domingo, 25 de enero de 2015

Amor particular.

Pues sí, vengo de misa y tomar un vino en el casino. Por cierto, ya no hay flechas ni yugo en el casino. Terco como una mula, me estoy perdiendo el cambio en los años altos de mi vida. ¡Joder, dona, muerta, no he vuelto a vivir!. Vuelvo a las costrumbres de antes y no sé si irme o quedarme. Eugenio asegura que, "o cambiamos este país o revienta". Yo no las tengo todas conmigo. No sé si votar a favor de los de siempre o en contra de los de ahora. Porque soy viejo no creo en lo nuevo. Los viejos somos un caso perdido. Y eso que de yugos y flechas estamos que lo vomitamos. 

El cura era viejo como yo, y nada más verme me preguntó de dónde era, si de aquí o de allí. A lo que no supe contestar. Como a usted si le pregunto por qué entró en de soslayo, y más: ¿qué le motiva leer esta estupidez? No es asunto menor. ¿Por qué a veces tenemos la necesidad de hacer algo nuevo? No me explico, quiero decir algo diferente por desconocido... ¿Por qué? ¿Acaso está leyendo de soslayo en busca de la verdad que necesita para confiar en su colindancia? ¿Confiable de soslayo? A mí, hablo por mí, de soslayo me revela cada día una noticia diferente acerca de la vida.

Y entonces, una dama, paseando por la orilla de un mar vio a unos pescadores que llevaban en la mano una botella con una nota y algo más dentro... Eh, eh... “Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres”. Marcos 1,17. Una dama le quería joder otro milagro a Jesús el Cristo... (Dios los elige y ellos se juntan). Hablo del privilegio de haber recibido el amor particular que no es sino otra clase de amor.

9 comentarios:

  1. A ver: entro a de soslayo porque tengo una manía por saber de qué hablas hoy.

    Leo esta "estupidez" para saber si es más grande de la que escribí hoy o ayer, a quién le importa cuando.
    Yo no busco la verdad aquí. La verdad no existe o si, yo qué sé. Cada quien tiene su verdad. Es un monstruo de mil cabezas.

    No me pregunto si eres confiable -nunca lo he pensado siquiera- supongo que si si no ni te leyera.

    Ahorita que leí Jesús el Cristo me acordé de un chiste -tranquilo, no es irreverente- que nos hizo reír pero blah me abstengo de contártelo, no te reirías. Te "conozco" muy bien.

    Salud como dices.

    ResponderEliminar
  2. No digo salud a Dios que te alive. Digo salud porque te deseo salud. De viejo es lo que importa. Y gracias por no contarme el chiste. Muchas gracias. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Beso y salud. Gracias.

      Eliminar
    2. Jajaja te lo voy a contar.

      La virgen María es madre de YisusCrais ¿aha?
      Si la virgen María hubiese tenido tres hijos serian triYisus jajajajaja muero de risa cada vez que me lo cuento.

      Eliminar
    3. Si ya sé, el "salud" que me dices es porque me deseas salud, no es que brindes conmigo. ¿Un tequilita?

      Eliminar
  3. Para mí tan complicado como entender a Cantinflas. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja me orino de la risa que me da de reirme tanto.

      Eres muy gracioso. Si te explico el chiste ya no tiene chiste jaja. ¿Neta no lo entendiste?

      YisusCrais es Jesucristo en inglés (claro como se oye)
      TriYisus es trillizos jaja ¿por qué no lo entiendes? Muero.

      Eliminar
  4. La verdad que no se porque entro aquí pero seguiré haciendolo. Forza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Gracias de corazón.

      Salud.

      Eliminar