martes, 19 de abril de 2016

Situación bochornosa.

Y digo que me duele el país y tus palabras más que siempre porque los periodistas de investigación no dejan de rebuscar en la basura de la corrupción y siguen apareciendo políticos y grandes empresarios o afortunados herederos como bicho candado. Y digo que me duelen tus palabras porque cansado de dejar que mi teclado escriba por mí, a veces me dejo llevar por tu recuerdo y metido esta noche tal vez donde no debo, encontré palabras tuyas que me hacen pensar si tú también no estarás escribiendo tu epitafio como dama de la poesía. No te reconozco en tus palabras. Podría decir incluso que no te veo en mis sueños. 

Un sueño es fantasía, un sueño son momentos vividos trasladados a la inconsciencia, un sueño es un suceso aún por suceder cargado de imágenes que se representan con la probabilidad de hacerse real. Un sueño sería que volvieras con tu risa y tu alegría. Para creer que un sueño es posible primero creo en Dios y luego en ti. La luz de mis sueños se apaga y ya no proyecta tu nombre. Una lágrima se deja caer por la pantalla de mi ordenador. Tus palabras me han hecho volver a una reprobación que te hice a poco de conocernos. Sigues sin saber por qué te gusta lo que te gusta mucho. Palabras que ofenden al amor. Seguiré escribiendo con tu clave misericordiosa hoy porque mañana será tarde y no estaré.

No te enfades ni dejes de leer de soslayo en esa esquina rota debido al abandono que a partir de hoy ejerceré. Todo es relativo aunque no vuelva a escribir entrelíneas tu nombre. Tus palabras hieren tanto o más que ayer. Tus palabras pululan en mi mente absurda sin control. Ojalá se vuelvan indescifrables para mí. (Resulta que he perdido mi credibilidad en ti).

5 comentarios:

  1. No te vayas. Nada será igual si tú no estás. ¿Quién esperará por mi?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar ahí. Beso y mucha salud.

      Eliminar
  2. Buenos... No me voy.

    Qué haría sin ti... Y a qué dedicaría el tiempo... Ian me ataranta y las demás no me soportan... Mi realidad va pagada al día que me gustaría vivir... y a veces vivo.

    Lo de ayer y hoy es verdad. Gracias.

    Beso.

    ResponderEliminar