sábado, 14 de enero de 2017

Vuelvo a Ian, la portera.

Vuelvo a Ian, la portera, porque asegura que quien acostumbra a negar, "no", ante cualquier circunstancia mal acaba. Hay que abrirse al "sí". Sí, amor. Ante cualquier circunstancia vale "sí", o la fe: "Para el que cree, todo es posible". La Biblia. Con poco se hace mucho, basta con creer y querer. La fe mueve montañas. Lo que no hace la fe, al menos la fe de la iglesia de este país, es pagar el IBI y el IVA, y sucesiones y donaciones, y las transmisiones patrimoniales, y la viñeta de aparcar los camellos. Según Ian, la portera, la iglesia de este país no paga impuestos... Se pudiera poner en tela de juicio la veracidad de la información, pero lo que diga Ian, la portera, para su güelu va a misa. Si lo dice Ian para su güelu como si lo dice un político de moda para algunas, incluso si está en juego la dignidad y el honor de una persona. ¿A quién importa la excelencia de una persona? A propósito de los políticos de moda, según un informe del Poder Judicial que recoge el diario "Las provincias".

"La justicia procesa cada día a tres personas por delitos de corrupción".
 
Cada día los jueces y tribunales españoles sientan en el banquillo a una media de tres personas acusadas por delitos relacionados con la corrupción política o administrativa. Son fundamentalmente "funcionarios públicos, gobernantes y políticos", pero también los ciudadanos que los corrompen.

Corrupción en estado puro.

El Poder Judicial ha escogido al azahar como indicativos de esta lacra que arruina el país los delitos más socorridos: prevaricación urbanística, prevaricación, infidelidad en la custodia de documentos, la violación de secretos, cohecho, tráfico de influencias, malversación, fraude, exacciones ilegales, negocios y actividades prohibidas a los funcionarios públicos y otros abusos en el ejercicio de su función. Al menos, nos queda el consuelo de ver a los corruptos ante los tribunales de justicia con su mirada clavada en el suelo. Y debajo del suelo, en el infierno tal vez, su baja autoestima. Corrupción en estado puro. Gracias... (de nada).

8 comentarios:

  1. Vi una película. El encanto del erizo. Sobre una portera y su cara triste, gruñona. Nadie se preocupaba nunca por ella. Era solitaria. Hasta que una niña logrando vencer loso muros del hermetismo se hizo su amiga. La portera era feliz en su mundo tanto que la niña dijo que cuando fuera grande quería ser portera.

    Luego ya viene el desenlace y bla bla bla. Te gustaría pero no lo sé. A estas alturas de la vida en la que "hablamos" en comentarios. Un día si y otro tampoco desconozco si te gusta el cine. Desconozco todo de ti. Sé que eres gruñón por la idea que me e formado de ti pero quizás en la vida real seas más alegre que un cascabel o puede que quizás como yo, tenga una idea equivocada de ti. Suele suceder.


    Buen día.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos...

    Quién me conoce sabe que soy un cielo. Alegre, dicharachero, en ese plan. O sea, lo contrario a ti, según me cuentas. Pero dime: ¿a quién carajo importa cómo soy? Ten por seguro que a nadie. Gracias. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. A mi pero ¿Quién soy yo para que me importe algo? Apenas soy unas letras detrás de un monitor.

    Tengo otro amigo que dice que a nadie le importa si se muere o no. Digo que a mi pero ya ves igual no importo.

    Soy ególatra al pensar que a alguien a quien nunca he visto ni veré en la vida le importe que a mi me importa lo que sucede con ellos.

    A mi siempre me ha importado lo que sucede contigo si no ni viniera. Te considero mi amigo y como tal me importas pero bueno así es la vida. Le dot importancia a quien lo merece. Y aunque a ti no te importe a mi tú si me importas-

    Amén.


    Ah por cierto en mi comentario anterior me faltó una h en he. Mejor me mato ante tanta falta de ortografía.

    ResponderEliminar
  4. Tus malas pulgas de siempre... Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaaj tú tienes la culpa. Si ya sabes que soy de pocas pero muy pocas pulgas pa qué le buscas tres pies al gato sabiendo que tiene cuatro.

    ResponderEliminar
  6. Por una sonrisa tuya. Es todo. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  7. Awwwww qué lindo eres ¿Cómo no te voy a querer?

    ResponderEliminar