jueves, 1 de junio de 2017

Quizá mañana sea otro día.

En la panadería me dijeron que sí, que hoy estaba, y emocionado fui a verla, quería ganarle las albricias, pero estaba ocupada, ocupada como siempre que está y no está ocupada. Esperé, quería volver a verla, recordarla, contemplar su mirada. Yo esperé mientras la escuchaba reír: y jiji y jaja. Esperé lo que puede esperar una persona que tiene que hacer lo que tiene que hacer. Entonces me fui. Volveré mañana y tal vez la vea. Tengo interés en verla y decirle, ay. Lástima que siendo tan joven tenga los mismos comportamientos que la gente vieja. Si alguien la ve antes que yo, por favor, no le digan que la busco pero avíseme: se gratificará. Gracias.

1 comentario: