miércoles, 1 de marzo de 2017

¿Qué les dije?

"No vi que era normal ir a prostíbulos hasta que llegué a la SGAE". Pedro Farré, directivo que fue de la SGAE al salir de prisión por gastar 39.552 euros de la entidad en clubes de alternes. (Agencias). Esto es un sinvivir.

Con los tambores y pon en la calle que me ataranta y eso (y eso son los petardos y las petardas: estamos en Fallas y ayer estuve en Valencia), no sé, quizá se lo conté a Kristel por teléfono. Ay, mi niña. Ayer comimos en Valencia como dos enamorados entre risas y alegrías. O callé para utilizarlo como prueba de indicios llegado el caso.

¿Qué les dije? es un atropello anunciado desde que las empresas telefónicas se fusionaron (o las grandes engulleron las pequeñas). Se cumplió el peor de los presagios: me subieron la tarifa telefónica en febrero y los diarios confirman que en breve por razones que no entiendo me la vuelven a subir. Y yo confiado en el mejor servicio. Aviso: ¿Sí? es la muletilla que me desquicia (y lo saben) cuando llamo a mi compañía telefónica en busca de información:

-Estoy aquí para ayudarle. ¿Sí?
-Usted sabrá para qué le pagan si para ayudarme o para subirme la tarifa y volverme más loco...
-No le entiendo, hable más alto. ¿Sí? Estoy aquí para ayudarte, dígame cuál es su problema. ¿Sí?
-De acuerdo. Me interesa saber si en marzo me van a subir la tarifa que ya me subieron en febrero...
-¿Tiene usted otra pregunta? ¿Sí?
-Sí, tengo otra pregunta, pero agradecería que me contestara a la primera pregunta antes de hacerle la segunda...
-Gracias por llamar, estamos aquí para servirle, que pase un buen día. ¿Sí?
-No lo creo, pero lo intentaré... Gracias por nada.

... y entonces se oye una confesión auricular de ultratumba: "No cuelgue, para finalizar le haremos una encuesta para mejorar nuestro servicio. Del uno al diez, y considerando que el uno...". Y después el dos: hasta luego tú.

A pesar de saber que las puertas giratorias siguen girando y que los monopolios están prohibidos (y los monipodios), duele acertar un mal presagio. Y más no tener datos en mi ordenador para seguir escribiendo de Rajoy y sus amigos los grandes empresarios... Tal vez mi compañía telefónica tenga razón al decir que trabaja para mejorar mi servicio y me tengan que subir la tarifa para poder seguir escribiendo... Incluso Rajoy tenga razón al decir que hay que trabajar más y ganar menos... y jubilarse a los 70. Uno y las otras van de la mano. Gracias por pensar en mí, en su cuenta de resultados y en las próximas elecciones. Tal para cual. Como Oscar Wild: "A mí dadme lo superfluo que lo necesario todo el mundo puede tenerlo". Las crisis son malas para todos y peor para las compañías telefónicas y energéticas y financieras y etcétera. Si Jesús el Cristo en vez de amarme desde el cielo me amara desde la tierra, Rajoy no sería Rajoy ni yo un horror al vacío. Digo yo, pero igual hay millones españoles que se siente insultados con solo escuchar las noticias... "Sé fuerte, Luís". Gracias... (de nada).

1 comentario: