domingo, 18 de enero de 2015

Una gracia más que un decreto

De un pájaro un ala... Si un pájaro intentara volar con un ala sería un suicidio. 

Un domingo tengo complicado salir a la calle. Salí de mañana con Patricia comí dos naranjas de un árbol (coger una naranja del árbol y comerla paseando en agradable compañía por Les Seniaes es mucho), y ahora estoy en casa pegado al teclado... 

He escrito sobre la "Tasa Google" para un diario que no puedo reproducir aquí aún siendo su autor. Es una gracia más que un decreto. Pero es una gracia que impide publicar en dos sitios a la vez el mismo artículo o lo que sea si no es pagando una tasa. Hablo de pagar por lo que acabo de escribir. Escribo y regalo los derechos de autor. ¡Hay que joderse!. No quiero los derechos de autor. La palabra no tiene dueño y se acabó. Es todo. 

6 comentarios:

  1. Eso. La palabra no tiene dueño, esa sentencia es la que - cada vez que se me ocurre querer borrar mis "cuentos" del blog porque son "míos"- hace que no lo haga y lo deje para después.

    ResponderEliminar
  2. Entonces puedo tomar pensamientos o poemas tuyos sin que eso te afecte y tú -que lo dudo, no soy brillante- puedes tomar "frases" mías sin decir que lo son. En teoría suena bien pero ¿en la práctica?

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre cito al autor. Pero igual ni eso a partir de ahora... No sé.

    ResponderEliminar
  4. Muy hermoso escrito. Desde USA, un saludo.

    ResponderEliminar