miércoles, 23 de abril de 2014

El privilegio de ser uno mismo

La niña de mis ojos es una bendición del cielo. Sigue siendo la sonrisa alegre del bebé que fue. Cristel, la niña de mis ojos es inocente como el amor ciego. Rinde culto a la honradez devolviendo palabras malsonantes por agradecidas risas y sonrisas. La niña de mis ojos es cada día noticia de primera página, el editorial influyente, el comentario digno de encomio ante un lamentable hecho. "Los valores que me enseñaron y aprendí son los que son: lo que no es mío no me pertenece".
 
Mi niña, sigue luchando con ahinco pero no permitas que te pisoteen si no quieres que te absorba la ausencia de principios de este sistema económico imperialista y traidor que existe en el mundo laboral. Si haces como te digo, es posible que te sientas sola y a veces asustada, pero no hay dinero en el mundo que pague el privilegio de ser uno mismo.

4 comentarios:

  1. ...no hay dinero en el mundo que pague el privilegio de ser uno mismo...

    Si las personas lo comprendieran, sería un mundo ideal ¿no lo crees? Cariños a esa niña y a la familia

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte, eres un cielo. Traslado tus cariños. Beso y besito.

    Salud.

    ResponderEliminar