sábado, 11 de octubre de 2014

Lo tuyo es de juzgado de guardia.

Tu manera de decirme adiós sin saber porqué es de juzgado de guardia, lástima que anden por aquí los jueces ocupados con tanto corrupto, también olvidadizos...

Sin llanto y sin consuelo, merecería la pena volver a la cercanía de la amistad sin testigos para olvidarme de nuevo cuando te interese. Para irte sin haberte ido. Te pareces mucho a una de mis desavenencias nurológicas. ¡Ya te digo!.

De unos afectos demostrados te hablo, que uno es legal, te dije un día y es verdad, y con credibilidad. Menos desde que dona se fue, eso sí.

Y ahora me preguntarás que si hablo de ti. Pues claro que hablo de ti, de quién sino. Lo dicho, de juzgado de guardia.

4 comentarios:

  1. Jajaja es que yo que se. Ando en mis terapias para que me ajusten un tornillo y encima mi chihuahua viejo se enfermo de la panza, ¡Rayos! Eso es muy feo.

    Me recordaste una cancion de Lola Beltran que dice:

    Me estoy muriendo y tu como si nada,
    como si al verme te alegraras de mi suerte,
    ¿que mal te hice que no supiste perdonarme?
    ¿que mal te hice que me pagas con la muerte?


    Así merito de soslayo,
    así merito.

    ResponderEliminar
  2. Entre locos anda el juego... En eso andamos. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. a ver que dictamina el juez...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Culpable y paga las copas. Muchas gracias . Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar