viernes, 7 de abril de 2017

Vaivén de los cielos.

Cuando regreso sin haberme ido bendigo el día
(aclaro que siempre bendigo el día);
es esperanzador amanecer al nuevo día.
De un tiempo que no sabría decir a fecha de hoy
me alerta al día que algo raro ocurre y entonces sí, maldigo el día.
Flor de María se ido para no volver.

Cuando regreso sin haberme ido.
Sin dona a mis pies, sin Eugenio sabio entre los sabios que me explique,
entre sueños distraído:
(soy soñador empedernido):
¿Qué ha sido de Flor de María,
de sus buenas madrugadas?
Si detengo una estrella en la noche desvelada no está en ella.
¿Qué debo hacer para que vuelva
en el sitio de costumbre con la misma imagen o en otro sitio?
A paso lento, como siempre, pero no tan lento, como un bolero.

Flor de María: Si algo muere, necesariamente algo nace
(no hablo de salud en el Día Mundial de la Salud).
Con tus motivos o sin ellos, como quieras, pero vuelve.
Como estrella caída del cielo podrías volver.
Me gusta que nunca sepas si subes o bajas, si vas o vienes.
Vaivén de los cielos. (blog).

1 comentario: