viernes, 16 de diciembre de 2016

Por no saber no sé.

Por no saber no sé, y si no sé no sé, pero de cuando en vez me da por imaginar cómo se podía vivir en este país sin corrupción y soy incapaz. O sea, sigo sin saber. Los corruptos crecen en este país como crece el PIB, a un velocidad de vértigo, 3,2%, mucho más que nuestros vecinos y, sin embargo, somos más pobres que ellos. Alguien miente y no son los trabajadores. En este plan nunca aprenderé. Me cuenta Kristel que en la trapería donde pernocta contrataron para reforzar la plantilla en estas fiestas con decorados de Paz en la Tierra a seis jóvenes eventuales sin experiencia por veinte horas semanales y un salario que no les llega para el transporte... Jóvenes con estudios universitarios que se jubilarán en el paro sin experiencia y sin pensión. Kristel me cuenta que si lo quieres bien y si no... En este país la explotación a la que nos tienen sometidos los amigos empresarios de Rajoy nos condena a la pobreza extrema.

Yo recomendaría a la ciudadanía vida cristiana de ayuno y oración para que al paso de los meses milagrosamente se vaya convirtiendo en tendencia sobrenatural. A este país, si sigue gobernado Rajoy y sus amigos los empresarios, no lo reconocerá ni la madre que la parió cuando entren otros a gobernar si antes se ponen de acuerdo. A esta altura de la tontería aparece una pregunta: ¿se pondrán otros de acuerdo para gobernar este país antes de que yo me muera? Pobres mis hijas y pobres los hijos y las hijas de otros padres que ni imaginan lo que les espera si otros no se ponen de acuerdo. Es viernes, llueve, y no podré ir al mercado, y eso que tenía que comprar una buena disculpa. En fin, de momento vida cristiana de ayuno y oración, y las próximas elecciones, antes de votar, considerar que solo quien ama a Dios vive. Gracias... (de nada).

3 comentarios:

  1. ufff, la clase política esta hundiendo a la sociedad, en Chile no distancia de mucho de lo que escribes...

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Han globalizado todo lo peor... Gracias.

    Salud.

    ResponderEliminar