sábado, 26 de abril de 2014

Recuerda que no estás sola

Un sábado de fieles difuntos lo presumo abusivo... Alguien de mi colindancia más cercana y querida sufre por comportamientos que nada tienen que ver con el amor que debiera ser. ¡La familia, no me canso, la familia, joder!. La vida no es un camino de rosas, pero eso ya lo sabíamos. Y también que lo debemos transitar con acierto a base de sabiduría, suerte y ayuda familiar. También de los amigos en la medida de lo posible. Pero la familia, repito, la familia, ante todo está la familia.

Las cosas no se arreglan por sí solas, y como el Señor no es mi fortaleza... Escucha: No creo que la vida te la vaya a diseñar Jesús el Cristo, pero lo que sí sé de cierto es que no te la debiera diseñar quien coopera sumiso con los caprichos de quienes ni saben ni quieren. El problema existe, y quizá seas tú ese problema: medita sobre el asunto. Dedica el tiempo necesario para pensar y no seas infeliz ni un minuto en la vida que libremente elegiste. Vivir de rodillas no es opción. De ser así, lo lógico sería morirse. Pero entonces no habrías muerto, sino que te habrían matado. Y eso, como puedes imaginar puesto que me conoces... Por tanto mi consejo: No desistas, estás haciendo lo correcto, lucha por lo que crees justo y recuerda que no estás sola.

4 comentarios:

  1. Bueno, decía básicamente que ojalá que a quien corresponda tu escrito lo haya leído.

    Blogger se empeña hoy en desaparecer mis comments.

    ResponderEliminar
  2. Lo ha hecho. Muchas gracias. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar