martes, 6 de octubre de 2015

Si te fueras...

Si de tanto verme en silencio un día te cansaras y te fueras... Si te fueras...  ¿qué sería de mí? 
¿Y de ti?

¿Si te fueras todo sería más humano y comprensivo o iría peor? 
Que la injuria no tendiera a enjuiciar comportamientos. Que fuera a mejor. Si te fueras... todo iría a peor.

Si te fueras ocurriría que la incertidumbre se apoderaría de mí y caería rendido ante el delirio. Y mi cabeza se iría y me llevaría con ella a un mundo sin calendario para el tiempo. No quiero que te vayas ni esperarte. Quédate con cualquier pretexto, qué importa. Pero quédate conmigo aunque sea en silencio, detrás del escritorio acumulando horas. Quédate conmigo. Si te quedas, y poco más puedo hacer, te escribiré unas palabras con tu nombre en señal de agradecimiento cada día... ¿Qué me dices?

Y si un día lloviese a cantaros y el camino se hiciera imposible de andar te esperaría hasta el amanecer... Un día y otro. Si te fueras... No te vayas, formas parte de mí, aunque solo fuera por eso, no te vayas... (Muchas gracias... De nada).

2 comentarios:

  1. Que bello escribes cuando te lo propones. Haces feliz incluso a los infelices.

    ResponderEliminar