jueves, 23 de junio de 2016

Qué jueves más triste.

Quiero escribir un algo para irme al sobre y vuelvo a revivir los recuerdos de una vida venida a menos. Nada que interese o al menos interesante para escribir se me ocurre. Por la mañana hablaba de nacer para ser libres y acabamos siendo prisioneros de una vida escasa de casi todo. Mentes desordenadas. Digo que el mundo ha devenido en una cárcel de pasiones y no voy descarrilado. A falta de inspiración, y sin musa que es mucho peor, voy a escuchar las noticias. Sean felices.

2 comentarios: