lunes, 24 de abril de 2017

Ayer estuve en Valencia.

Ayer estuve en Valencia. Si digo Valencia digo Kristel. Valencia es hermosa, pero nada que ver con Kristel. Mi niña. Es su vida: el trabajo, algún amor. Es su vida, pero también es la vida en familia. kristel es una joven privilegiada, el 80% de jóvenes viven con sus padres. Eso es bueno y es malo. Me gustaría que Kristel viviera conmigo, pero ella me quiere tener cerca (y a veces lejos. Muy lejos) y vivir su vida en Valencia. La vida que quiere vivir lejos y cerca de su familia. La familia. Un padre nunca deja de preocuparse por su hija. De ahí que a veces me quiera lejos. Muy lejos.

Ayer en Valencia presentí a Kristel muy feliz. Salimos a tomar café abrazados como dos enamorados. Mi esposa nos seguía a distancia y decía... No sé qué estupidez decía. (¿Vais haciendo el ridículo? Envidia que tienen la flores.

Donde el horizonte de un mar se estremece, donde un atardecer fortuito o previamente elegido (¿y a quién importa? permite la excelsa virtud de ser exaltado el amor de una hija. Y yo su padre. Si dos enamorados pasan abrazados por la calle en un periodo de tiempo indeterminado que la vecindad se aletargue, que lea un libro de poemas para que su lectura les abra la puerta del ensueño armonioso de un recuerdo, pero que no niegue la posibilidad de amar al amor. Gracias... (de nada).

domingo, 23 de abril de 2017

Baciyelmo.

Tengo contratado el teléfono y el internet con una compañía telefónica que me engaña y domiciliados mis pagos y la pensión en un banco que también me engaña, pues ahora, como el aceite que no es un dios pero hace milagros, voy a tener dos en uno. Me lo ofrecen a cambio de nada y además me regalan un porciento a partir del segundo mes por tres meses en el teléfono. Me desespera que me engañen, que me tomen por idiota. Pero la cosa puede ir a peor si en vez de llamar ellos llamas tú para una aclaración o un etcétera, en ese caso, conviene tener la tarde libre y unos tapones para los oídos que rebajen al menos 90 decibelios la música que te ponen mientras esperas desesperado.

Una compañía telefónica de esas que engañan con mentiras diferentes cada mes se va a meter a banquera; quiere ampliar horizontes empresariales y qué mejor que las finanzas. De momento no ha hecho público el modelo a seguir: banco de telefonía, telefónica usurera, o prestamista con contrato de permanencia. Sé por experiencia que todas las compañías telefónicas son iguales, van a lo suyo y no atienden otras razones. ¿Sí? Paga y calla. Me conformaría conque no me llamaran a la hora de la siesta para ofrecerme la mejor oferta de mi vida. O que no me llamaran. Y los banqueros cuando pago una factura y me envían un mensaje de texto para decirme que si fracciono el pago en tres veces pago el doble en tres veces que no gasten dinero en mensajes que luego me cobrarán. No sé si será un chollo pero un robo seguro. Me roban unos y otras y nada puedo hacer. El mundo al revés. Ante la gravedad de los hechos es natural que esté preocupado como preocupada está mi esposa al levantarse y hacerse un chequeo ante el espejo y no encontrar dolor alguno, ni el de los huesos siquiera. Apostaría que acabo la mañana en el hospital... O en misa. Gracias... (de nada).

sábado, 22 de abril de 2017

Yo escribo porque me gusta.

Cada etapa que no superamos en la vida es un retroceso, hay que avanzar y mirar siempre al frente, si un día si tres. Indudablemente es una vergüenza cómo está el país de corrupción. A veces me da por escribir al país que soñé y lo tengo que inventar, como si nunca lo hubiera soñado. "Lo sueños sueños son". Un poeta nunca miente. No escribo a los poderosos para regar sus miserias, escribo las verdades de los que pierden, los que no llegan a fin de mes. Ante la implacable realidad no hay mayor refugio que la verdad: Aún no está escrita la última palabra. Ni dicha, mirando a los ojos, como siempre. Las verdades a la cara. Y si un verso me sale a María, la Magdalena, doy las gracias.

Me gusta escribir y no me entristece si lo que escribo no interesa, yo escribo porque me gusta. Hay quien dice ¡vaya con Dios!, yo le digo que no soy tan pobre para irme a ningún sitio: tengo familia y tengo salud. Y tenía una bicicleta que ya no tengo. No se puede tener todo en la vida. Pero yo eso ya lo sabía antes de empezar a escribir.

Me gusta escribir y escribo para quien me lee, y no me quejo si no me leen, porque escribo el día que me gusta vivir. De cuando en vez escribo al viento, pero no a todos los vientos: ningún viento me lleva. Tengo los pies en el suelo.

Yo escribo porque me gusta: a veces escribo de donde vengo, otras veces escribo a donde voy. Si de donde vengo y voy algún sitio me gusta, ése es mi sitio. No me ignoren que aún me queda por escribir. Soy buena gente y me gusta la gente libre de pensamiento, simple si se le puede llamar. Esa gente que pide una mano y le puedes dar las dos.

Escribo porque me gusta y no niego lo que me ocurre si no lo puedo evitar: nada ocurre por casualidad. Y no vengo a enseñar a nadie lo que no sé, tampoco vengo a pelear, como mucho me defiendo. Yo aquí vine a escribir y no acepto los halagos ni amigas del alma para siempre. Mientras la vida no se me vaya, con el permiso de quien me lee en un descuido inadvertido, seguiré escribiendo porque me gusta. Escribir en de soslayo me apasiona, para mí es todo y no es poco. Yo escribo porque me gusta. Gracias... (de nada).

viernes, 21 de abril de 2017

Aclaración al estropicio.

Me duele que sufras y me duele perderte. ¿Acaso no recuerdas quién soy? ¿Acaso no te das cuenta quiénes son los que ahora te acompañan? Con la mano en el corazón: ¿te atreverías a ponerme en la misma balanza? No te ofendas ni me ofendas. Me gustaría pasear contigo por Les Seniaes ahora que el azahar causa emoción para hablar de amor, la familia, de aquella promesa que juntos echamos a andar un día. Recuerda que fuimos fuego de causa común.

Me duele que sufras, y más que sufras por mí, porque creas que soy yo el mal de todos tus males. Lo podría explicar y lo entenderías, pero ahora no admites otra verdad que la tuya y es falsa. Yo no te he hecho mal. Sin ser tú culpable del todo, eres más culpable que nadie. Te sigues fiando de quien no debes, pero eso ya lo sabes, y por mucho que te diga sigues confiando en quien te hace daño. De locos. Soy más viejo de lo que aparento, soy más viejo que la edad que tengo; nunca denunciaría tu gobernabilidad, si alguien la denunció y alcanzó males mayores no fui yo ni nadie en mi nombre. Recuerda que la administración tiene medios para saber y cruzar información. Donde fui, y antes de ir lo puse en tu conocimiento para que obraras en consecuencia; te avise a tiempo y siquiera atendiste mis llamadas: "La señora marquesa hoy no está y mañana ya no vino". No pusiste remedio al estropicio. Mal aconsejada tal vez creíste que era un chiste de verano. Y sí, no soy de donde tú eres si es que eso importa: no te deseo mal, al contrario. ¿Qué puedo hacer para que no sufras? De cualquier manera tampoco sé por qué sufres. A veces creo que no puedo hacer nada por ti, tampoco que quieras que lo haga. No creas lo que te cuentan, pero si dudas, la historia es implacable.

Yo no te quiero perder, y sin intentar convencerte, porque hay comportamientos que no necesitan ser explicados para ser comprendidos, no tardarás en encontrar las palabras que convencen. Le has dado la espalda a los valores que te hicieron única. Te has ido de mí y no encuentro la razón. Ni deprimida por el fracaso ni seducida por los aplausos. La insoportable levedad del éxito. Pregunta a tu subconsciente sobre la posición de dominio que ejerces, es demasiada, y todo es susceptible de ir a peor. Vigila de cerca tu arrogancia. No tengo más que decir. Gracias... (de nada).

jueves, 20 de abril de 2017

Por amor al arte.

Cuando un sentimiento nos susurra al oído no está muerto. Si muere el amor un sentimiento muere con él. Quizá ya ocurrió es más de lo que aparenta para mí... Se puede entender si se quiere entender. Hablo por mí y no por otros a los que no pueda interesar. A mí también me gustan los que se callan mientras tengan algo que decir. Si algo tienen que decir y no lo dicen es porque les interesa, ojalá no sea porque me guarden rencor. Les aseguro que no necesito encontrarme, pero reconozco que existir es caro. No juzgo, mi condición es escribir. La relación más importante que tengo es con la creación literaria si así se le puede llamar y no vivo de prestado que sería tanto como ser esclavo de alguien que no conozco. Prefiero seguir siendo libre. Lo importante no es el precio sino el valor de las cosas. Lo que ahora me satisface sin olvidar lo que nunca olvidaré, es escribir en de soslayo el día que me gusta vivir y enfrentar la causa que cada día provoca algún alma abatida, porque la justicia descansa a veces en lugares lejanos a la verdad. Gracias... (de nada).

Raúl.

Ayer.

-"Hoy que no estás o no te veo, me doy cuenta lo mucho que te echo de menos. Cada madrugada es alivio comenzar el día contigo. Espero que esta no sea la última vez que te escribo... No te quiero perder". ¿Recuerdas?

Hoy.

-"¿Alguna vez te conté mi teoría sobre el síndrome de la rotonda? Es la forma que uso para clasificar a...". ¿Tal vez a gente como yo? Está científicamente demostrado, además, lo confirma la sabiduría popular: "La fiebre no está en la sábana". El asunto es ese, y también sabes que no puedo leer apenas cuatro letras de tus sabios consejos. Perdón, como Facundo Cabral, sé que eres viejo pero no tanto como para dar consejos. Tu opinión me merece respeto.

Quizá ya ocurrió.

No siempre fue entendido mi comportamiento, a pesar de no haber faltado a la palabra: mi palabra sigue en pie, y no depende de mí cumplirla... Solo pido respuesta desde el día que cambiaron la ley de propiedad intelectual. Por aquel entonces los sueños madrugaban. 1 de enero del 2015. Desde aquel día cada día no dejo de pensar porqué la cosa no fue diferente, como diferente debiera haber sido mi comportamiento. El silencio me hace mal: la avestruz esconde una pata porque no puede esconder las dos cuando el miedo le puede. No ser capaz de trasladar mi palabra a quien debiera y el silencio: miedo a perder lo que más quería. "En boca cerrada no entran moscas". La pena es mía y no de otros. Sin embargo, de cuando en vez sigo insistiendo. Y me siguen negando la palabra; vaya donde vaya, y a pesar de saber que dona es mía y no la darán a nadie me niegan la palabra y el derecho a defenderme. Amor inmarcesible. Gracias... (de nada).

miércoles, 19 de abril de 2017

La Seguridad Social y eso.

Hacienda reconoce que la Seguridad Social sufre un "déficit estructural". Alberto Nadal. (El hermano de su cerebro).

Porque a mi esposa la han vuelto a llamar para trabajar otro día (un día más y ya son tres en lo que va de año), está que no cabe en sí. Pero ahí no queda la cosa, uy, en la radio están tratando el tema de las pensiones y aseguran los tertulianos que salen muy caras porque los viejos y las viejas ya no se mueren al menos hasta los 80 ó 90 años y no cogí más. Luego el locutor resumiendo se le nota muy suelto ante el micrófono, habla más aprisa que escribo yo. Fijo que cobra antigüedad en la radio, o sea, el próximo ERE que estará el caer a la fila del paro. Fijo. A no ser que sea la señora esa escritora tan famosa... ¿Cómo se llama? Mariló Montero. Calla por Dios, esa no. La que escribió "Sabor a hiel". Ah, ya, Ana Rosa Quintana. Precisamente. Pues si es esa ya te digo que no la despedirán, lo que escribe se lo quitan de las manos. Es escritora de talento y locutora de hablar muy aprisa. Claro, mujer. Perdona, ¿quién pregunta a quién? Me toca a mí: ¿Qué será "déficit estructural"? Suena a morirse, "en casa del pobre dura poco la alegría". La Seguridad Social sufre "déficit estructural", y sea eso lo que sea, y sabiendo como sabemos que el juez ayer llamó a declarar como testigo a Rajoy, adiós amigos empresarios de Rajoy. ¿Alguien sabe cuánto le quedará de pensión a mi esposa trabajando más o menos tres días al año? Calculo que, junto con la tuya y la de Amancio Ortega, solo Dios lo sabe. Me apeo, hoy no hago vida contigo: parecemos Donald Trump y Melania Trump. Gracias... (de nada).

martes, 18 de abril de 2017

Un beso y se acabó.

Traigo a de soslayo un beso y se acabó porque al fin se acabó Semana Santa y volverá a ser otro año y otra semana si Dios quiere; quizás el próximo año. Este semana perdí un beso y gané el norte. Con el norte quiero decir Asturias. Lamento sacar mi origen de coordinadas a pasear pero un amigo asturiano me envió un "emilio" (no puedo aspirar a más). Se llama César y de no ser por él esta semana la podían haber borrado del calendario, o solo el Viernes Santo.

Y el Día del Beso tampoco. Hay besos de conveniencia, hipócritas quiero decir. Si yo pudiera explicar, o querellarme por tantos besos hipócritas recibidos colapsaría más la justicia de lo que ya está con tanto corrupto. Daré en loco si no me quito de la cabeza a los políticos corruptos y los amigos empresarios de Rajoy y los usureros y los recortes y todos los etcéteras. Joder, dona, un beso de amor. ¿A quién se le ocurre ubicar el Día del Beso en Semana Santa?

¿Alguien sabe cuánto cuesta un beso de amor? Si un beso de amor se pudiera comprar cuanto dinero costaría o se podría pagar por él? ¿Un beso es perecedero o eterno? ¿Muere el amor? ¿Si el amor con amor se paga, ¿con qué se paga un beso? Un beso de amor es la antesala del paraíso. Miel en los labios. Si el CIS en lugar de atarantarnos con las miserias de este país hiciera una encuesta sobre quién lee poesía la mayoría diría "sí, me gusta, pero no leo poesía". Resulta difícil de entender que la poesía guste y no se lea. A no ser que resulte muy poco de fiar. Miedo dan esas palabras metafóricas o surrealistas tantas veces confusas y siempre decidoras. Cuando un declamador toma la palabra y asume con sentimiento puro la escenificación de un poema penetra en el corazón de manera sublime. Es difícil recitar un poema pero no sentir lo que las palabras dicen es imposible. Un poeta, un extraño que sabe de amor y lo expresa de manera singular, ay. Un poeta es un dios. En época de bla, bla, bla y asuntos inaplazables un poema ocupa un lugar remoto, a veces aislado en la penumbra mental de la desmemoria. Un poema nunca muere, se podrá confundir entre la sombra de las páginas de un libro, pero nunca muere, permanece oculto hasta que un enamorado lo rescata tal vez en una mirada de soslayo. Un libro de poemas ante el fracaso, ante la complejidad socioeconómica que vivimos, ante la anemia intelectual, ante el desinterés malsano. Ante el imposible proceso de olvidar, amor.  

Amanecerá un día cuando las auroras sean luces del recuerdo y de un suspiro emanará una historia conmovedora, entonces, un poema desplegará su mágico poder cubriendo de sutileza el espejismo de un ensueño y se hará sentir en las complejidades de un sentimiento de amor con su lenguaje y una destreza que lo distinguirá de otros. Memoria contra el olvido. Un beso de amor. Un beso, con una semana de retraso. Un beso y se acabó. Gracias... (de nada).

lunes, 17 de abril de 2017

Tenemos talento.

Tenemos talento y podemos llegar lejos. El caso generalizado es que aparecen las malas compañías con una música que suena a Bach y nos enamora y nos dejamos querer. Y nos quieren, al menos mientras desempeñemos un cargo institucional. Tenemos talento y podemos llegar lejos, pero la mayoría de los políticos -porque hablo de política, no de amor- de este país no dobla la primer esquina. No se examinan y aprueban. Y es cuando empiezan a cocinar a fuego lento a espaldas del pueblo. La pasión de un político debiera durar cuanto menos un mandato, pero a veces no llegan a la mitad y si llegan por los pelos; como llegan a fin de mes la mayoría de los ciudadanos en este país, por los pelos. Gracias... (de nada).

Agitando añoranzas.

Acabo de tropezar con una sonrisa y para hoy y mañana estoy servido, ay. Anda uno agitando añoranzas por si cae una. Cuesta encontrar una sonrisa al doblar la esquina. O me cuesta. Ojalá una sonrisa no se haya ido detrás de otra promesa. Cuanto daño hace el éxito al creer que ignorando las respuestas se impiden las preguntas.

Cada día me siento a leer y escribir. Y a veces a pensar en ti. Lo dejaría todo por volver a estar rodeado de tu risa y tu alegría. Me escondo en mi impagable soledad porque me asusta salir de casa sin una promesa fiable que llegado el caso me salve. Has roto mis esquemas políticos, la palabra, por incumplir tus promesas. Me has defraudado como persona... Yo cría en ti. Si me confieso soñador empedernido no miento, pero los sueños no penetran como el aroma de azahar de otro tiempo. Nada que ver con otro tiempo. Este no es el país que soñé, ni su gente venida a menos. El país que soñé sigue deshabitado esperando que resurja de esta realidad sangrante. Tú, y otros como tú que marcan el paso culpables. Las gentes bailan al son que tocan los mantenidos por el Erario y sus verdades sin contrastar. Te has ido con las apariencias. Y por si fuera poco has cambiado tus caderas de acera, ¿acaso creías que no seguía tu caminar? Por figurar y además esperar los aplausos de la manera más torpe posible has perdido la credibilidad.

Nos condenaron sin sentencia y nos enviaron a estancias lúgubres donde la pobreza del alma redime culpas ajenas mientras se aprovechan de los que siempre pierden: ciudadanos de miseria. Ojalá nunca nos acostumbremos a vivir en la miseria. Ni tolerar corrupción a los corruptos que esquilman el país y toda posibilidad de volver a la dignidad de otro tiempo. Estamos en la indigencia y aún nos niegan el pan y la justicia. Ya ni vale el puño en alto como desahogo. Las preguntas tendrán respuesta y no valdrá ignorarlas. Pueden apostar. Gracias... (de nada).

domingo, 16 de abril de 2017

Búsqueda segura en Google.

Estaba casi feliz esta mañana pero más solo que la una ("pa solu yes buenu". Ya te oí), y me dio por investigar en el teclado qué tecla correspondía a qué la letra (solo por ver y saber), y a punto de sincronizar el alfabeto apareció en la pantalla una pregunta: -¿Quieres seleccionar búsqueda segura en Google? Sin pensarlo dije sí. -Escribe las palabras que no quieres que aparezcan en Google. Una se me ocurrió escribir, la que más daño me hace: UNICEF. Si Google no me engaña, España será una patria. No habrá desempleo, ni familias sin techo, ni investigadores sin presupuesto, ni corruptos sin jueces, ni escuelas sin maestros, ni hospitales sin médicos, y en ese plan. (Ojos que no ven corazón que no siente). "España sufre la tercera tasa de pobreza infantil más alta de la Unión Europea". UNICEF.

Polvo somos y en polvo nos convertiremos pero hasta que llegue el día lloverá y seremos lodo y cuando salga el sol y pasen los carros y las carretas volveremos a ser polvo y en polvo nos convertiremos y polvo somos y amén, que se hace largo. (De esos polvos vienen estos lodos). Estoy seguro que Google no nos salva de los informes de UNICEF. Estamos muertos. Gracias... (de nada).

sábado, 15 de abril de 2017

Se llama o llamaba Caridad.

Me cuenta mi esposa que ayer Viernes Santo, 14 de abril, el esposo de una amiga falleció hace 16 años de manera trágica. No dejó ni un día 14 de cada mes de llevarle flores al cementerio. Y ayer Viernes Santo, como si a la misma tragedia le faltara una actriz, falleció la esposa de su hermano. A los dos hermanos la misma tragedia y el mismo día les arrancó de las manos lo que más querían. Leí acerca del baile de Semana Santa, si un mes y otro día, el primer plenilunio de la primavera, el calendario Judío y más que no entiendo. Si un día 14 de abril, Viernes Santo, tenía que coincidir lo que tuviera que coincidir coincidió. 16 años después. Una tragedia, peripecias de la vida humana con un final funesto. Una amiga no imagino lo que está sufriendo y no sigo. Que sea Mario Benedetti, poeta de la vida y el amor, quien imagine y lo explique.

Ausencia de Dios.

Digamos que te alejas definitivamente
hacia el pozo de olvido que prefieres,
pero la mejor parte de tu espacio,
en realidad la única constante de tu espacio,
quedará para siempre en mí, doliente,
persuadida, frustrada, silenciosa,
quedará en mí tu corazón inerte y sustancial,
tu corazón de una promesa única
en mí que estoy enteramente solo sobreviviéndote.

Después de ese dolor redondo y eficaz,
pacientemente agrio, de invencible ternura,
ya no importa que use tu insoportable ausencia
ni que me atreva a preguntar si cabes
como siempre en una palabra.

Lo cierto es que ahora ya no estás en mi noche
desgarradoramente idéntica a las otras
que repetí buscándote, rodeándote.
Hay solamente un eco irremediable
de mi voz como niño, esa que no sabía.

Ahora qué miedo inútil, qué vergüenza
no tener oración para morder,
no tener fe para clavar las uñas,
no tener nada más que la noche,
saber que dios se muere, se resbala,
saber que dios retrocede con los brazos cerrados,
con los labios cerrados, con la niebla,
como un campanario atrozmente en ruinas
que desandará siglos de ceniza.

Es tarde. Sin embargo yo daría
todos los juramentos y las lluvias,
las paredes con insultos y mimos,
las ventanas de invierno, el mar a veces,
por no tener tu corazón en mí,
tu corazón inevitable y doloroso
en mí que estoy enteramente solo
sobreviviéndote.

viernes, 14 de abril de 2017

Semana negra.

A mi esposa le hicieron un contrato laboral de dos días: ayer y hoy. Se la ve feliz. Supongo que será por volver a ver y ponerse al día con sus compañeras y compañeros de la ETT, no tanto por trabajar: dos días no dan para mucho. El pasado año en Semana Santa la contrataron un día. El país se recupera, es indiscutible: apenas quedan trabajadores de larga duración en las listas del paro. En agosto casi fijo la volverán a llamar si Dios y María no lo remedian. El voto en este país sigue siendo secreto, pero si en un descuido me entero que mi esposa vota al PP de Rajoy me divorcio.

-¿Cuanto costará un contrato de trabajo digno hoy en día? -Defina usted contrato de trabajo digno.

Los empresarios amigos de Rajoy en Semana Santa y en verano y en otras fiesta señaladas se calzan las botas. Y los usureros. Por cierto, no me las quiero dar de leer Financial Time porque no, pero igual que a Caja Madrid tal vez tengamos que nacionalizar al Banco Popular. No sé qué es eso de "enteros", pero esta semana los perdió casi todos incluida la credibilidad. A mí cuando ¡Rodrigo, Rodrigo! nacionalizó Bankia no me importó porque es asturiano y los asturianos somos de fiar, además, De Guidos dijo que no iba a costar un euro a los españoles, pero no sé si el Banco Popular nos costará un euro o cuatro. Lo digo porque el Opus Dei no es de mucho perdonar, cuanto menos regalar o vender barato. Agradecidos recuerdo a los hermanos Valls Taberner encomendarse a Dios por permitirles multiplicar sus pesetas por millones. Al Popular se le consideraba el banco mejor gestionado del mundo. Ojalá resucite al tercer día porque si no a los españoles nos va a costar una pasta gansa. No digo tan gansa como la pasta gansa de Bankia pero gansa seguro. Apenas estábamos saliendo de la crisis y de vuelta rescatar otro banco, así es imposible rescatar familias. Rescatar un banco, a bote pronto, cuesta tanto como rescatar un millón de familias de la indigencia. O más o menos. De fijo no sé. Tampoco sé, pero lo imagino, que Jesús el Cristo este año no resucitará para no coincidir con tantos fariseos del capirote, políticos corruptos, empresarios que se calzan las botas explotando a sus trabajadores, evasores fiscales, usureros fraudulentos, y etcétera. Al tiempo. Gracias... (de nada).

jueves, 13 de abril de 2017

Más que triste.

En medio de todos los problemas apareces tú creando otro mayor. No voy a asumir el compromiso de ser parte de otras miserias. Cada cual que se arregle con los suyos, hablo de esos fariseos con tanta emoción contenida.

Otra cosa fuera (dentro no cabes) que Jesús el Cristo te haya desahuciado. Perdón, ¿tienes cansada el alma? No me negarás que nos quedan preguntas por hacer. Te vas y nos queda saber algo más de lo que sabemos. Sin querer la tarde se nos fue yendo de los dedos. Vale el mes de abril para un verso pero no vale la Semana Santa para un adiós. Un revolucionario de antes no te lo hubiera consentido. Pero un viejo de ahora acepta sin rechistar las disculpas. Por cierto, si un viernes de mercado me acompañaras a comprar disculpas para la semana sabrías lo que son disculpas convincentes de verdad. Es difícil escribir a una niña en los años altos... Ni tú ni yo queremos crecer pero crecemos y de viejos no pasamos. Ya te digo. Cuando antes dejes de comportarte como niña antes aceptarás la literatura como salvación. Escribir al amor y la santa poesía nos salva. No comprendo porqué me abandonas cuando parecía que tú eras la que iba a salvarme. Tú como Él. Pero sigo aquí. De poco me sirve conocer la verdad si la mentira puede más. Gracias... (de nada).

Judas Iscariote no ha muerto.

Paz y amor y recogimiento y una poca de procesión cristiana para calmar tu alma herida. Digo lo que dije, porque mi alma está en el manicomio maquillada. ¿Qué quieres? Quizá lo tuyo es un abatimiento engreído a base de soberbia, arrogancia y otras apariencias de ficción. Por un insulto o mil yo ya hubiera muerto. Y no digo que tú no puedas morir por menos, cada cual va a morir y si no es por amor no resucitará (como Él). No perdamos la esperanza.

Lo compartas o no la literatura es amor que ama. La literatura es la manera de amar como un creyente ama a su dios verdadero y lo acoge con gran sentimiento y respeto; respeto hacia otras religiones, pero sabe que la verdadera es la suya. La literatura enseña y propicia el entendimiento entre iguales. Tú y yo somos parecidos, a mí también como a ti me hacen daño los insultos porque me aburren ¿a ti no? El pensamiento es libre como la expresión de la palabra. Me enamora la palabra y de manera devota en Semana Santa. Te siento y te respeto hoy y siempre. No puedes hacerme cambiar, como tampoco puedes evitar que te quiera. Me leas o no. La literatura nos unió, no será la que nos desuna. Soy un pagano en Semana Santa que deambula entre cristianas tradiciones y atarantado de tanto ruido. Ya sabes, el ruido de la calle me ataranta, soporto el ruido de la cabeza porque de dos una: corto la cabeza o soporto el ruido. Soy joven para morir. ¿Y tú? Vivimos días ideales para reflexionar, para pensar que todo tiene sentido y que nada ocurre por casualidad. El equilibrio entre resistir y persistir cuando no alcanzamos una meta o la palabra no la comparten, el asunto es ese y no otro, porque escribimos para quien nos lee. Es imperativo, ante comentarios despreciables como sus propios autores, ser fuerte porque el masoquismo perjudica seriamente la salud, o sea que los borras y amén.

Si diste de baja tu blog por los insultos recibidos y con él nuestra amistad, estaba equivocado y no lo creo. Otras son las razones y no esas. Escribir nos hace más fuertes, solo debemos respetar la palabra, la nuestra y la de los demás. Recuerda que solo ofende quien puede; pero eso ya lo sabías, lo que me hace pensar que nuestra amistad nunca te importó. Y no lo creo, insisto. Tal vez las cosas no son lo que parecen. No sé. Gracias... (de nada).

miércoles, 12 de abril de 2017

De esta mañana recuerdo.

Con la seguridad de su parte -a las fuerzas de seguridad me refiero-, y con camisa fucsia vestida, estaba por titubear pero me contuve por vergüenza: pensé que era una hermosa mujer además de amiga. Ocurrió esta mañana y duró lo que dura un mirar por encima del hombro y que la llamaran al ihpone por teléfono. Es una mujer muy ocupada, estoy seguro que de poder, no podía, era evidente, la llamada al ihpone por teléfono lo confirma, me hubiera dado un beso casto en la mejilla. No pudo y se fue. Así llevo tres años esperando a la luna de Valencia. Gracias... (de nada).

Una amiga ha muerto.

Es la política. Me guste o no -solo me disgusta-, ocurre sin importar el partido ni el dueño. Es la política que les nubla la vista y la confianza. El caso que toman el bastón, la plaza y el sillón y son otros. Lo mejor el despacho con vistas al mar. Así comienzan a navegar entre las brumas de un mar en calma y sin fondo y cobrar antigüedad; solo necesitan dejar transcurrir el tiempo y honrar la vida de su dueño, aunque suiciden los sueños de sus votantes.

Una amiga ha muerto el lunes, ayer la enterramos: paz a sus restos. Pero con la muerte una amiga no se va mientras se la recuerde. Yo la recuerdo como ejemplo de mujer luchadora y afable en el trato. Trabajadora implacable con una pequeña dosis de impaciencia para sufrir por los demás. Nunca fue de mucho sufrir por los demás: eran apariencias; tampoco los demás sufrían por ella. Yo no quiero olvidarla y en eso ando. (Dios aprieta pero no ahoga solo reprende, aconseja y en Semana Santa recordamos su palabra y ejemplo). Transparente en casi todo su vida política acumuló antigüedad de la misma manera que olvidó su eficiencia. Al final de sus días se dejó llevar no solo por su dueño sino por su vanidad y por otras: "Cuídate, Juanito, de las malas compañías". Dice el Serrat que le cantaba su madre.

Un amigo no ahuyenta el sol ni dificulta el amor, ni peca de atrevimiento por mucho que diga. Un amigo pega el grito porque sabe -y lo sabe sin saber-, que algo no va bien, y es amigo aunque lo evite. Un amigo advierte que es bueno temer a lo desconocido, que no se debe pagar para que alguien lo nombre -vanidad entre la gente-. Hay quien paga por su credibilidad, después descuida en sus maneras: el asunto no va con él. Y traiciona a los suyos. Malo no poder creer en la eficiencia, la inteligencia, la entrega y la vocación de servicio. Gracias... (de nada).

martes, 11 de abril de 2017

Sala de espera desesperada. O casi.

En los tiempos que vivimos, estar sujetos a la verdad, ineludiblemente implica sabiduría, y a otros niveles con otras gentes, además, humildad. (O salgo de esta Semana Santa o me ingresan en el manicomio).

Todo apunta a un nuevo acuerdo de delación. Al margen de las consecuencias, que las hay y puede haber más o no, las personas más jóvenes no hacen lo mismo que las más viejas. Pido pues, a las personas más jóvenes que traten a las personas más viejas como les gustaría que las trataran a ellas en sus años altos. Y ojalá que lleguen. Viene la estupidez al caso porque vamos por mal camino. Vale que el viernes fue una bancaria que cree que el banco es suyo y no mío; el banco es de los accionistas y de los impositores y de cualquier cliente que tenga unos escasos euros en cuenta para llegar a fin de mes. Respeto, señora, y larga vida a su contrato laboral que será más bien escaso. Usted me trata con educación como yo la trato a usted y quien escuche detrás en la fila la tratará igual. No desprecie a sus clientes que los hay con muy malas pulgas: de banqueros y políticos estamos hartos. No sea usted su peor enemiga como alguien que aún no se ha enterado que hay que luchar por lo bueno porque lo malo viene solo. Si nos roban la esperanza nada nos queda y entonces se puede esperar lo peor. A quienes tienen el poder de decidir sobre sobre el estado de ánimo de las personas, ténganse miedo en seguir despreciando porque todo tiene un límite: Amor y buena correspondencia. Rajoy y sus amigos los grandes empresarios y sus delegaciones con sillón y mando en plaza están equivocados. Tal vez no se dan cuenta porque el día luce de lujo, pero los tribunales y sus sentencias condenatorias opinan diferente; no todos y todas tenemos un precio. Claro mujer. Y más te digo: nada es nuevo para siempre, y, si me apuras mucho rato. "Todo está perdido cuando los malos sirven de ejemplo y los buenos de mofa". (Demócrates). Como un amigo escritor y periodista en su artículo de ayer: "Tictac, tictac, tictac, tictac. Sala de espera desesperada. O casi". En su cuento de hadas sueña con no despertar a la realidad y en el delirio se ata a la desesperación. Tictac, tictac, tictac, tictac. Sala de espera desesperada. O casi. Gracias... (de nada).

Jacques Prévert.

En la tienda de la florista.

Un hombre entra en la tienda de la florista
y elige flores,
la florista envuelve las flores,
el hombre se lleva la mano al bolsillo
para buscar el dinero,
el dinero para pagar las flores,
pero al mismo tiempo se lleva
súbitamente
la mano al corazón
y cae.

Al mismo tiempo que cae
el dinero rueda por el suelo
y también las flores caen
al mismo tiempo que el hombre,
al mismo tiempo que el dinero,
y la florista se queda allí
ante el dinero que rueda,
ante las flores que se marchitan,
ante el hombre que se muere,
sin duda todo es muy triste,
es necesario que la florista
haga algo
pero no sabe qué hacer
no sabe
por dónde empezar.

Hay tantas cosas por hacer
con ese hombre que se muere,
esas flores que se marchitan
y ese dinero,
ese dinero que rueda
que no deja de rodar.

Jacques Prévert, poeta, falleció el 11 de abril de 1977.

lunes, 10 de abril de 2017

José Antonio Arrabal (su vida su muerte).

Toda la autoridad de las religiones en materia ética depende de la veracidad de sus doctrinas sobre los hechos. Hay una colisión inevitable entre ciencia y religión. Alan Sokal, en una entrevista ayer domingo para el diario EL PAÍS.

¿Alguien sabe cuándo acaba la Semana Santa? Hoy mi esposa amaneció cristiana y me dio un sermón acerca de la eutanasia y en particular de José Antonio Arrabal, enfermo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que se quitó la vida tras meses pidiendo al gobierno que despenalice la eutanasia. Mi esposa no está de acuerdo y yo sí.

Nadie sabe de lo que somos capaces de hacer ante situaciones imprevistas, o concretas, o llegado el caso. ¿Merece la pena vivir para matar a los seres queridos? Yo quiero morir rodeado de mis seres queridos para darles las gracias. Si José Antonio Arrabal pensaba parecido no pudo despedirse de sus seres queridos: se tuvieron que ir de casa para no acabar, además de la tragedia, en la cárcel por cómplices de asesinato o asesinato o no sé. José Antonio Arrabal murió solo y desamparado. Si la ciencia te desahucia y la vida te arranca la última esperanza, las reservas de coraje, de luchar o simplemente creer que mañana no será un día posible, acometer la cesación del ser en estado de gracia no debiera estar penado por la ley. Ojalá, y llegado el caso, un gobierno no me impida dar las gracias a las personas que más quiero por tanto amor recibido. Gracias... (de nada).

¿Dónde está la noticia?

Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de marzo, la corrupción aumenta siete puntos porcentuales, del 37,3% a 44,8%. Eso sí, el paro, con un 72,3% sigue siendo el problema más importante de los encuestados. Luego están los asuntos económicos y los partidos políticos y sus dueños.

Parece que los porcientos de pobreza y corrupción en este país son los que eran, nada ha cambiado, entonces llega la pregunta del millón: ¿Dónde está la noticia?

Khalil Gibrán.

Miseria.

El otro día vi
a un rico
de pie en la puerta del templo.
Tendía sus manos
llenas de piedras preciosas
a todos los transeúntes, diciendo:

-Tened compasión,
tomad de mí estas joyas.
Me han puesto el alma enferma
y me han endurecido el corazón:
piedad, tened piedad,
tomadlas,
haced que me cure.

Pero nadie le hacía caso.

Khalil Gibrán, poeta, falleció el 10 de abril de 1931

domingo, 9 de abril de 2017

Domingo de Ramos.

... y ya es Domingo de Ramos. Ian se acercará a casa de sus padrinos (los dos son padrinos) con la palma. Patricia, acerca de la palma asegura que tiene que ver con la tradición (como que los dos se les llame padrinos siendo una un cielo de niña a mujer), con la hipocresía, para entenderme, últimamente ando torpe de entendederas y no comprendo las tradiciones ni ciertos comportamientos ¿tan difícil es contar hasta cien? Un poeta, Ángel González, lo explica:

A veces un cuerpo puede modificar un nombre.

A veces, las palabras se posan sobre las cosas como una
mariposa sobre una flor, y las recubren de colores nuevos.

Sin embargo, cuando pienso tu nombre, eres tú quien le da
a la palabra color, aroma, vida.

¿Qué sería tu nombre sin ti?

Igual que la palabra rosa sin la rosa:
un ruido incomprensible, torpe, hueco.

Ángel González explica lo inexplicable: ¿Y ahora? Tu nombre sin ti será una flor marchita. Una nostalgia en el exilio.

Será porque es Semana Santa unos y otros sacuden la memoria y sacan los sentimientos cristianos a pasear. Unos ríen y otros lloran, y la mayoría está en la playa "vuelta y vuelta" al sol. Aclaro que me parece estupenda la Semana Santa. Lo que no soporto son las cornetas y los tambores y las campanas que me atarantan. La Semana Santa y las fiestas del pueblo y las Fallas duran una semana. Pero solo esta es Santa, las demás son paganas e irreverentes.

Mi esposa dice que podemos aprovechar que en Semana Santa nadie nos echa en falta para ir a comer a un bar que hace mucho que no salimos de pobres. Mi esposa es de comer carne y yo de pescado y marisco, pero no es opción. Como tampoco es Viernes Santo no importa. Comeremos carne, no obstante, intentaré convencerla que comer carne no es de buenos cristianos y que una paella es sana y digestiva y más barata. En Semana Santa se tira la casa por la ventana. Vale la fe, y lo que cada cual quiera en nombre de Dios, pero si hablamos de sacrificio de buen cristiano que sea, además, propósito noble y humano. Quiero decir de poner los actos, donde se ponen las oraciones y alabanzas, sobre la mesa, y dar de comer al hambriento. Eso es todo. Solo recordar que antes de que el gallo hubiera cantado tres veces, Pedro, se había ido con su familia a la playa. Algo que este año no podrá ser... En Cullera han colgado el cartel de completo estas vacaciones de Semana Santa hace un mes. (Indiscutiblemente en este país alguien miente). Gracias... (de nada).

sábado, 8 de abril de 2017

Ojalá.

Ojalá ya no puedas leerme para no verte en todas las madrugadas que han dejado de ser buenas para ser otra cosa. Ojalá que pueda pasar sin ti, sin tus caprichos infantiles cuanto más vieja te haces. Ojalá no me importe que no estés en las buenas madrugadas. Ojalá no me distraigas más al no verte ni sentirte. Ojalá leas estas palabras dedicadas a vuelapluma. Ojalá, ahora, al perderte, encuentre sentido a nuestra amistad. Ojalá que te vaya bonito. Ojalá.

Vigilia Pascual.

Hoy, sábado 8 de abril de 2.017 (coincidió) es el día de la Semana Santa en el que los cristianos rememoran a Jesús el Cristo en el sepulcro. Una vez sea de noche se celebra la denomina Vigilia Pascual. Hoy sábado comienzan todos los dolores y se reza en silencio. Repito, en silencio. Ni cornetas ni tambores a la calle que la lío parda. De paz en la tierra, de Siria y Suecia, de amarnos unos a otras y viceversa, hablaremos en de soslayo pasada la Semana Santa. Gracias... (de nada).

Y dale Presupuestos.

Siento caer pesado. Perdón, no quiero engañarme: ni pesado ni semipesado. Cada vez me leen menos usuarios. A pesar de que escribo para quien me lee, no me leen, eso quiere decir que de soslayo no interesa. Ni yo, si somos lo mismo. Como Esperanza Aguirre al ser sexagenarios solamente podemos tomarnos ciertas licencias, ella atropellar policías y yo escribir para conocerme mejor. Como si no me conociera: estoy que me vomito.

Siento caer pesado es empezar por lo mismo de todos los últimos días: Presupuestos Generales del Estado que no contentan a nadie. Montoro amenaza: ¿ahora a ver quién se atreve a no aprobar los presupuestos más sociales en la historia de la democracia? Pues creo que dirán no los partidos de la oposición. O sea, la mayoría de las señorías. Si no enmienda a la totalidad porque parece que ya convenció a 175 señorías, serán (la María lo quiera) enmiendas parciales y así poder decir que todos ganan y nadie pierde. Exceptuando los grandes empresarios amigos de Rajoy que les debiera haber llegado la hora de repartir un porciento de sus ganancias con los trabajadores; y me remito a las declaraciones que hizo Luís de Guindos al diario El País. "Ahora, este desembalsamiento parece estar llegando a su fin y es hora de afrontar la realidad. Sin más salarios, no habrá más consumo”. No sé ustedes pero a mí eso de embalsamar me huele a muerto. Quizá podemos aprovechar la Semana Santa y resucitar a los trabajadores de este país por amor como hizo Aprobar los Presupuestos Generales del Estado parece fácil y será un milagro o no será.

Si vivos o muertos, unas y otros, hasta que nos hagan la autopsia mejor no pronunciarse, pero plañideras eso sí que no. Queremos ver en los Presupuestos las bondades que asegura Montoro pero este año con ánimo de ejecutarlos. De Montoro yo no me fío, ni Merkel se fía de Montoro con el déficit ¿3,33 %? Los trabajadores viven sumidos en una espantosa realidad con salarios que son una vergüenza. Ni el correfur se fía de los trabajadores con salarios que no llegan a fin de mes. Ni los trabajadores se fían de Rajoy. En este país nadie se fía de nadie. Gracias... (de nada).

viernes, 7 de abril de 2017

Viernes de Harvard.

Hoy me viene el día de perlas porque al abrir la ventana me anuncia que ser feliz es posible. Ya lo era: yo era feliz, pero ahora me interesa saber de no ser feliz qué debo hacer para ser feliz. Supongo que queda claro que hablo de la felicidad (disculpen el desasosiego en mi impagable soledad). En la peluquería, sí, he vuelto a cortar las puntas por 12 euros. ¿Será caro 12 euros? Si pregunto a alguien que no le interese la ciencia dirá más que caro: carísimo.

Un viernes de cada semana voy al mercado de las disculpas y otro a la peluquería a cortar las puntas y leer revistas de ciencia. Hoy es viernes de Harvard porque el estudio científico lo hizo la universidad de Harvard, y es una gracia. La felicidad es un estado de ánimo positivo, alegre como un día de ir al banco a cobrar la pensión y encontrarte con otro ordenador que ordena. (Algo habrá que hacer con los ordenadores que ordenan y con la persona maleducada que estaba al otro lado de la ventanilla: "Si quiere menos de 6.000 euros tiene que ir al cajero automático". Con los humildes en el corazón: ¿tendré yo pinta de tener 6.000 euros para gastos de mes? Si fuera político hubiera sacado 50.000 euros que tan amablemente, entonces, me daría la directora general, que es mucho más que una persona). Hay que joderse. De vuelta a casa me perdí y acabé llorando en un atajo de Les Seniaes. A un cliente, o lo que yo sea cuando entro en una entidad financiera, no se le trata como me trataría Yolanda... Sé que hablaba de felicidad y ahí lo dejo. Soy feliz porque antes de ir al banco fui a la peluquería y un estudio científico me dijo que, a pesar de los pesares, era feliz. Y yo lo creo. Créanlo ustedes también, sepan o no utilizar esos endiablados cajeros automáticos. Gracias... (de nada).

Yolanda y amén.

"Las humillaciones no prescriben". Yolanda.

Humillar, para la RAE, tiene acepciones a la carta; a la vista, parecen disculpas (remisión de palabra oral o escrita), o lo que sea mientras no se saque de contexto. De todas las acepciones me quedo con "abatir el orgullo y altivez de alguien". ¿Me hago el haraquiri? Vale la indiferencia y vale mi mente absurda. Tú ya me entiendes, Yolanda.

Definitivamente después de tanta entrega desordenada, malos ejemplos y demasiado ruido, calladas las respuestas (peor que malo es convertir un mal momento en desamor) todo ha llegado a su fin. Será o no, y todo lo que parezca. Así es Yolanda: disfraza la dignidad en desgracia y cubre orgullosa mis desatinos en humillaciones. Yolanda y amén Gracias... de nada).

Vaivén de los cielos.

Cuando regreso sin haberme ido bendigo el día
(aclaro que siempre bendigo el día);
es esperanzador amanecer al nuevo día.
De un tiempo que no sabría decir a fecha de hoy
me alerta al día que algo raro ocurre y entonces sí, maldigo el día.
Flor de María se ido para no volver.

Cuando regreso sin haberme ido.
Sin dona a mis pies, sin Eugenio sabio entre los sabios que me explique,
entre sueños distraído:
(soy soñador empedernido):
¿Qué ha sido de Flor de María,
de sus buenas madrugadas?
Si detengo una estrella en la noche desvelada no está en ella.
¿Qué debo hacer para que vuelva
en el sitio de costumbre con la misma imagen o en otro sitio?
A paso lento, como siempre, pero no tan lento, como un bolero.

Flor de María: Si algo muere, necesariamente algo nace
(no hablo de salud en el Día Mundial de la Salud).
Con tus motivos o sin ellos, como quieras, pero vuelve.
Como estrella caída del cielo podrías volver.
Me gusta que nunca sepas si subes o bajas, si vas o vienes.
Vaivén de los cielos. (blog).

jueves, 6 de abril de 2017

Los políticos en mis sueños.

Estoy cómodo en cualquier lugar y con la misma gente, a la que considero amiga. Pero me encanta pelear por lo que a nadie importa, generalmente asuntos de corruptelas que tanto incomodan a los políticos. Y así aparecen las peleas. No digo que mi obra y mi palabra tenga alcance, lo tiene para mí: las injusticias y la corrupción me mata. Y de pelear aquí y allá, aprendí a seleccionar las peleas que emprendo no por el riesgo sino por la causa. La causa me tiene que importar sea importante o no. Las causas perdidas y las que nadie defienden son las mejores, ¿a qué tanto revolver tierra en el cementerio? Si decido pelear por una causa lucho superando primero mis miedos: analizo el caso, pros y contras, y después por las buenas me presento a mi peor enemigo, los políticos, siguiendo como es natural la pista de la corrupción. Lo cierto es que no se esconden, se creen intocables y son apenas figuras de cartón.

Los políticos tienen una excelente capacidad para el engaño, y la ciudadanía para la fe. La sociedad construye mitos y líderes por necesidad. Vivimos desamparados y los políticos nos salvan de una destrucción mayor. Nos queda más cerca un vecino conocido o una vecina con buenas referencias que un dios a quien creer. Y sin dejar a un lado la fe, porque en los adentros algo nos dice que la fe va unida a la esperanza y el político a los juzgados, confiamos en los políticos salvadores de nuestros males y les pedimos (de ahí la corrupción y el clientelismo) generalmente lo que en justicia nos pertenece, y el político (para eso estamos, mujer) nos lo vende con interés. O espera una ocasión mejor para cobrar "el favor". El político no olvida y siente respaldada su credibilidad por los votantes. Y los votantes no son de reconocer que se han equivocado con el voto y después de haber encumbrado o envanecido, si no es lo mismo a un político se quedan con él como mal menor. Sea como fuere, ante la duda culpable e interesado el ciudadano que reclama sus derechos. Sin embargo, señoras y señores votantes que tardan o tardamos 4 años en darnos cuenta de la burla que hacen de nosotros los políticos, el miedo es suyo, no nuestro, nuestro es el dinero que se llevan con el aplauso agradecido; miedo a perder el sillón que les hemos prestado y tanto les acomoda además del juego que les hace con su cara más dura, hasta el punto que le ponen su nombre como los sillones de los académicos de la RAE. No se quieren ir. Reconocer los errores y cambiar el sentido del voto no sin antes desenmascarar las corruptelas de los señores dueños de los partidos políticos que son nuestra mayor decepción. Salvo honrosas excepciones.

Hay que piensa que porque vengo de otro lugar y con otras gentes soy como soy y sería bueno que me fuera yendo con viento fresco al mismo lugar y con la misma gente. Pero no es eso, nada tiene que ver el lugar y la gente, tiene que ver el haber nacido y padecido la dictadura muda y con ataduras; me niego a volver a otros tiempos sin libertad de expresión y con las mismas sombras. Transparencia, integridad y un poema de Pablo Neruda. Se trata de Honrar la vida pública como arquetipo para construir un país nuevo. O una esperanza. Gracias... (de nada).

miércoles, 5 de abril de 2017

Otro con la conciencia tranquila.

Un partido político es de sus dueños y no tiene vuelta de hoja. Y si cuando nos venden el voto humildes de corazón con el voto nos regalan una moto, falso de toda falsedad. Bendita la libertad de la ciudadanía. Maldita esa honradez de conciencia tranquila de los políticos. Ayer hubo otra dimisión en Murcia para salvar a los murcianos. Como si a los murcianos los salvara esa honradez de conciencia tranquila de los políticos imputados presuntamente por corrupción. Difícil encontrar un político que sepa honrar la vida ciudadana. El país vive una grave crisis de valores éticos. El país no vive malvive, y ellos, los políticos a salvar los muebles. Dimite el presidente de Murcia que sigue aforado y coloca en su puesto a su mano derecha para salvar a los murcianos de las nefastas consecuencias que sería que gobernara la oposición con más diputados ¿? Al que fuera presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, le quita el sueño el tripartito, no sus presuntas irregularidades con la justicia. Gracias... (de nada).

Vocación ciudadana.

Vivo donde quiero vivir. Soy privilegiado porque tuve la ocasión de elegir: no todos pueden, yo elegí y acerté. Donde vivo se nota la crisis, la gente pasa necesidades, la crisis se nota en unos más que en otros. De todo hay y peor, en especial existe un gran deterioro de la esencia ética: tengo dolorosos ejemplos. Las discusiones vecinales son frías y no llegan a acuerdos. Cada cual va a lo suyo sin importar lo de los demás: "si tú penas peno yo, amor". O salimos de la crisis unidos y volvemos a los valores ciudadanos, al respeto colindante y a otras maneras de ver y de pensar, a la reconciliación que añoro, sin olvidar que el camino a tomar es igual para todos. Y crear futuro: el futuro será de todos y para todos o estamos perdidos que es tanto como seguir en manos de los que gobiernan a golpe de decreto en el más absoluto secretismo. Las cuentas de los que nos gobiernan han de ser claras justificando cada euro para hacer pueblo sin olvidar que el pueblo somos todos y no algunos. A los que por suerte o engaño están ahí con vocación de seguir, por cierto, y viene la tontería: recuerdo quien a lágrima viva dijo: ¿Por qué luchar por lo que nunca será mío? Susana Díaz también dijo: "Soy 100% del PSOE, pero el PSOE nunca será 100% mío". (Recordar a veces es morir). Vocación ciudadana. Gracias... (de nada).

martes, 4 de abril de 2017

Decepción.

No diría que, con él, se fueron mil recuerdos como con Eugenio, pero podía haber sido menos y sería alguien que mereciera la pena. Un saludo no se le niega a una mujer, y menos al caer la tarde. Derrotas humildes, momentos de alegrías infantiles. La vida nos pone a prueba con vivencias que concitan solidaridad, se trata de sopesar, valorar lo que está bien o mal; pensar que todos tenemos derechos y obligaciones que a veces desvelan la noche. "Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablad verdad cada cual con su prójimo, pues somos miembros los unos de los otros, airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo". (Efesios 4:26). Tu nombre me hará recordar lo que fuiste: una persona amable y cariñosa. Descansa en paz. Gracias... (de nada).

Me chifla el café.

Hay comportamientos miserables en las personas que dejan huella; sus miserias los acompañan toda la vida como esa caja negra de los aviones: su registro no se borra y vagan como sombra pegada al alma acusados de espanto.
 
Años atrás yo tenía amigos y ahora no. Unos se han ido (los mejores, si son amigos, siempre se van los primeros), y los que lo fueron y ahora no lo son alarmados tal vez por la realidad de los hechos ¿? Las cosas no son como te las contaron, las cosas son como son. Prejuzgar no es saludable, y peor no tener la posibilidad de contrastar la versión que aceptaste digna de crédito; y ahora dudas al ver a los demás comportarse como antes y tú con cara de chiste te quedas solo en la chanza. El asunto es ese y no otro: las cosas son así, como impone la ley y su justicia. ¿Para qué "amigos" que prejuzgan sin saber? ¿Para qué "amigos" que prejuzgan? De "amigos" y decepciones podría escribir un libro. De enemigos no. Yo nunca tuve enemigos, me parece una pérdida de tiempo. Hay enemigos que no saben por qué lo son y si alguien les preguntara responderían que algo oyeron y no pondrán la mano en el fuego, mientras, otros y alguna (alguna levantó esa falsedad y tú sin pensar qué intereses la motivaban le diste grado de credibilidad) saludan y, además, me invitan a café (alguna sabe que me chifla el café). Sí, naturalmente, el desprecio me toca de cerca. (Negar el saludo a una mujer al caer la tarde es poco menos que negar el visado a un ciudadano del mundo). Gracias... (de nada).

lunes, 3 de abril de 2017

Estudio de Cáritas.

Cuando Cáritas saca un estudio a la calle sobre la pobreza en España nos echamos a temblar. Sabemos en el país que vivimos. Sabemos lo que cuentan los políticos y lo creemos y olvidamos cosas que sabíamos y nos hicimos a la idea de que las cosas tenían que ser así: Los pensionistas, sin dejar de ser pobres pertenecemos a una clase social media tirando a alta. Hay que joderse. No es que me importe ser rico o casi rico, me importa ser rico o casi rico y no saberlo. Cuando se lo cuente a mi esposa da en loco. ¿De qué sirve ahorrar hoy para mañana si el futuro fue ayer? 

Siempre pensé que debajo de los pensionistas no había nada, o estaba el infierno, y no, debajo de los pensionista están los trabajadores que no trabajan y los que trabajan. O sea, debajo de la pobreza hay más pobreza: "El 34% de los niños en este país están en riesgo de exclusión social". Si los padres son pobres los niños también son pobres, y si los niños no comen tampoco comen los padres. La familia, y los niños primero. La familia. Las cuentas de la Tía María no son las cuentas de Montoro. En tiempos de quedar bien con unos y otras para aprobar los Presupuestos Generales del Estado Montoro rebaja el IVA de los toros y condona deuda a las Comunidades Autónomas y financia a partidos políticos y a sus dueños y a sus candidatos como si no existiera la pobreza. ¿Por qué los toros? Montoro ejerce los derechos individuales y fortalece la democracia. Los representantes del pueblo cobran salarios de cine al 21% de IVA y además un sobre con dietas al 0%. El sobre con dietas de las señorías son legales y saludables. (No hablo de la dieta mediterránea). Los políticos cobran sueldos​ de SMI por 10 y dietas de manutención y duermen en pensiones de 5 estrellas. Vivir la democracia de Rajoy y la fiscalidad de Montoro para los ciudadanos de este es una vigilia. Según la RAE dieta es el "estipendio que se da a quienes ejecutan algunas comisiones o encargos por cada día que se ocupan en ellos, o por el tiempo que emplean en realizarlos". O por 4 años que se ríen de los ciudadanos de este país que viene a ser lo mismo. Que se rían de nosotros es malo pero que los aplaudamos es peor que malo. Gracias... (de nada).

domingo, 2 de abril de 2017

Un mundo sin memoria (la suma de mis horrores).

Algo terrible está ocurriendo en el mundo, tengo la impresión (quizá tenga pruebas si alguien me concede inmunidad) que nadie tiene memoria. El humano ser adquiere experiencias por el hecho de vivir, sin embargo, no aprendemos de nuestros horrores. La vida es un laboratorio que nos permite aprender, adquirir conocimientos, pero no queremos o lo olvidamos. ("A veces, cuando las cosas se ponen oscuras, me gusta aclarar las ideas con un método muy sencillo...". Y, si no da resultado, pregunto pero nadie responde). Saber es recordar a tiempo. Conviene entonces distinguir entre memorizar para un examen en un libro de texto y olvidar pasado el examen. El conocimiento como último eslabón de una cadena que comienza con la percepción, la investigación, la comprobación (el director no recibe) y luego procesa el conocimiento razonado y se guarda en la memoria como herramienta de respuesta ante situaciones imprevistas.

La memoria es una herramienta imprescindible para no repetir desaciertos y fracasos. Esta sentencia tiene excepción en el pueblo estadounidense acostumbrado a tener siempre la última palabra en los intereses ajenos. Pues bien, ayer en la sidrería tomando un "culín" y unos bígaros, leí una encuesta publicada en un periódico de prestigio que me dejó estupefaciente: "Uno de cada cuatro estadounidenses no sabe que Japón fue el primer país de la Tierra en sufrir una explosión atómica". Lo dijo Cicerón: "Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla". Sometidos a la atrocidad bélica de las naciones más poderosas de la Tierra, sería recomendable la consigna de no olvidar (y si me apuras no insistir ni perdonar). Se trata de
romper la barrera de la inercia, ingresar en la comunidad de los atrevidos y experimentar el miedo a la indiferencia para saber lo mucho que se gana cuando a veces se pierde lo que más se quiere. (Torpe de entendederas, yo no, pero dona ha visto el final desde el principio). Gracias... (de nada).

sábado, 1 de abril de 2017

"El blog se ha aliminado".

Cuando un maestro es malo le echa la culpa al alumno; cuando un blog es bueno y se elimina ¿a quién se le echa la culpa? Me gustaría creer que ha sido un corte de luz. Preciso ayuda urgente, ¿dónde ha ido a parar el blog?

Auténtica, nunca negó su procedencia humilde. Mujer de palabra, ha sido fiel a sus compromisos que trascendieron a su conciencia. "Lo primero es lo primero", decía, a veces en contra de su salud. Su Dios no se ha portado bien con ella, al contrario, y, sin embargo, nunca le guardó rencor. Mujer casi bendita, es un amor más que una mujer. Hablo entonces de una escritora de talento que ha desaparecido con el blog. ¿Un día intransigente? Es abril. Cuentan que un día del mes de abril una mujer se convirtió en musa de poetas. Musa del Mes de Abril. También cuentan que un día del mes de abril una mujer la emprendió a martillazos con su computadora y la dejó para el arrastre: unos dicen arrebato, otros decepción, hay quien asegura incluso que dio en loco. Dicen, se comenta: nada se puede confirmar. Conjeturas. Yo mismo he buscado en Google: "El blog se ha eliminado". Quien en un descuido entró en el blog leyó opiniones y comentarios y volvió: en poco tiempo la llegó a querer. ¿Quién no? Ingeniosa en su manera de escribir, de interpretar la realidad, su verdad. Musa del Mes de Abril. Luego su otra gran virtud: cuentacuentos. De un tiempo a esta parte escribe solo en clave de amor: su familia, sus amigos. Ella es más de amigos. Y en particular de un tal Enrique. Nunca supe quién es Enrique ni a qué se dedica. Tal vez es un indio de cantar rancheras lloronas. "El blog se ha eliminado". Este es el drama. Escritora. Musa. Amiga que es más. La inspiración ha perdido su divinidad y los poetas han ganado la fuente que abastece el alma y les renueva la mente. De no aparecer en otro blog cualquiera (si algo muere algo nace): Dama de la Poesía.

De tanto vivir con la espada de Damocles sobre su cabeza pudiera haber pedido a su Dios plácet para entrar en un convento de clausura. Sería peor que malo. No sé de ella y si es para siempre no se lo perdonaría, además, de ser posible, posible que no volviera quiero decir, antes tendría que ser probable, y nunca fue probable. Yo lo sabría y no lo sé. Otra cosa sería que destrozara su computadora a martillazos, eso claro; pero insisto: Si algo muere algo nace. Gracias... (de nada).