domingo, 6 de diciembre de 2015

Vuelvo a diciembre.

Vuelvo a diciembre como Tiempo de Adviento que es para quitar las trabas al sincero amor. Vuelvo a diciembre porque quiero saber si cumplir años te hace daño. En diciembre se promociona el consumo, pero no estamos preparados para consumir o consumirnos en vida. ¡Qué!. Cumplir años no es una traba es una gracia.

Hay corazones inmensos que no viven estas fechas señaladas en el calendario para amar al amor porque no tienen un amor a quién amar. Les falta fe. O un amor. Otro amor que de paz espiritual y no pan al cuerpo. Vivir a veces es morir a vista de pájaro de mil colores que ve lo invisible y oye las olas de un mar a distancia y percibe el aroma de azahar en el paraíso donde todo comenzó. (Lenguaje elocuente). En trance creo que ya es enero y soy más feliz al saber que si algo muere algo nace. Uno sabe lo que sabe como verso ignorante y lo demás no importa.

Diciembre es ese Black Friday que confirma que somos compradores compulsivos... El sincero amor no se compra. En los años altos solo el amor importa. Te cito a tu alba en Les Seniaes. Te espero nomás. Beso.

2 comentarios: