sábado, 25 de marzo de 2017

Ayer te vi hermosa.

Me hierve la sangre cuando veo que las cosas se hacen porque sí. Porque sí es la respuesta del corrupto cuando se le descubre el "pastel". "Soy yonqui del dinero", dijo aquél cuyo nombre no me viene a la cabeza. Si se es débil basta con abrir la mano y no hacerle asco al dinero: les llueven los porcientos. Porque sí también es la respuesta preferida de los políticos que no recuerdan quién les da de comer. Nos salva la movilización ciudadana exigiendo trasparencia, que no se gasten​ nuestro dinero (el dinero es nuestro, no es de ellos: los políticos), en lucirse: "cuanta más inversión mejor, que la gente se entere que estamos trabajamos por ellos en serio". Serio será averiguar el costo que genera el mantenimiento, además de la discutible e inútil inversión. Un orden de prioridades y veremos por dónde empezamos. Por debajo quizás, el subsuelo, donde las ratas y las cucarachas tienen su hogar y la red de aguas fecales las peores fugas. Pero el subsuelo no luce porque no se ve. Ya les vale a los políticos embaldosar las aceras cada cuatro años. Hay que joderse. Y aún quedan aduladores que aplauden las inversiones. Los políticos de turno deben trabajar por el bienestar ciudadano y no para las próximas elecciones. Las prioridades son otras, pero la opacidad y la ausencia de oposición coordinada permite que todo siga igual, que nada cambie. Por cierto, recuerdo una recolección de firmas para incumplir la ley (tengo testigos): el primer día y la primera en la frente, un verdadero récord. Los dueños de los partidos políticos gobiernan el país al margen de los intereses de la ciudadanía. Pero eso ya lo sabíamos, no valen las disculpas. (Cuando no hay un orden de prioridades el caos y las preguntas incómodas no tardan en aparecer).

Ayer te vi más ocupada que de costumbre... Ayer te vi hermosa. Si éste además de un país fallido estuviera cerrado por obras te elegiría para reconstruirlo empezando por el tejado. No olvides que no estás sola: en eso ando metido. Y recuerda que tenemos pendiente una cita para hablar de la familia, los hijos, del amor si tú quieres; el café corre de mi cuenta, de la tuya un beso. Cuando estés menos ocupa que de costumbre... Recuerda. Gracias... (de nada).

8 comentarios:

  1. El dinero mueve montañas, parece.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, parece que lo es... Gracias. Beso.

      Salud.

      Eliminar
  2. Hola tú


    ¿Cómo sabrán tus amigas cuando escribes sobre ellas? Yo me haría muchas bolas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis amigas no me leen... De no ser tú, pero tú eres una amiga especial. Gracias.

      Salud.

      Eliminar
    2. ¡Awwwww! por eso me caes muy requetebien.


      Eliminar
  3. Acá en Chile ya se inició la maratón de ratas por el sillón presidencial, se inició el todo vale, se sacan los ojos, muestras las debilidades del contrario; pero cuando uno llegue al final, todo vuelve a la normalidad y vyelcen a ser tan amigos como siempre, eso si si existen cámaras o testigos se muestran los dientes...

    ResponderEliminar