sábado, 11 de febrero de 2017

El verbo politizado.

Creo que fue Juan Bautista el que escribió que primero fue el verbo y que el verbo se hizo carne y que luego -con el perdón-, el verbo hecho carne se dedicó a la política porque la carne es débil y, además, no rinde cuentas ni a Dios.

¿Quién dijo que los políticos en este país no están con el ciudadano y sus intereses? Están con el ciudadano a partir un piñón, y también con sus partidos, y con sus intereses personales a la vez que resuelven sus asuntos judiciales y, sobre todo, con la individualidad que más les caracteriza... La corrupción. Pero eso de la corrupción a nadie interesa. Tenemos una clase política que no nos la merecemos. Cuando la ciudadanía sale a calle a reivindicar sus caprichos, y si no son caprichos son antojos de parturienta y no verdaderas necesidades, los políticos escuchan, y el gobierno no cierra las ventanas, eso sí, como Messi, compraron la casa de al lado para alejarse del ruido.

¿Alguien sabe quién graba las conversaciones secretas en el ministerio del interior? (El ministro). ¿Y quién filtra las conversaciones secretas que más interesan a los medios de comunicación? (El ministro). Supuestamente, porque el ministro de antes sabe pero no contesta y el de ahora no sabe. Los ministros de este país se parecen a las esposas de los corruptos sentadas en el banquillo de los acusados por ser "partícipe a título lucrativo": No saben, o si saben callan por amor. ¿No saben, callan por amor, o son excusas de mal pagador? Se nota en su mirada: callan por amor. Hablo del ministerio del intereior y la custodia de asuntos secretos que ahora oigo en la radio... Igual entre el Sabina y la radio que oigo simultáneamente mientras escribo y, considerando que estoy más torpe de entendederas... No sé. Pero hay más: otro ministro de economía que fue daba lecciones de honradez y, como diría Mafalda, y digo Mafalda y pienso en una amiga de antes enamorada de Mafalda: "sí señor, yo asisto al cole y hago mi tarea, si señor, si, pero hablando de responsabilidades, usted, ¿paga sus impuestos? (Susa: ¿por qué las violetas guardan su belleza bajo la hierba? La flor más discreta, la violeta. Susa, la amiga que a pesar de la distancia y el silencio... Yo no la olvido).
 
Lo cierto es que en este país tenemos los políticos con el mejor coeficiente de corrupción que existe. Se vislumbra un nuevo día con otro imputado y una nueva corruptela. Hoy desperté conque una decena de empresarios valencianos confiesan ante el fiscal para que el juez les rebaje la pena que sí, que finaciaron al PP en campaña electoral. Yo, sin salir de casa ni disponer de información policial prometo que ya lo sabía. En fin, si enlazo esto y lo que me callo que es más con lo de arriba me podía dedicar a la política y esperar que alguien que no fuera el cartero llame a mi puerta y, según el porciento, el porciento a fin de cuentas es lo que importa, estaría dispuesto a callar para siempre, incluso a jurar ante los tribunales de justicia que la pobreza es información manipulada, propaganda trotskista o vaya usted a saber. ¿Y el Erario? ¿Qué Erario? La impunidad frena a la justicia mientras el pueblo clama por un mendrugo de pan. Gracias... (de nada).

2 comentarios:

  1. La violeta puede perder color o incluso hasta aletargar su semilla, quizá hasta florecer en otra primavera, quizá también tardía. Mas a pesar de todo, la violeta no olvida a sus amigos. Te lo dijo y me encarga que te lo repita para que jamás lo olvides. <3

    ResponderEliminar