domingo, 20 de agosto de 2017

Sinrazón.

Habrá o no razones para creer en Dios, pero cada día hay menos para creer en el ser humano. Odio, ira, venganza: mi capacidad de compresión no alcanza estos extremos. A más viejo más torpe de entendederas o más complicado me lo ponen, a pesar de saber que el ser humano nunca se llevó bien con lo naturaleza. Pregunto, me enseño con libros de materias diferentes, comparo situaciones parecidas y no encuentro explicación. El orden en el que creo es amar primero y luego ya veremos. Amar primero. Porque si uno no ama dos no se aman. La convivencia se complica cuando queremos imponer nuestras creencias, religiones, ideas o lo que sea. El adoctrinamiento nunca fue camino.

Ian me ama, me da patadas pero me ama. Me ama a cambio de un helado, un caramelo o cuando se hace daño. Ian me ama. El amor es interesado a veces, caprichoso; el amor no es para siempre. Hay quien me conoce de ayer y me ama, y hay quien me conoce de siempre y no me ama. O ya no me ama. Hay razones para creer en Dios, pero cada día menos para creer en el ser humano. Y su capacidad tolerante.

Para creer en Dios es necesario tener fe y dar por cierta su Palabra. De mano ya digo que creo en su Palabra porque la historia la escriben los que ganan y yo no quiero perder si puedo ganar. Hasta que la Palabra de Dios no fue dicha no hubo nada, ni universo, ni peces en el río, ni cabras en el monte, ni hombres y mujeres. Ni ciruelos, con perdón. El amor no tiene fronteras pero hay exiliados y extranjeros y sintecho. La fe y el amor es invento humano, por lo tanto, si hay que ir a la guerra yo me rindo. Gracias.

sábado, 19 de agosto de 2017

A Dios pongo por testigo.

¿Alguien sabe cuándo acaban las fiestas en el pueblo de Patricia? No se trata de que la gente no se divierta, que la gente se divierta y sea feliz, pero mi cabeza retumba de tal manera que está a punto de estallar. Las trompetas y los tambores, los petardos. Y porque Cristo ya vino. ¡Sí, Cristo ya vino, yo lo vi, lo llevaban los costaleros de un sitio para otro!. Después de tanto esperar, ¡Cristo viene pronto!, cuando vino, con ese vapuleo y el para y tira sin venir a cuento se irá para no volver. Adiós a las bondades, a las expectativas de vida sana, al amor, a los sueños más hermosos, a la esperanza de ver amanecer un día mejor. Ya no habrá consuelo y podrá irnos mucho peor. Y Jesús decía: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". (Lucas 23:34). Si es por mí, que el Padre los perdone, pero saben lo que hacen. Los mariachis que me cantaron con voz cazallera "Las Mañanitas" a las seis de la mañana lo saben. Gracias.

viernes, 18 de agosto de 2017

Barcelona.

El terrorismo yihadista golpea a España.

Catalunya dolorida llora lágrimas de sangre y se convierte en la voluntad mundial por la paz. Somos lo que amamos, y amamos la paz.

Breve y bueno.

Una amiga de antes (antes de dejar de ser musa para ser poesía), me dijo que cuando escribía largo se trabucaba y se perdía. Eso es cierto, hasta yo me pierdo, y no es la primera que me lo dice, pero solo a ella le haría caso. Y se lo haré si consigo que mi ordenador que me ordena me deje escribir breve y bueno. No va a ser fácil. Sobre todo en un país que naufraga en su propio bostezo. Yo siempre quise ser breve y bueno y despertar el interés de quien me lee, y no digo que en un descuido de mi ordenador que me ordena algún día lo conseguí, pero si así fue, no tuve nada que ver. Si escribo de amor acabo llorando a lágrima viva perdido por un atajo en Les Seniaes. Si escribo de Rajoy acabo gritando pegado al primer naranjo que me encuentro en Les Seniaes. Si hablo de alguien, sin nombre para despistar, porque quiero y no puedo, de nuevo acabo en Les Seniaes buscando la inspiración que disponga en orden mis ideas. Si tropiezo con una mirada clavada en el suelo y no encuentro palabras decidoras... Si me buscan pregunten por Les Seniaes, pero no es menester que me busquen, no me encontrarán, yo solo me pierdo en absurdos comentarios que empiezo y no sé cómo acabar. Escribo largo y me pierdo. Creo que sería mejor empezar y no acabar. O simplemente dar las gracias. O dejar la página en blanco y que cada cual imagine lo que un escritor de talento escribiría. Creo que sería mejor escribir entrelineas. De cualquier forma lo mío es gana, desgana no es porque pongo interés. "El Pampa", José Larralde, diría que no aprendí a resbalar cuesta arriba. Será entonces que cuando escribo me vengo arriba y no bajo ni caigo. Gracias.

jueves, 17 de agosto de 2017

Otra ausencia entristece mi vida.

Ya no es mágico nuestro mundo.
La desmemoria se ha hecho presente como enfermedad incurable y ha levantado un muro infranqueable entre los dos. Se diría que dos se fueron alejando sin darse cuenta y sin darse cuenta fueron perdiendo lo que más querían:
El uno al otro.

¿Cómo me dices eso?

La desmemoria causa estragos al psique cuando uno intenta recordar lo que perdió.
Nos fuimos alejando, amor, queriendo o sin querer, eso es todo.
No habrá caminos, no habrá distancia, no habrá recuerdos, no habrá esperanza.
Todos los despojos de nuestro amor inmarcesible cubiertos por una losa de mármol.
Como si fuéramos dos difuntos desconocidos.

Una señora de bien.

Ayer (qué raro, a mí las cosas siempre me ocurren ayer y no hoy), una señora de bien, acompañada de dos vecinos llamó a mi puerta para que les diera la voluntad para el Cristo de no sé qué ni por qué (mi voluntad está en paradero desconocido, les daría mi última voluntad pero aún no la he escrito). Hay que joderse, desconecto el timbre para que el cartero no llame ni siquiera una vez y ella abre la portilla para aporrear el picaporte de la puerta. No hay derecho.

-Alma de Dios, ¿no me conoces?
-Por eso vengo.
-Pues vuelve con la Shakira y deja Cristo donde estaba.
-No volveré.

El no volveré me sonó a amenaza. Seré mal pensado. No diré que vuelva, pero si vuelve que vuelva con la Shakira o no vuelva. Las fuerzas del orden público no debieran permitir, en nombre de Cristo, llamar a la puerta de alguien que tiene ocupada su casa por la nostalgia. No digo que lo mío sea de hoy para mañana, allá el azahar, pero si el amor que tengo no lo puedo compartir, la fe en Cristo no me salvará. Igual ni quiero que me salve. Con el perdón. Gracias.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Dilema.

Un día, llamaron a mi puerta (¡santísima!) y me dijeron que yo me podía dedicar a la política porque tenía madera de líder. Y les dije no. Y persistieron. Y yo que no. Hasta que una, la dueña del partido, se soltó la melena y me dijo que la verdadera razón por la que me ofrecían un cargo de máxima responsabilidad era por ser guapo y fotogénico como Felipe cuando era Isidoro. Vaya, vaya, los patitos, que diría Ian. Persistieron, pero poco, un líder, si lo es, y yo lo soy, se hace de rogar: Si hubieran persistido con la excusa de que tenía madera de líder, y no de guapo y fotogénico, me habría dejado convencer y el pueblo habría ganado porque soy líder de la política sin ser pesimista ni optimista. Y ya me explico para entender la tontería actualizando hechos consumados: Yo nunca esperaría a que los problemas se solucionaran solos como Rajoy, ni nombraría ministros sin ser presidente de gobierno como Iglesias.

Y porque la vida es un tren de largo recorrido, precisamente ayer, y no miento, volvieron a llamar a mi puerta para lo mismo, pero la dueña de antes ahora es dueño y me ofreció, además del mismo cargo de máxima responsabilidad un sueldo inconfesable. Digo inconfesable porque me da vergüenza hacerlo público, no porque complementen el sueldo oficial con dinero negro. Las instituciones públicas no manejan dinero negro. ¡Calla por Dios!. Hoy me gusta más que ayer la idea de dedicarme a la política. La vida está muy cara y cuesta llegar a fin de mes... Ay, no sé qué decidir. (Si se lo cuento a mi esposa seguro que me anima para que acepte. A ella le encantaría ir en coche oficial a las rebajas). Gracias.

martes, 15 de agosto de 2017

Baja de la nube.

El reencuentro es obligado. Me cuentan, y es una voz en grito en el pueblo de Patricia, que tu salud mental va de mal a peor. No había motivos para tanto atropello continuado. Tampoco has sido legal con esos principios que prometiste defender. A pesar de estar seguro que en un principio te ocultaron que llevaba tiempo intentando hablar contigo para que me explicaras los motivos que te alejaron de mí (duele el silencio) no dejé de quererte. También duele saber que con la verdad en la mano te aliaras con la mentira. Eres toda una contradicción. Y a qué santo te encomendaste para hacerme llegar, cuando la verdad se dio a conocer por sí sola, tus disculpas por delegación... Yo no guardo ni regalo rencor, además ya ni recuerdo cuánto hace que cerré el caso. Eso sí, no sigas devorando tu dignidad ni los derechos fundamentales de la gente honrada (primero el uno, después el dos, y así sucesivamente), no saltes las normas, no permitas que todo sea más doloroso. Y deja de cantar por los arrabales, como aquel tango tristón, que te importa un carajo lo que piensen de ti porque entre todos te están enterrando en vida. Y a él, no seas cruel, cuanto menos dile que deje de añadir indiferencia a la mentira que has creado. Yo no soy tu enemigo, tu enemigo eres tú, haz memoria.

Me gustaría ir y dejarte volar con viento de buena madrugada, pero sigues haciendo lo que no debes y tal vez vuelva con otra de tus meteduras de pata de banco: la confección de la lista no tiene nombre: no te dejes llevar. Ojalá y que te vaya bonito y no sufras: Vigila tu salud mental, no juegues a ser más fuerte de lo que realmente eres. Por mi parte nada está perdido, te ofrezco mi corazón y mi ayuda si la quieres. Baja de la nube. Gracias.

lunes, 14 de agosto de 2017

¡Vivan las fiestas del verano!.

En el pueblo de Patricia huele a pólvora, tambores y cornetas, y esas voces desentonadas, demasiado ruido para mi cabeza. El melonero se fue después de hacer el agosto con las últimas rebajas: "5 melones 5 euros", y dan comienzo las fiestas del verano. ¡Vivan las fiestas del verano!. El pueblo de Patricia es un pueblo poseído por los jolgorios, los tradicionales y los que se inventan. Tal vez y llegue el día que se tomen la vida en serio y la excepcionalidad les lleve a protagonizar una historia de buen juicio. (Y ahora, sin lágrimas en los ojos, dime: ¿Al jolgorio llamas hacer pueblo? Entonces, y cueste lo que cueste, te recomiendo contratar al Dúo Dinámico para la fiesta de final del verano. "El final, del verano, llegó, y tú partirás...". Recuerda. El pasado año te quedó una fiesta muy sosa). Gracias.

domingo, 13 de agosto de 2017

En el Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

"La junta general de accionistas del grupo Eulen ha aprobado las cuentas del ejercicio de 2.016 con el incremento de sus beneficios en un 65% y alcanza los 14 millones". (leonnoticias.com. 29/06/2.016).

Doblas una esquina y miedo, cruzas la calle y miedo, te das la vuelta y miedo. La sombra del miedo te persigue y te impide alcanzar una meta. La que sea. Al miedo no le importan tus intereses. El miedo es el miedo y solo le interesa que le tengas miedo, miedo al miedo. Hay quien asegura que solo los ignorantes no tienen miedo. Y los arrogantes y los soberbios y los que te miran por encima del hombro. Me repatea que me miren por encima del hombro. Lo mío es miedo al miedo. Y dudo de todo lo que hago por miedo a que me salga mal o perjudique a alguien. A veces por dudar no hago lo que debo hacer. Yo, y no es por darle la razón a la dama que no me deja ir soy un caso para el estudio en un manicomio. Y he mejorado, de joven tenía miedo a sentir amor o querer simplemente. No digo que ahora vaya por la calle haciendo amigas (tú como siempre), pero una mirada de soslayo acompañado por una sonrisa, o un interés desinteresado: "cómo te va". De salud bien, gracias. No me gusta la gente interesada si no es por amor. Si no tuviera miedo a las consecuencias, desenmascararía a todos los vividores por cuenta ajena y saqueadores del erario público (dejaremos algún día de llamar erario publico al erario). Confieso que tengo más miedo que vergüenza. Sin embargo, a pesar del miedo, no callo ante las injusticias. Todos y todas tenemos en nuestro interior a un pequeño David capaz de derribar a un gigante Goliat. Yo, en la vida alcancé verdaderos logros a pesar del miedo. El miedo me puede por todas las partes menos por una: el pan de mis hijas. Como los trabajadores de Eulen que luchan con los medios a su alcance por el pan de sus hijos. La familia, y los niños primero.

"En el Aeropuerto de Barcelona-El Prat trabajan unos 350 empleados en los arcos de seguridad para pasajeros de la empresa Eulen. Sus sueldos oscilan según la antigüedad y algunos complementos, pero el grueso del personal cobra entre 900 euros y 1.100 euros. Por ello, muchos empleados aseguran verse obligados a hacer horas extras, que se pagan a 8 euros, sumando en ocasiones jornadas de hasta 16 horas". (eldiario.es. 11/08/2017).

sábado, 12 de agosto de 2017

Así las cosas.

Yo no quiero tener razón, me pagan para estar loco. ¿Quién no entiende? Quiero que seas feliz y que derrames amor por tus ojos, que no sufras, y la salud te acompañe al menos hasta que yo muera. Yo quiero eso y no tener razón.

Cuando era niño quería ser mayor y ahora que soy mayor me duelen los huesos cuando va a llover aunque no llueva y los huesos no duelan. Cuando era niño caía y me levantaba y seguía corriendo como si no hubiera pasado nada y ahora que soy mayor caigo y me tienen que levantar y a veces ingresar en el hospital. Cuando era niño era inocente y ahora que soy mayor soy culpable. Cuando era niño creía que los asturianos éramos primero princesas de Asturias y después reinas de España y ahora que soy mayor soy republicano. Ahora que soy mayor soy un cuadro decorativo de gran valor sin pared donde colgar.

Joder, dona, si no espabilo y aprendo de mis errores y de los que no son míos, de todos los errores he de aprender. Y aprenderé porque ya no soy ni mi sombra. Aviso: A los viejos que por vivir los años altos se creen estupendos que vuelvan a ser niños e inocentes o ya pueden llamar al cura y a las plañideras y al enterrador y a sus hijas si aún no se han ido. A poco que se descuiden no tendrán horizonte que mirar en sus amaneceres. Que cada cual arregle su casa lo mejor que pueda. En fin, para qué disimular: quien me conoce sabe de qué hablo. Si muero y resucito ya no será por amor, será por razones estrictamente interesadas, hipócritas, o sospechosamente morales. Gracias.

viernes, 11 de agosto de 2017

Y se ríe.

La dama que no me deja ir me dijo que saliera de casa y que me relacionara con la gente, que las relaciones sociales son estupendas y evitan caer en la depresión. El aislamiento social y la soledad mal llevada atentan contra la vida, en especial la vida de los más viejos. Probe, estudió para eso y quizá pensaba en mí cuando estudió para eso. Eso lo sé yo y lo sabe todo el mundo, lo que no sabe todo el mundo, en particular ella, que Eugenio ha muerto y dona también, y el pueblo no tuvo recambio para Eugenio y tampoco yo lo tuve para dona. Y luego quieren que salga de casa...

Mi esposa también me dice que salga de casa, que vaya al bar a almorzar y chismorrear con unos de una. No salgo de casa porque mi compañía es triste de morir y no tengo derecho a amargar el bocadillo a unos y chismorrear de una menos: yo no soy de esas. Diferente sería que yo supiera lo que ellos saben, entonces sí, o tampoco, porque no tenemos nada en común. Ni campos de naranjos ni sé de fúrtbol, perdón, Ángel María Villar ya no es presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y debo llamar fútbol al fútbol y no fúrtbol. Cada cosa por su nombre. Hay que aprender y ponerse al día, aunque el día sea de otros. Creo que me estoy haciendo viejo más deprisa de lo que tenía previsto. Joder, dona, me estoy yendo y no sé cómo evitarlo. Un problema me tiene atarantado y tiene que ver con la familia. Un problema familiar si no se toman medidas correctoras acarrea graves consecuencias psíquicas y tal vez de longevidad. Se pudiera decir que ya no me queda gaita que tocar en este entierro. En los años bajos dediqué los días a los asuntos inaplazables y en los altos estoy perdido como un poema que no se deja explicar bajo la luz de un descarado plenilunio. Remontaré o no. ¡Mátame camión!. Me ve desparramado por el suelo y se ríe. Y se ríe. (Por la riera se ve bajar a cuatro personas con un ataúd al hombro, ojalá y no llueva ni sea yo). Gracias.

jueves, 10 de agosto de 2017

Remontaré.

Qué amargo futuro el de alguien sin memoria que rompió amarras poniendo rumbo al Este, en un recodo del camino se detuvo, descansó, y siguió el recorrido del sol hasta encontrarse con la noche, se atrevió a llamarla día, y terminó amando incertidumbres y miserias envolviéndose en el silencio para escribir negando hasta la nausea la virtud en la que debería asentarse la verdad y su veneración. ¿Qué extraño personaje puede sentirse orgulloso de su presente a condición de que nadie le recuerde sus olvidos? (Definitivamente no sé qué será de mí, pero sé que no seré de nadie ni tendré ensueños angustiosos por haber hecho lo correcto. Ya amanecerá otro día). Gracias.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Resignación.

Porque de tus ojos la mirada no es la mía
no volveré a escribir narraciones de fábula con tu nombre.
Ni a escondidas como antes, ni a escondidas iré a verte.
(Tu casa ya no es la mía).
Soñador obstinado, te busco, y no apareces en mis sueños.
Y porque sigo sangrando por la misma herida que sangré.

¿Qué será de ti? ¿Qué será de mí?
¿A quién importa?

Por ti sé que existe un universo y la esperanza.
Por ti sé que las mariposas siempre vuelan libres en primavera.
Por ti sé que soy capaz de esculpir mi mente absurda.
Por ti sé que el amor no muere si a tiempo lo improvisa un verso.
Por ti sé que nada volverá a ser como antes.
Por ti sé que eres muy feliz y solo eso importa.

Te dejo ir:
ve con Dios.

El último que apague la luz,
si es que hay luz,
y cierre la puerta,
si aún no la han robado.

martes, 8 de agosto de 2017

Tú cambia de vida.

Te levantas ves amanecer y bostezas. Negativo. Diferente sería que te levantases vieras amanecer y considerases un día ideal para cambiar de vida. Eso sería excelente porque tu vida no es tuya. Pero es una gaita cambiar de vida con lo que cuesta simplemente cambiar el paso. Te acostumbras a la monotonía y ocurre lo que ocurre. Sin embargo, a veces vas a tu ritmo y tienes que cambiar el paso porque si no te atropellan te estrellas. Y la hostia de antología. Es necesario cambiar de vida cuando se agotan las posibilidades de alcanzar un sueño o algo hermoso no suena a nota musical de Bach. Escucha esa voz interior: Cuando amanece y el día no te da ánimo, cuando al abrir la ventana no te gusta lo que ves, cuando el viento viene de cara, cuando el trabajo te amarga, cuando sientes tus piernas flaquear, tú cambia de vida. Cuando un amor se adueña de tu corazón pero te hace mal, cuando lo que sea te perjudica la salud, cuando no sabes qué hacer ni qué decir y no te explicas cómo has podido llegar a esa situación de honda penumbra, tú cambia de vida. Pero no cambies por la vida de otra gente, cambia por una vida que lleve tu nombre. ¿Recuerdas esa tarta de chocolate que te vuelve loca, que te engorda y te perjudica la salud? ¿Recuerdas esa tarta de chocolate cuando vas a comprar pan y la ves recién salida del horno y a pesar de todo eres incapaz de decir no? ¿Recuerdas? Recordar a veces es morir.

Si un ángel visitó a María y le dijo que concebirá al Salvador y lo concibió, y si una zarza ardió en el monte Horeb sin consumirse, ¿comprendes? Cambiar de vida no es difícil si consideras que te está matando. No puedes lograr un día ideal para cambiar de vida si al ver amanecer le bostezas. Existe otra vida mejor: tu propia vida. Por último, aunque sé que no lo entiendas porque vuelves una y otra vez más: por el mismo camino llegarás al mismo lugar. Si quieres ir a otro lugar elige otro camino. Gracias.

lunes, 7 de agosto de 2017

Para que no vuelvas.

"Tanto fue el cántaro a la fuente, hasta que se rompió". (Sabiduría del pueblo). Para que no vuelvas es la excusa que estaba esperando para que no vuelvas. Y no vuelves. No puedo por menos que explicar las razones que te impiden volver. Son mis razones, no las tuyas, ni las suyas que ya son las tuyas. Para que no vuelvas. Y ya me explico.

No digo que me gustaría ser otro porque soy yo, y me he acostumbrado a mí. Yo soy más de todo y más y mejor que otro. Yo soy estupendo. Me di resultado vida y media y no quiero cambiar. Así he ganado el derecho a dar mi opinión sobre el cuento que viene al caso. Pero mi opinión ya está escrita, la escribí hace tiempo a la espera que viera la luz. Se trata de la conveniencia absolutista, el capricho de quien cree que ha ganado lo que no estaba en juego y, ahora, hace y deshace a su antojo. Lástima. ¿Dónde estás que no te fuiste? Es el título del cuento que viene al caso. Nunca sabemos siquiera lo suficiente. Fui razonable, fui lo que se esperaba que hiciera y fuera: tirar la piedra y esconder la mano y mantenerme al margen, o de soslayo que me gusta más. Yo acerté, pero tú no aceptaste, entonces, me voy antes de que me eches. Solo quiero que recuerdes la promesa: mientras viva, amor, mientras vida. (Me explico como un libro en blanco para que mi absurda no me entienda. Mi palabra solo quiere llegar a su corazón).

Porque no olvides tus valores, los familiares, y los que aprendiste fuera de casa. Porque te des cuenta a tiempo y no permitas injerencias lesivas en tu vida. Porque, ciega de amor, sepas responder a los impedimentos que te salgan al camino con sabiduría. Y, sobre todo, cuando creas que es no di no, cuando creas que es sí di sí; tu opinión es tuya y tuyas las consecuencias: asúmelas con dignidad. No te equivoques por nadie porque nadie es nadie. Gracias.

domingo, 6 de agosto de 2017

Agonía.

¿Para qué sirve el amor si por omnipotente decisión de quien se cree el dueño del universo me deja en la indigencia? Quien no sabe a dónde va llega donde llega y llegó a su sitio. Ése sitio está ocupado, estúpido. Y luego hay quien va diciendo por ahí que Dios aprieta pero no ahoga. Desde mi cante jondo solo se me ocurre decir: ¡manda güevos!.

No me quedan vivencias que escribir. Si alguna vez dije que otros tiempos fueron mejores hablaba de amor, y ya no recuerdo, el asunto es grave y va para peor. A veces no soy capaz de explicar mis sentimientos. Quiero y no puedo, no puedo decepcionarme una vez más. Mi mente absurda se niega y todo lo emborrona. Así también muere el amor. No pretendo ser original, nada entiendo, soy apenas una pregunta sin signos de interrogación ni sabiduría, hasta Ian me podría responder si me escuchara. Ian, un cielo de bebé, no está sino para él y La Patrulla Canina.

El asunto es grave y va para peor pero no renunciaré tan fácilmente. Iré en busca de la merecida indiferencia y desde el desprecio me manifestaré contra la impunidad y sus ominosos componentes. Un amor de conveniencia dirá no: él no lo sabe pero dirá no. Lucharé por ello mientras me queden fuerzas hoy y mañana y siempre, mientras me queden fuerzas. Amor: quiero que abras lo ojos, que abra las alas y que vueles libre. Mientras, moribundo, agonizaré con él o no moriré. Pero antes dirá no, dirá no. (Lamento sacar mis miserias a pasear. Con el perdón). Gracias.

sábado, 5 de agosto de 2017

Ojalá.

Ávido vivo desde que solo te sueño,
quizá por ser quien eres,
quizá por ser quien soy.
Quizá porque somos dos indivisibles
que por accidente se consumen en vida.
Ser quien eres y ser quien soy no nos ayuda:
Somos dos que un amor nos cogió por sorpresa.
Somos una gota de rocío al rayar el nuevo día.
Somos un movimiento repentino en el ánimo.
Somos lo que nunca quisimos ser el uno para el otro.
Somos tal para cual.

Yo no estaba preparado:
tú lo estabas pero yo no, eso es todo.
Y a tu ritmo te fuiste yendo sin dejar tu nueva dirección.
Ahora solo te sueño, quizás te estoy soñando ahora 
a mi manera, sin dejar de quererte.

En la Irrealidad silente palpita indecisa un deseo que no se deja cumplir
mientras pliego un barco de papel que quiere navegar en un mar de sangre.
Ojalá el porvenir llegue pronto y alumbre el camino y desencadene otros caminos.
Y te salve.
Y me salve.
Y nos salve.
Ojalá.

viernes, 4 de agosto de 2017

Como caído de las nubes.

Tarde o temprano descifrarás las señales que te envío.
Yo nunca dejé de ser lo que vieron tus ojos al nacer, haz memoria.
Yo soy el que siempre acompañó tus desvelos en las noches más aciagas.
Pero tus maneras de preceder han cambiado sin venir a cuento.
Fundamental ser coherente.

¿Ese amor de ahora es más o menos que el de otras veces?
¿Ese amor de ahora te hace más feliz que otras veces?
¿Ese amor de ahora es el mismo amor de siempre?
¿Recuerdas si amas a ese amor más que antes?
¿Dime quien siembra grillos en tu cabeza?

Intereses creados están organizando tu desastre de banca rota.
No crecerás dejándote llevar sin poner nada de tu talento.

Remembranza de tus besos,
de tus abrazos interminables,
de tu mirada de luna clara,
de tu manantial de risas,
De tu adiós sin esperanza.

jueves, 3 de agosto de 2017

Culpable, Rajoy.

Si una noche se desvela no le doy mayor importancia, aunque sé por la dama que no me deja ir que la tiene porque si no duermo mis neuronas echan chispas. Debo dormir y no duermo. Lo que me impide dormir con normalidad viene de lejos y no es nada nítido, a pesar de que a mis días les sobran los motivos, como al Sabina. Esta noche desvelada como tantas no fue una noche cualquiera, estuve en el delirio escribiendo palabras sin valorar las consecuencias. No es mi estilo, yo siempre mido las palabras que escribo y valoro las consecuencias, pero si alguna palabra se escapa con saña porque las prisas o la RAE no se explica pido disculpas.

Las prisas no son buenas, a no ser para los malos toreros y los ladrones. A mí los toros me gustan, los toreros no, se podían ganar la vida de otra manera que no fuera maltratando a los toros. ¿Quien, enamorado, maltrata al amor? La pregunta se contesta sola. Tampoco es mi estilo meterme con una profesión y más si particularmente se considera Arte. Y los ladrones, los que roban porque si no roban se mueren de frío y de hambre sus hijos, siempre me cayeron bien, y al paso del tiempo mejora mi opinión sobre ellos porque les han negado cualquier alternativa. Otro ladrones, por decir los usureros, siempre me cayeron mal. Y peor al paso del tiempo. Pero cómo, Dios y María, me van a caer bien si Patricia reclamó de su hipoteca lo del suelo y el notario, el registro y yo qué sé pero mucho más al banco y le dijeron que no, pero que había un bufete de abogados muy bueno que se lo arreglaba todo en uno en un periquete. No tardando se lo dirán a Kristel, y por el mismo precio. Hay que joderse. Cuando iba a la escuela, por eso de nacer en la cuenca minera quería ser minero, o abogado si me podía el miedo. Por aquel entonces dabas una patada a un árbol y caían decenas de abogados. Y ahora que no nos quedan árboles porque les prendemos fuego no damos un paso sin que un abogado nos ofrezca defender nuestros derechos fundamentales. En este país hay abogados para parar un tren y ganan dinero a por cientos. A por cientos del querellante y a por cientos del querellado. Todo en uno. Pero si no hay abogado del bufete recomendado no hay caso. ¿Quién es culpable de esta afrenta? Rajoy. Gracias.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Amor del bueno.

A la amiga de ayer que cambió sus caderas de acera le vendría genial hoy, mejor que mañana, mandar al carajo las malas influencias -externas e internas- y volver al amor del amigo que la quiso y quiere. En serio: No te emborriques, te ofrezco amor del bueno. Los puñales metafóricos en la espalda no hacen sangre; y no me vengas con esas que yo no soy de esas, además, sé lo que hay que saber para salir del pozo donde te has metido. Ni tus párpados fueron en ayuda de tus ojos cuando nos cruzamos al doblar la esquina y clavaste tu mirada en el suelo... Estás sola. Sin perder tu legítima autoridad que es tuya y la puedes pasear o delegar o meterla donde te quepa, mi pregunta es la siguiente: ¿Estarías dispuesta en las fiestas de tu pueblo a tomar café y unas pastas de té conmigo? Las pastas de té correrían de mi cuenta, el café de la tuya. Gracias.

martes, 1 de agosto de 2017

El amor sana el alma.

La soledad impuesta.

Está demostrado científicamente que la soledad impuesta tiene efectos negativos en las personas pesimistas. En las personas positivas también, pero menos, a no ser que se pretenda acaparar el universo y gustar a todo el mundo. O no ser capaz de asumir responsabilidades. O dejarse llevar. Sakira es Sakira y solo hay una.

Del éxito a la depresión.

Después de un fin de semana de éxito vuelve a la realidad (¿por qué? Asoma la ansiedad y con ella el amigo gorrón y la depresión sino no es lo mismo. Sin saber por qué una fuerza automotriz bloquea la mente y se siente incapaz de volver a la rutina. Es una de esas situaciones que se dan en la vida con intríngulis caminos vedados a la razón.

Decir de las gentes.

Se comenta por los mentideros del pueblo de Patricia acerca de una amiga ida que cambió sus caderas de acera que de salud mental regular. No quiere salir de casa y cuando sale, porque está obligada a mantener su cotidianidad, se siente vigilada y las calles son estrechas y el miedo y el no poder. Y la cabeza a punto de estallar. Su día es la noche más oscura 24H. O el infierno. O la oposición con mayoría absoluta. (Si aún me lee tal vez sepa de qué hablo).

Lo que nadie sabe de la soledad impuesta.

La soledad impuesta es negativa, eleva los niveles de algo que tenemos en el estómago y tiende a producir efectos indeseados en los adentros. Todo es muy raro. Una investigación científica realizada por una prestigiosa universidad extranjera entre hombres y mujeres de cierta edad sin amigos o con amigos a porcientos los favores que viene a ser lo mismo, demostró que la soledad impuesta disminuye las defensas naturales del psique. La soledad impuesta y mal llevada genera efectos psicológicos que acerca el abandono. Se desconfía de la gente por temor al engaño, el asunto es grave y repercute en la salud mental. Ella sabe que lo sabe todo el pueblo y se pone en lo peor porque la miran de soslayo. Una tragedia. Lo que ella no sabe, ni el pueblo sabe, es que un brazo pegado a un hombro y un beso valen más que todos los potingues de la farmacia. El amor sana el alma. Gracias.