sábado, 29 de noviembre de 2014

La luna siempre se nos resistió.

Confieso que me estoy volviendo pragmático al vivir sin ideología. La ideología que me mantuvo siempre alerta ante los que pretendían alcanzar éxitos inmediatos. La gloria política. Los años matan vida e ideología. 

Digo que vale la pena vivir, claro, pero no de cualquier manera. Lo malo de alcanzar la gloria política es acostumbrarse a sacrificar el pensamiento social y dedicarse simplemente a ganar elecciones. ¡El pueblo pasa hambre!. ¿Qué no se entiende?

De viejo me estoy volviendo un oportunista que sería capaz de hacer lo que sea por mi familia. Quizá ya ocurrió y estoy muerto y dejé bien "colocadas" a mis hijas en un trabajo digno y con futuro. Estoy muerto (y sigo muriendo) y ya mi esposa se arregla con la pensión y trabaja por los demás (se ayuda y ayuda). Trabajo social. Y es feliz porque sabe que es lo que a mí me hubiera gustado que hiciera... Y mientras, yo a lo mío (duele reconocerlo), a jugar con dona por les Seniaes. Ella ladrándole a la luna y yo intentando levantarle la falda. La luna siempre se nos resistió.

El conocimiento radica en la utilidad de sus utilidades (¿para qué sino? llevado a la acción. Naturalmente.

7 comentarios:

  1. Te leo siempre pero, a veces, no sé que comentar. Simplemente me siento satisfecha de haberte comprendido y te mando ... besicos.

    ResponderEliminar
  2. Lalaralara.... la luna se esta peinando lalaralara

    ResponderEliminar
  3. Y entonces esa sonrisa? blah a mi no me engañas. Ea ea uu.

    ResponderEliminar
  4. Bueno me dio mucho gusto hacerte reir. Me voy, toca exorcismo a 4 tiempos. No me olvides mientras tanto. Abur

    ResponderEliminar