora en adelante seguirá la crítica mediática que no tiene absolutamente nada que ver con lo que piensan otros. La información contrastada o no (joder, dona, esa mentira; la difamación, quedar bien cueste lo que cueste y a pesar de los pesares. Y a quien pese), interese o no, sea interesante o no, si el ordenador que me ordena y causa espanto escribe a libre albedrío, al fin, "postureo" aparte, consigue ser noticia de primera en los medios. Gracias... (de nada).

Reinaldo Arenas.

Autoepitafio.

Mal poeta enamorado de la luna,
no tuvo más fortuna que el espanto;
y fue suficiente pues como no era un santo
sabía que la vida es riesgo o abstinencia,
que toda gran ambición es gran demencia
y que el más sórdido horror tiene su encanto.
Vivió para vivir que es ver la muerte
como algo cotidiano a la que apostamos
un cuerpo espléndido o toda nuestra suerte.
Supo que lo mejor es aquello que dejamos
-precisamente porque nos marchamos-.
Todo lo cotidiano resulta aborrecible,
solo hay un lugar para vivir, el imposible.
Conoció la prisión, el ostracismo,
el exilio, las múltiples ofensas
típicas de la vileza humana;
pero siempre lo escolté cierto estoicismo
que le ayudó a caminar por cuerdas tensas
o a disfrutar del esplendor de la mañana.
Y cuando ya se bamboleaba surgía una ventana
por la cual se lanzaba al infinito.
No quiso ceremonia, discurso, duelo o grito,
ni un túmulo de arena donde reposase el esqueleto
(ni después de muerto quiso vivir quieto).
Ordenó que sus cenizas fueran lanzadas al mar
donde habrán de fluir constantemente.
No ha perdido la costumbre de soñar:
Espera que en sus aguas se zambulla algún adolescente.

Reinaldo Arenas, poeta, falleció el 7 de diciembre de 1990.

martes, 6 de diciembre de 2016

Mi consejo.

Mi consejo: no lean los periódicos, ni enciendan la radio, ni la televisión durante una semana y verán que todo sigue igual. La tontería viene a cuento porque el domingo le dije a mi esposa que, y hablo de fúrtbol, si pierde o empata el Barcelona, el Madrid, el Valencia y alguno más que no sé y gana el Sporting, líder el Sporting y campeón de Europa. Pues bueno, pasó algo parecido y el Sporting sigue en puestos de descenso. Perdón, arriba se me olvidó decir que tampoco escuchen a políticos y otros mercenarios difamadores. Una semana sin información es igual a una semana con información. Ya no vale estar bien informado para salir de casa porque todo es una verdadera mentira. Y lo peor, que si crees lo que cuentan te entran unas ganas de morir que no sé yo qué es peor si lo que cuentan o la muerte.

Mejor pregunten al colindante cercano por su salud. El paro, porque estamos hartos de no trabajar. Llevarnos bien y atender las necesidades de los demás que pasan de soslayo a poco que nos de la risa porque un estúpido diga que somos y estamos llamados a ocupar el tiempo libre de los demás. ¿Se entiende o no? No queremos tiempo muerto, queremos tiempo ocupado y remunerado. Nuestra situación en la vida nos viene impuesta y estamos hartos de tanta obediencia sin titubeos. Basta ya de tanto "estos son mis principios y si no les gusta tengo otros". Groucho Marx.

Los que mandan deberían hacer lo que deben si es que saben o pregunten si no saben a quien sepa. (Asesores hay tantos o más como libros malos). Se debe de ir por la vida con convicción, firmeza con los pies en el suelo, humildad sin vanidades. Mejor hicieran lo que les sale del corazón y no arriesgarse a meter la pata de atrás donde no deben y luego, ay, perdónalos Señor que no saben lo que hacen... (Es trampa echar la culpa a los demás). Porque lo mío de siempre es la asesoría política en campaña electoral digo aquí y ahora que en política no se perdonan los horrores ni existen segundas oportunidades. Ni borrón y cuenta nueva. (Habrase visto tal desfachatez). Las cosas se hacen bien o se asumen las consecuencias si se hacen mal antes de irse. A Rajoy me remito. Gracias... (de nada).

Manuel Acuña.

A una flor.

Cuando tu broche apenas se entreabría
para aspirar la dicha y el contento
¿te doblas ya y cansada y sin aliento,
te entregas al dolor y a la agonía?

¿No ves, acaso, que esa sombra impía
que ennegrece el azul del firmamento
nube es tan solo que al soplar el viento,
te dejará de nuevo ver el día?

¡Resucita y levántate!. Aún no llega
la hora de que en el fondo de tu broche
des cabida al pesar que te doblega.

Injusto para el sol es tu reproche,
que esa sombra que pasa y que te ciega,
es una sombra, pero aún no es la noche.


Manuel Acuña, poeta, falleció el 6 de diciembre de 1873.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Queja social.

Ahora que las expectativas de vida se presentan más estupendas que siempre, ahora que podemos vivir no solo más años sino, además, en mejores condiciones de salud, ahora que la ciencia avanza de manera imparable en busca de la eterna juventud ahora, es cuando cumplir años es está mal visto por los políticos y nos tenemos que morir. No hay dinero para las pensiones de los pensiones. El asunto es ese.

Pero hay más, el culto a la juventud salta a las páginas de las ofertas de empleo en las ETT. Los empresarios amigos de Rajoy quieren gente joven con experiencia y buena presencia para trabajar en lo que sea con contratos basuras y salarios de miseria. El problema es que un trabajador con experiencia, y hábito de trabajo, y cargas familiares, y otras obligaciones dinerarias que necesariamente obligan a llevar un salario a casa, cuanto menos tienen el doble de la edad que solicitan las ETT y puede encontrarse en un callejón sin salida; al borde de la exclusión laboral, quiero decir, que es la antesala de la exclusión social. O peor: la autoexclusión. Solo importa la cuenta de resultados. Es más rentable para los empresarios amigos de Rajoy con la tarifa plana tener dos trabajadores a jornada partida que uno a jornada completa... Esa política laboral no genera impuestos para pagar a los pensionistas. Injusticia laboral. Injusticia social. Injusticia se mire como se mire en esta patria fallida de Rajoy y sus amigos los empresarios.

Los votantes echaron cuentas y decidieron qué modelo de país era el más conveniente para su familia (la sanidad, la educación, la empresa, el bienestar social, las pensiones, etcétera) y decidieron. Amén. Gracias... (de nada).

Fiódor Sologub.

Ámame en mi locura...

Ámame en mi locura.
Nuestro camino es el mismo, igual que nuestra vida.
Mi locura está poblada de maná paradisíaco.
Ámame así en mi ardor.
Solo sé siempre sencilla
como las palabras de mis versos.
Quiero ver al amanecer
tu cuerpo salpicado por gotas de rocío.
Ámame en mi voluptuosidad:
En mi flaqueza, e incluso en la demencia.
El amor siempre nos mostrará el camino cierto
llenando nuestro paraíso de un calor sin límite.
Ámame a pesar de los rechazos.
Nuestro camino es el mismo, al igual que nuestra vida.
Yo abriré todos los palacios,
y a tus pies arrojaré
Todos los cetros y coronas
la carga agotadora.
Todo lo que los creadores pueden dar.

Fiódor Sologub, poeta, falleció el 5 de diciembre de 1927.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Hoy amaneció un día feliz.

Hoy amaneció un día feliz, más feliz que ayer. Y eso que ayer batió récord por los besos que me dieron. Solo uno me faltó, y es el que hoy voy a recibir. ¿Un beso, pero qué digo? Mil besos nos daremos hoy, mi niña. Valen los besos a distancia cuando el teléfono es lo que hay. Y vale un te quiero a través de las ondas, vale porque emociona, ay. Pero no es lo mismo que un beso, y un abrazo, y un te quiero mirando a los ojos. Ni en de soslayo ahora que hice el curso acelerado de nuevas tecnologías para encender y apagar el ordenador que ordena y causa espanto.

Hoy iré a casa de Kristel y sus besos restallarán en Valencia como si fuera la Mascletà de las Fallas Patrimonio de la Humanidad. Que si lo son es por Kristel... Fallas Universales, quiero decir. ¿De qué sino? Valencia es más hermosa desde que Kristel vive en Valencia. Un domingo de ir a misa no me duelen prendas en decir que hoy Valencia es más y sucederá un milagro para creer de intenciones sinceras, de confidencias, de no perder detalle, de no abarcar más que su cuerpo de mujer. De mujer... De niña a mujer. Qué pronto se ha hecho mujer, qué pronto ha pasado todo...

No permitiré que la carretera me confunda y aparezca en Teruel si existe. Kristel me espera y siempre habrá un atajo para llegar y encontrarla entre sus mejores sueños. No me desviarán los coches que van y vienen, no descuidaré ni un minuto de mi tiempo en yo qué sé. Porque hablo de amor. Amor es llegar aún cuando el camino se hace estrecho. Amor es cuando desahuciado creo que sin ella no soy nada. Sin ella estoy convencido de que no soy nada. Nada de nada. Si Kristel no hubiera nacido la necesitaría para vivir y, desbaratado, no sabría por dónde empezar a buscarla.

Gracias mi niña, Kristel, por nacer y ser mi hija. Por ser como eres, lo que ven mis ojos: un cielo de mujer. Te quiero.

Pedro Salinas.

La distraída.

No estás ya aquí. Lo que veo
de ti, cuerpo, es sombra, engaño.
El alma tuya se fue
donde tú te irás mañana.
Aún esta tarde me ofrece
falsos rehenes, sonrisas
vagas, ademanes lentos,
un amor ya distraído.
Pero tu intención de ir
te llevó donde querías
lejos de aquí, donde estás
diciéndome:
"aquí estoy contigo, mira".
Y me señalas la ausencia.

Pedro Salinas, poeta, falleció el 4 de diciembre de 1951.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Una mentira lleva a otra.

"El paro sube en noviembre con 24.841 personas". Agencias.

"Cada vez que nos permitimos decir una falsedad, nuestro cerebro se hace insensible a las emociones negativas que genera la falta de sinceridad". (Nature Neuroscience). Solo la neurociencia explica por qué una mentira lleva a otra.

"El peor ciego es el que no quiere ver". Y si uno no quiere ver es ciego. Ceguera autoimpuesta. Un dedo es suficiente para tapar el sol. ¿Y si uno tergiversa una verdad sin valorar las consecuencias? La ambición, el miedo. Una mentira recorre la noche desvelada... "Tócala otra vez, Sam". Este puede ser el comienzo de una hermosa amistad.

Viene de ayer: Una promesa echó andar y al día siguiente el rencor habló por los codos... Una mentira según el caso, el momento y las circunstancias, puede provocar odio en una persona si ésta, temerosa de su necesidad, no ve más allá de lo que considera erróneamente su salvación. ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar una persona por un puesto de trabajo hoy en día? Desear lo peor a quien lo tiene. -¡Sí, eso!. -No cariño, eso no. -¡Que cierren la empresa, pues!. -No cariño, eso no. Falso de toda falsedad, a veces no tenemos en cuenta el daño que provocamos a los indefensos. Interesados en salvar nuestros "honorables" estamos dispuestos a ganar el cielo pactando con el maligno.

Hay personas que mienten pero no engañan porque el deterioro de su sonrisa las delata. Por cierto, a esta surrealista falsedad le vendría bien, por ejemplo, un barco a la deriva que no quiera ver el faro. (Aquél que la obra empezó, haría bien en completarla, y volver al amor que tanto desea. Si es verdad que lo desea). Gracias... (de nada).

viernes, 2 de diciembre de 2016

"Permíteme que insista".

Ayer tarde llegué a casa y encontré a mi esposa llorando como una madalena Ortiz. Y enseguida pensé que Montoro le había subido el tabaco sin esperar al consejo de ministros. Le pregunté y al verme se tiró a mis brazos como en los mejores tiempos. Ay, qué tiempos aquellos. Mi esposa no lloraba por la subida del tabaco, por la subida del tabaco ya lloró el día que el PSOE se abstuvo para que gobernara el PP, ni por aquellos tiempos que son mejores los de ahora, mi esposa lloraba por Sonia Castedo.

Mi esposa es muy de culebrones y en Antena 3 ayer le hicieron una entrevista a Sonia Castedo alcaldesa que fue de Alicante. Y lloraba. Sonia Castedo lloraba porque según sus palabras pasará a la historia "por ser una corrupta" y mi esposa lloraba porque cuando otras lloran también llora ella. Mi casa, si por hache o por be no estoy, es un valle de lágrimas. Ayer tarde, al volver de paseo con Ian por Les Seniaes lloraba mi esposa y en Antena 3 Matías Prats decía "permíteme que insista".

"Para la gente siempre seré una corrupta". Sonia Castedo en Antena 3.

El legado de Sonia Castedo será corrupto por su presunta implicación en delitos de corrupción urbanística y otros horrores al margen de lo que sentencien los tribunales de justicia (los del PP nunca olvidamos). Pero Sonia Castedo, además será corrupta no tanto por su legado político, y ya es decir, sino por los cortometrajes grabados en sus viajes de placer con Enrique Ortiz.

"Permíteme que insista": Una imagen vale más que mil palabras si hablamos de política. Si hablamos de amor ya no. Gracias... (de nada).

Yo pienso.

-Perdona por el retraso...
-Llevo días esperando.
-Perdona...
-Firma el alta y calla.

Yo pienso, y pienso, y mucho pienso, y me ataranto. Pienso más que hablo, y no hablo desde que me hice dueño de mi silencio. Sin embargo, otros quieren saber y llaman a mi puerta. Comprarían mi voluntad por saber lo que me callo y hacer daño. (Yo no olvido a quien me amó). Esto de ser dueño de mi silencio lo aprendí cuando estuve infiltrado en un monasterio donde gritabas si te daban hostias. Como en el manicomio. Y me pide perdón. Hay que joderse.

No sé si pienso tanto como sueño. Mi mente absurda no me da tregua, me lleva por caminos que no sabría explicar. Y si hablo de sentimientos (gracias por el ordenador, creo que nos llevaremos bien): quizá debiera tirarme al monte y dejar a Rajoy que ordene la vida de otros y no la mía. Me niego a vivir esta realidad de sentimientos encontrados que me bloquea el alma. Esta realidad que tienen montada Rajoy y sus empresarios amigos se pasan por los humildes los derechos fundamentales. Mala praxis. Mala saña. De ninguna manera es el puente para alcanzar la paz social.

Yo pienso, y pienso, y mucho pienso, y me ataranto, pero no estoy muerto, me tenían secuestrado en un zulo. Muerto está Fidel si lo está. Hay quien dice que Fidel no está muerto. ¡Hasta la victoria siempre!. Una promesa echó a andar y al día siguiente el rencor habló por los codos... Digo rencor y pudiera ser odio. Sea lo que sea, no son sentimientos cristianos. Si estuviera dentro de mis posibilidades cambiaría la mirada de soslayo por la de mirar de frente a los ojos para neutralizar las adversidades. Ay, si pudiera. El silencio y la espera: lo bueno toma su tiempo, lo mejor toma más y de lo bueno lo mejor se demora mucho más. Nada ocurre por casualidad. Y el Fito canta: "Quién dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón. Tanta sangre que se llevó el río. Yo vengo a ofrecer mi corazón. No será tan fácil, ya sé que pasa, no será tan simple como pensaba. Como abrir el pecho y sacar el alma". Gracias... (de nada).

jueves, 1 de diciembre de 2016

Con lo bueno que era, ay. (Siete).

La Guardia Civil acordona el pueblo y entra por la fuerza en casa de una amiga que cambió sus caderas de acera sin venir a cuento y localiza en el sótano de casa miles de promesas rotas y otra caja de Pandora (traerá consecuencias imprevistas, desastrosas tal vez). La amistad perdió todo su favor en la Bolsa de Valores. (El muerto al hoyo y el vivo al bollo). Se levantó el secreto de sumario y la vecina chismosa inocente. Y aquella mujer desconocida que apareció por el pueblo con su poncho deshilachado y abrió una recolecta voluntaria para comprar un ordenador que ordene y cause espanto, después de haber conseguido su propósito dejó el ordenador envuelto en papel de fino regalo en un atajo de Les Seniaes con el mandamiento escrito de que todo volviera a ser como antes del estropicio... Y se fue sin decir una palabra en verso (santa poesía). Así quiera María, la Magdalena. Ojalá Jesús el Cristo transforme nuestros horrores en obras de misericordias. Y amén.