viernes, 22 de enero de 2016

Viernes de fiar y otra decepción.

En tiempos de crisis, los prohombres (amigos) adquieren un plus si están situados en el poder económico o político o son lo que aparentan y tienen a su alcance la palabra que (sana el alma y cautiva el corazón) hace realidad un puesto de trabajo. Escaso de casi todo menos de ella, corren malos tiempos para llegar a fin de mes... Y Rajoy estupefaciente: "Hasta aquí hemos llegado, señor Sánchez".

Este país se forjó en la esperanza y ya no le queda dignidad ni para pedir un poco de comprensión en las escaleras del metro. Si un viernes de fiar al azahar abriera una puerta a la historia encontraría en un lugar recóndito (amigas, tantas como decepciones) la caja ("B") del tesoro y un tesorero y un gerente y un secretario y un presidente que saben lo que saben porque lo leen en los medios de comunicación. 

"Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar... 
pero aquellas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha al contemplar; 
aquellas que aprendieron nuestros nombres, esas... ¡no volverán!". 

De Bécquer, Gustavo Adolfo. 

"Luís, sé fuerte, hacemos lo que podemos. Nada es fácil, Luís. Un abrazo". Mariano Rajoy.

(Seré fuerte... Muchas gracias).

1 comentario:

  1. Ánimo... que no nos puede ir peor que con el incompetente !

    Saludos

    ResponderEliminar