domingo, 3 de mayo de 2015

La literatura es extensa.

Un día alguien me hablo de la literatura y me trató de explicar que era extensa. Yo no entendí. Tal vez ni ahora. Y sin embargo, tengo la certeza que es así. 

"Mi caminar" de antes fue una anécdota curiosa de las amigas de mi esposa y, creyendo que hacía bien, porque de otra manera no, le dije a mi esposa que lo leyera. Y me puso a vivir... Si no sabía que era ofender a sus amigas y las dejase en paz porque yo... de lo que no hay. La literatura es extensa como ancha es Castilla. A las amigas de mi esposa si no entienden la ironía, la burla o como se lo quiera llamar, si son burras de nacimiento aquí paz y después gloria y amén.

Hay cientos y miles y millones de escritores y escritoras y más obras publicadas, y otras tantas sin publicar. Unas son de envergadura y otras para echarse a llorar. Pero se quiera o no, el nombre del autor importa bien poco, la mayoría se quedan en el olvido. Solo las obras más grandes trascienden.
    
La literatura sirve como elemento para compensar las situaciones más engorrosas de personajes que de otra manera pasarían de soslayo por la vida. La literatura es grande, también algunos autores lo son, y muchos y muchas, y sobre todo una de las protagonistas, si no fuera por la grandeza (aclaro que en este momento estoy que me lleva la María y solo pienso en mi esposa y la amiga. Para nada en mí si algún día llegara a ser escritor) de un autor no pasaría de ser un esqueleto con exceso de carne y poco de todo lo demás. 

Escribo el día que me gusta vivir para evitar situaciones como estas y no salgo de casa para no encontrarme con sus protagonistas. Sea como fuere, abro las puertas a la imaginación por si encuentro algo interesante para escribir: en los espacios vacíos de mi entorno es imposible. No dejaría de ser una gran decepción que en un descuido alguien entrara en de soslayo y no encontrara un beso, una sonrisa o un pensar, aunque fuera desafortunado. 

Como es domingo de ir a misa y decir la verdad, dejo la ciencia ficción y me meto a monja. O mejor, volaré hacia otros espacios abstractos donde la fantasía, la ficción y algunas emociones maravillosas no se encuentren con la realidad. Quizá ya ocurrió y un autor y otro lector han llegado a entenderse... (Pido disculpas por sacar mis miserias a pasear).

5 comentarios:

  1. Entendí mal obvio no me entiendes.

    Buenas...

    ResponderEliminar
  2. La literatura que no se entiende no se explica. Muchas gracias. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. No sé, no te entiendo. Me duele la cabeza, no me hagas pensar tan temprano porfis.

    ResponderEliminar
  4. No importa. Solo descansa. Beso

    Salud.

    ResponderEliminar